domingo. 17.01.2021

RETENCIONES A RAÍZ DEL BREXIT

Los transportistas españoles pierden 500 euros diarios por los atascos en las fronteras de Reino Unido

La retención de camiones a la entrada del Reino Unido por el Brexit está ocasionando pérdidas a los autónomos
Los transportistas españoles pierden 500 euros diarios por los atascos en las fronteras de Reino Unido

Los autónomos transportistas están perdiendo una media de 500 euros diarios a raíz de las retenciones en el Canal de la Mancha. La falta de acuerdo en el Brexit está ocasionando colapsos de días, e incluso semanas, en la circulación de camiones entre la Unión Europea y el Reino Unido, lo que repercute directamente en los trabajadores por cuenta propia del sector del transporte. 

A pesar del acuerdo de un período transitorio de seis meses que garantizaría la libre circulación de camiones entre ambos países, los atascos y retenciones en el acceso a los puertos de embarque para cruzar las fronteras generan graves perjuicios a los transportistas. La falta de acuerdo de las autoridades competentes está perjudicando a los más de 40.000 trabajadores del sector, que diariamente cruzan el Canal de la Mancha.

Además, las colas kilométricas para pasar las fronteras suponen que los conductores tengan que pasar más horas al volante, incumpliendo así la normativa de regulación de circulación y descansos y exponiéndoles a multas por ello. A esto hay que añadir que, como señalaron desde la Federación Española de Transportistas Autónomos (Fetransa), las retenciones suponen una pérdida de servicios para los autónomos del sector y complican su conciliación familiar.

Cada hora retenidos les supone un coste de entre 40 y 45 euros

"Cada hora que el conductor está parado en esas colas le supone un gasto de entre 40 y 45 euros", explicó José Carlos Jato, vicepresidente de la Federación Española de Transportistas Autónomos (Fetransa). Esto se debe a que los costes de un vehículo se establecen por hora y por kilómetro, por lo tanto, cuando el camión está parado, el coste que tiene que soportar el transportista aumenta cada hora. "Está gastando y no está recaudando, porque el vehículo sólo recauda cuando se mueve", añadió López.

Además, la situación se complica para estos autónomos al tratarse de trayectos internacionales. "En el transporte internacional los costes suben. Si dentro de España cada hora parado son 30 euros, fuera de nuestras fronteras la tasa sube 15 euros más", señaló el vicepresidente. Según indicaron desde Fetransa, los transportistas tienen costes fijos y costes variables, los variables dependen de la actividad o los servicios, mientras que los fijos se cobran independientemente de lo que se produzca, "es ahí donde está el principal problema".

Multas por incumplir el reglamento de conducción y descansos

No obstante, el gasto que supone estar retenidos en largas colas sin poder llegar a su destino, no es el único que tendrán que soportar los autónomos del sector del transporte. Tal y como apuntó el presidente de Fetransa, Víctor González, "estar tantas horas al volante hace que incumplan la normativa y regulación de horas de viaje y descansos, por lo que pueden ser multadosA efectos legales no están haciendo el descanso y, no hacerlo, dependiendo de las horas, conlleva una sanción de entre 1.000 y 2.000 euros, más la perdida de la honorabilidad".

Los conductores cuentan con tarjetas que registran su actividad, las horas y los kilómetros que recorren. Estas tarjetas se introducen en un tacógrafo -dispositivo que registra la actividad tanto del camión como la del transportista-. De esta forma. se acredita que el profesional cumple la normativa y regulación de horas de viaje y descansos, ya que detecta cuando el camión está parado o circulando.

Por ello, "estar en las colas de la frontera está haciendo que muchos conductores no puedan cumplir con el reglamento. Ya que, aunque no pueden moverse, tampoco pueden tener el camión parado en medio de un arcén, tienen que seguir hasta que lleguen a un punto de parada adecuado", explicó el vicepresidente de la asociación. Y aunque la multa puede recurrirse alegando las retenciones, "es un riesgo al que los autónomos del sector están expuestos", señalaron desde Fetransa.

Servicios cancelados y difícil conciliación familiar

Otra de las consecuencias negativas que está ocasionando la falta de acuerdos en el Brexit es la pérdida de servicios. Los autónomos transportistas están perdiendo horas de trabajo y posibilidades de hacer kilómetros, por lo tanto, dejan de cubrir servicios que son necesarios para su actividad.

El presidente de Fetransa alertó de que los retrasos pueden ocasionar muchos daños a la hora de entregar los pedidos, "por ejemplo, que cuando llegue al destino, el cliente ya no quiera la mercancía, o que se anulen los pedidos. Los colapsos hacen que nuestros clientes reciban sus pedidos muchos días más tarde y, esto es un riesgo. Más aún en estas fechas, por los regalos de Navidad".

González destacó además que el hecho de que esta situación se esté dando en plenas fechas navideñas, "complica mucho la conciliación familiar de los transportistas. El componente social de este parón es muy importante, los conductores quieren llegar a su casa a tiempo para pasar las fiestas con sus familias y las retenciones se lo están poniendo cada vez más difícil", explicó el presidente de la organización. 

Necesitan información actualizada de la situación

Desde la Federación de Transportistas Autónomos insisten en que lo que necesitan es información. "Necesitamos conocer antes de salir de nuestras casas lo que nos vamos a encontrar. No conocer la situación a tiempo real y esto nos genera mucha incertidumbre,  porque es muy complicado organizar y planificar la flota", explicaron. 

"Hay mucha dificultad para conseguir información veraz que no se desvirtúe al día siguiente. Además, Reino Unido es uno de nuestros principales mercados debido a la exportación de frutas y verduras, por lo que esto supone un grave problema".

Por ello, desde las organizaciones y los organismos oficiales "estamos intentando tener la máxima información para trasladársela a los profesionales del sector, pero está siendo muy complejo. El transporte genera el interés de ambas partes –Unión Europea y Reino Unido- con lo cual, espero que encuentren la fórmula para que pueda seguir habiendo negocio, y dejen a un lado los bloqueos".

Para González, la solución es que se llegara a un acuerdo en el Brexit para que "todos tuviéramos la información necesaria y actualizada al último momento. Por su parte, Reino Unido debería hacer todos los esfuerzos posibles para agilizar ese paso entre fronteras, no queremos que se eliminen los protocolos, sino que se hagan aquellos que sean estrictamente necesarios", concluyó el presidente de Fetransa.

Los transportistas españoles pierden 500 euros diarios por los atascos en las fronteras de Reino Unido