Sábado. 25.05.2019

ÚNICAMENTE 17.000 JÓVENES DE LA ESO APRENDEN A CREAR UN NEGOCIO

Sólo 30 de 84 universidades enseñan emprendimiento

Sólo 30 de 84 universidades enseñan emprendimiento

Sólo treinta universidades españolas imparten materias destinadas a impulsar las habilidades y competencias emprendedoras. Peor aún, las materias educativas en los institutos que podrían ser útiles para iniciar un negocio no han llegado nada más que a dos comunidades autónomas, Comunidad Valenciana y Castilla La Mancha, en contra de lo que prometía la LOMCE. En España, sólo 350 profesores dan clases de emprendimiento a 17.000 jóvenes.

Sólo 30 de 84 universidades enseñan emprendimiento

Según los datos del 2017, publicados por el Directorio Central de Empresas (DIRCE), hay en España 3.279.120 empresas, de las cuales 3.274.924 (99,87%) son pequeño negocios. Estos datos demuestran la importancia del emprendedor español en la economía nacional.

Teniendo en cuenta el peso de los autónomos en el futuro del país, cultivar en el emprendimiento entre los jóvenes estudiantes se ha convertido en una necesidad. Pese a ello, no son demasiadas las universidades españolas que ya cuentan con materiales de este contenido en su plan de estudios: la Carlos III, la Autónoma o la Politécnica en Madrid; la Autónoma o la Universidad de Barcelona en Cataluña; las Universidades de Cádiz, Sevilla, Granada, Almería o Málaga en Andalucía son algunos de los ejemplos.

El rol de las universidades

Es verdad que el desarrollo empresarial se aprende en la práctica, sin embargo, la carencia de un marco básico de conocimientos previos hace que aumenten las probabilidades de fracaso cuando se emprende un negocio.

La responsabilidad de las universidades es proporcionar a los alumnos los conocimientos necesarios para abrirse camino cuando comienzan su carrera profesional. También cuando deciden trabajar por cuenta propia. Hay carreras que, cada vez más, están abocadas al trabajo autónomo como pueden ser veterinaria, derecho, administración de empresas, arquitectura, psicología, muchas ingenierías, fisoterapeutas,..cuya formación en emprendimiento debería ofrecerse en estos centros educativos, y, de esta manera, recibir herramientas para crear su propio negocio.

Existe un debate en cuanto a que debe incluir un plan de estudios destinado al aprendizaje del emprendimiento. No obstante, hay algunos aspectos que la Fundación Universia cataloga como básicos, como aprender a desarrollar una idea sustentada por un modelo de negocio, sus implicaciones, los marcos legales en que se despliegan, las ventajas y los riesgos que conlleva su elección. 

Conocimientos básicos para el emprendimiento

Universia contempla cuatro conocimientos básicos para emprender: el primero es el técnico específico, basado en la producción de un producto o la comercialización de un servicio; el siguiente sería el conocimiento técnico de gestión, que incluye los aspectos básicos de diseño de estrategias para gestionar recursos humanos, financieros u operativos; el tercero representaría el conocimiento técnico de planificación de negocios, cómo definir un negocio, cómo organizar las tareas que pondrán el negocio en marcha y cómo formalizar los pasos a seguir; por último, hay que tener en cuenta las habilidades personales, basadas en la inteligencia emocional, es decir, las competencias que permiten dar forma a una nueva empresa.

Además, las aulas deben incluir el acceso a entornos de aprendizaje no tradicionales. Las universidades deben educar en las nuevas tecnologías, las salidas didácticas, el análisis de situaciones cotidianas y en los proyectos de corto, mediano y largo plazo.

José Luis Bonet, presidente de la Fundación Incyde y Cámara de Comercio de España, explicó en el Observatorio 'Impulsar el emprendimiento desde el sistema educativo' la importancia que tiene "el fomento de la cultura emprendedora y el impulso de las habilidades y competencias empresariales". Añadió que "el futuro pasa por la digitalización, pasa por los idiomas, el trabajo en equipo, etc. Pero dicho esto, creo que hay que acentuar en todo el conjunto, la formación en valores. Esto quiere decir, la actitud de servicio, el afán de logro y la superación de sí mismo, junto con las 3T, talento, trabajo y tenacidad".

Emprendimiento desde el Instituto

El emprendimiento debe enseñarse desde corta edad, así lo contempla la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), aunque no son muchos los institutos que lo hayan llevado a cabo. Según Franco Soldi, CEO de Young Potential Development (YPD), en España, actualmente, 350 profesores dan clases de emprendimiento a 17.000 jóvenes.

Sin embargo, desde el 2015, en la Comunidad Valenciana, los alumnos de Educación secundaria cuentan con una asignatura basada en la enseñanza de conocimientos básicos para emprender, ‘Iniciación a la actividad emprendedora y empresarial’. Esta iniciativa se llevó a cabo gracias a la Conselleria que dirige María José Català, con la intención de “potenciar el espíritu emprendedor en el currículum de todas las asignaturas de manera transversal”.

Asimismo, existe otro ejemplo en Castilla La Mancha. En esta región los alumnos cuentan en su oferta de asignaturas con la materia ‘Iniciativa Emprendedora’. El objetivo de esta asignatura es entrenar el talento, para que los jóvenes puedan desarrollar habilidades relacionadas con el emprendimiento, así lo afirma Soldi.

Otras ofertas educativas

El Ministerio de Industria, Energía y Turismo, a través de la Dirección General de Industria y de la PYME, en colaboración con el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes, financió en 2016 un programa de emprendimiento universitario con el objetivo de fomentar el espíritu emprendedor entre los alumnos de las distintas universidades españolas.

El curso era gratuito y tenía una duración de entre 2 y 6 semanas, dependiendo de la universidad en la que se impartiese.

Hoy en día, ha aumentado discretamente el número de universidades que ofrecen estudios de posgrado relacionados con el emprendimiento. La Universidad Complutense de Madrid imparte el ‘Máster in Entreperneurship’. Entienden que los emprendedores representan el motor de las economías modernas y por eso han diseñado un programa que permite a los estudiantes sacar el mayor partido de sus habilidades emprendedoras y adquirir los conocimientos y técnicas de gestión necesarios para acelerar la creación de su propia empresa.

De esta manera, otras universidades han seguido la estela, como la Universidad de Vigo que oferta un máster en ‘Creación, dirección e innovación en la Empresa’, el máster en ‘Creación y Gestión de Empresas de Base Tecnológica’ de la Universitat de Valencia o el máster ‘Executive en Entrepreneurship’ de Escuela de Organización Industrial (EOI).

Sólo 30 de 84 universidades enseñan emprendimiento