viernes. 30.10.2020

YA ESTÁN DESARROLLANDO UNA NORMA

Trabajo quiere acabar con el fraude de los falsos autónomos "con rapidez”

Trabajo quiere acabar con el fraude de los falsos autónomos  "con rapidez”

El fraude de los "falsos autónomos" es una prioridad para el Ministerio de Trabajo y Economía Social. Según la ministra Yolanda Díaz, el Gobierno  trabaja “con rapidez” para clarificar su situación.

 

Trabajo quiere acabar con el fraude de los falsos autónomos "con rapidez”

La reciente decisión del Tribunal Supremo sobre que los riders/repartidores de Glovo son asalariados ha vuelto a poner bajo el foco el debate de si estos trabajadores son o no falsos autónomos. Para la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, erradicar el uso de esta figura en el mercado laboral es una prioridad y está comprometida a actuar “con rapidez” para impedir su uso. El fraude de los falsos autónomos se produce cuando una empresa contrata a una persona como autónomo cuando, en realidad, debería ser asalariada, con el fin de ahorrarse el coste de las cotizaciones sociales. De esta forma, se origina la figura fraudulenta que se puede encontrar en todo tipo de ámbitos: desde el sector público, hasta el privado, pasando por las aerolíneas, clínicas dentales o repartidores, entre otros sectores.

Este fraude, según la reciente decisión del Supremo, que ha marcado jurisprudencia, se estaría dando presuntamente entre los riders de la plataforma Glovo, quienes, según el Alto Tribunal, en su mayoría estarían trabajando como autónomos repartiendo comida pese a que deberían tener una "relación laboral". Para la ministra de Trabajo “había escasas dudas jurídicas acerca de la naturaleza laboral de los denominados riders o repartidores”. A su modo de ver “no caben dudas de que un trabajador que va en bicicleta no es un emprendedor. Es un simple trabajador, pues no hay ningún margen de autonomía en su relación laboral”.

Díaz  volvió a insistir en esta idea en la última rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros de este martes. Según Díaz, el Ministerio que dirige está trabajando en una norma que se redactará teniendo en cuenta la opinión de los agentes sociales y donde se va a “clarificar la naturaleza de los denominados riders. Y adelantó que la está elaborando siguiendo la “estela” tanto de la mencionada decisión del Tribunal Supremo sobre los riders, como la del resto de “diez contundentes sentencias, que con carácter previo ya habían dictado los tribunales superiores de justicia”.

De hecho, afirmó que éste será el “frontispicio jurídico” que van a utilizar para desarrollar el material legislativo. Por último, reafirmó su compromiso de que el Gobierno va “acometer esta reforma con rapidez”. Y más “cuando han sido la imagen de la vulnerabilidad durante la pandemia. Los veíamos por las calles de nuestras ciudades, desprovistos de seguridad y sin poder acogerse a ningún tipo de baja. Además, eran también ellos los que nos salvaban la vida”.

Sin embargo, ésta no será la única iniciativa respecto a este fraude laboral que va a acometer Trabajo. Su acción para evitar estas malas prácticas se extenderá al resto de los sectores, según aseguraron fuentes del Ejecutivo.

La sentencia del Supremo apoya la futura norma

Desde el Ministerio de Trabajo y Economía Social aún no tienen una fecha prevista de cuándo se va a poner en marcha la futura norma, pero aseguran que “está sobre la mesa” y que se está trabajando en ella.

Asimismo, y aunque no proporcionaron ninguna pista sobre qué o cómo regulará la nueva ley la situación de los falsos autónomos, todo apunta a que irá enfocada a controlar especialmente la situación de los trabajadores que dependen de las plataformas digitales. Así lo cree el abogado laboralista Alberto Ara: “lo que el Gobierno quiere regular ahora es la situación laboral de los autónomos que trabajan para estas plataformas digitales, sobre todo porque había sentencias que decían que son trabajadores por cuenta ajena y otras que son asalariados”.

De esta forma, el Ministerio regularía el modelo de trabajo que tienen algunas plataformas digitales, principalmente, de envío de comidas. Éstas defienden la contratación de autónomos exponiendo que son meras intermediarias entre el repartidor por cuenta propia y el restaurante, y que ellos sólo se encargan de ponerles en contacto. Mientras que la posición que defiende el Supremo y que tiene también el Ministerio de Trabajo es que son "empresas de reparto", pues controlan todos los aspectos del intercambio del servicio.

El Alto Tribunal explicaba en la nota informativa en la que que hizo pública la semana pasada su decisión: “la relación existente entre un repartidor -rider - y la empresa Glovo tiene naturaleza laboral”. Y sostiene “que Glovo no es una mera intermediaria en la contratación de servicios entre comercios y repartidores”.

Asimismo, incidió en que éstas son empresas "que prestan servicios de recadería y mensajería fijando las condiciones esenciales para la prestación de dicho servicio".

Muchos sectores piden normas específicas para ellos 

Según Ara, la reciente decisión del Tribunal Supremo no puede aplicarse a otro sectores. “Los tribunales emiten sentencias en función de los casos concretos. Por lo tanto, sólo se podría aplicar a otras situaciones de carácter similar”. Es decir, otras plataformas digitales que utilicen un sistema de reparto similar. 

En este sentido, los sectores que sufren también el problema de los falsos autónomos denuncian que sería injusto si el Gobierno pone en marcha una norma para regular los falsos autónomos, y ésta no protege a todos. “Estamos hablando de un fraude para la Tesorería y una situación en la que se vulneran los derechos fundamentales de los trabajadores. Que la norma que se ponga en marcha sólo acoja o regule a un sector no es eficiente. Es tan falso autónomo una persona que va en bicicleta, como otra que tiene una turbina en la mano y hace implantes” explicó Óscar Castro, presidente del Consejo General de Dentistas de España.

Castró señaló además que el gremio de dentistas está plagado de falsos autónomos: “son contratados por empresas o aseguradoras, que les gestionan los horarios, les imponen los sueldos, los precios y todo el trabajo que hace el profesional va para la marca y no para el dentista”. Para Castro está muy claro que las condiciones de estos profesionales ondontólogos “son propias de falsos autónomos”.

Aún con todo, independientemente de si el Ministerio de Trabajo acaba dirigiéndose a través de la nueva norma a los falsos autónomos de las plataformas digitales, lo cierto es que la Inspección de Trabajo va a actuar sin distinción. De hecho, Castro recordó que a finales del mes de septiembre la actuación de la Inspección levantó un Acta de Liquidación de cuotas a Santa Lucía por haber tenido contratados como presuntos falsos autónomos a dentistas y le obligó a pagar 1.326.304 euros en concepto de cuotas sociales pendientes.

En este sentido, Díaz incidió también durante su comparecencia en el Consejo de Ministros en que “la Inspección de Trabajo desde hace años ha desempeñado un trabajo excelente acerca de esta materia”. Precisamente por ello, y por el problema que están generando los falsos autónomos en el mercado laboral, la ministra de Trabajo y Economía Social ha reforzado en varias ocasiones la actuación inspectora y se prevé que siga actuando en el mismo sentido con nuevas normas o empleando las ya existentes en la legislación vigente. 

Trabajo quiere acabar con el fraude de los falsos autónomos "con rapidez”