Miércoles. 12.12.2018

CADA EURO INVERTIDO REVIERTE EN 18 PARA LA ECONOMÍA REGIONAL

El turismo de negocios abre una ventana de oportunidades para los autónomos

El turismo de negocios abre una ventana de oportunidades para los autónomos

Quienes viajan por negocios se dejan en los comercios y establecimientos de hostelería cuatro veces más que los visitantes vacacionales. De hecho su gasto asociado se ha incrementado un 9,4% en el caso de los españoles y un 0,7% entre los foráneos. Un importante nicho de mercado para los pequeños negocios que obliga a reciclarse.

El turismo de negocios abre una ventana de oportunidades para los autónomos

Los vientos de cola del turismo soplan cada vez con menos fuerza. La recuperación de la estabilidad de destinos como Turquía o Egipto, que compiten con España en el tradicional del sol y playa, unido al Brexit – que podría frenar la llegada de turistas británicos a nuestro país-, los efectos del procés en Cataluña y los cambios en la climatología se dejan notar en la llegada de turistas internacionales. Si bien en septiembre, la cifra se ha mantenido estable con respecto al año pasado (9,8 millones de turistas), el mes de agosto se contrajo un 4,9%, según los datos de Frontur (Movimientos Turísticos en Fronteras).

Ahora bien, lo que aparentemente puede suponer un freno en uno de los motores de la economía española puede convertirse en una oportunidad. “España debe apostar por un turismo de calidad y no de cantidad. Para ello debemos fortalecer otros ámbitos como el turismo de negocios”, afirma Hilario Alfaro, presidente de Madrid Foro Empresarial. La realidad es que cada vez son más los visitantes que acuden a España en el segmento MICE (Meetings, Incentives, Conferencing, Exhibitions). El último informe perspectivas turísticas de Exceltur no deja lugar a dudas. Los viajes de negocios de los españoles crecieron un 2,8% y el de los extranjeros un 7,7%.

Pero, más allá del número de visitantes “lo importante es su volumen de gasto. Cuatro veces superior al del turista vacacional”, explica Ignacio Bartolomé, socio fundador de How2Go y representante de Fitur. Cifra que, además, va in crescendo. En agosto los españoles que viajaron por negocios se dejaron en comercios, establecimientos hosteleros, pernoctaciones, visitas culturales… un 9,4% más que el pasado año. En el caso de los extranjeros el crecimiento fue del 0,7%. Y todo ello bajo un marco en el que la estancia media se cayó un -6,6%.

2.500 millones de euros cada año

La realidad es que el negocio ferial y congresual aporta múltiples beneficios a la economía regional y del país. Según la Asociación Europea de Grandes Recintos Feriales (EMECA), cada euro que se invierte en eventos de este tipo revierte en 18 euros que van a parar a la economía real, y cifra en 2.500 millones de euros el impacto económico que la actividad congresual y ferial tiene cada año en las ciudades en las que se desarrolla. Un suculento pastel que se traduce en la sostenibilidad de 40.000 empleos directos e indirectos anualmente, y que podría aumentar el peso que los autónomos tienen en el sector turístico (43,27%).

Aunque las perspectivas para este subsector turístico son alentadoras –Exceltur apunta a un repunte del crecimiento de la actividad turística “al albur del buen desempeño del turismo de negocios y MICE-, “queda un importante por afrontar”, apostilla Bartolomé. “Tenemos que conseguir que el turista de negocios alargue su estancia y se quede a pasar el fin de semana, visite otras regiones o regrese como turista vacacional. Hay que pensar en el largo plazo y generar un turismo sostenible, como el de negocios, que no es agresivo con los destinos”.

La estrategia, sobre la que está trabajando el sector en su conjunto, pasa por la formación y la digitalización. “No podemos concebir aportar valor añadido sin hablar varios idiomas. No es concebible que en muchos comercios de barrios tan turísticos como el de las Letras no haya nadie que atienda en, como mínimo, en inglés. En esto estamos muy por detrás de nuestros principales competidores”.

Asimismo, el representante de Fitur defiende el potencial que tienen las herramientas digitales para mostrar al mundo la propuesta de valor de destinos como Madrid, que se encuentra en el Top 5 del ranking de ciudades congresuales del mundo. “Los emprendedores tienen un campo amplísimo en este ámbito”. Aunque también recuerda que el efecto del turismo de ferias y congresos es “enormemente transversal. Alcanza a empresas de comunicación, de imagen, imprentas, seguridad…”

A este respecto, destaca también las oportunidades que recintos feriales como Ifema abren a los autónomos y pequeños comercios, donde además de la oferta de locales para ubicar un negocio es cada vez más habitual encontrarse con un food truck donde comer una hamburguesa de autor o un pequeño puesto en el que comprar piezas de bisutería artesanal.

Tasa turística y movilidad

En el caso de Madrid, una de las cuestiones que suscitan controversia por el posible impacto que pueda tener sobre el turismo en general y el de negocio en particular es la implantación o no de la tasa turística.

El presidente de Madrid Foro empresarial se muestra partidario de la medida, “siempre y cuando sea finalista”. Opinión que también comparte Bartolomé “la mayor parte de los destinos turísticos de calidad la tienen implantada. Nadie deja de acudir a un destino porque tenga que pagar dos o tres euros más por noche. No obstante, ésta se debe destinar a actuaciones que mejoren la formación de los profesionales del sector turístico, así como a ayudar a la digitalización del pequeño comercio con el objetivo de mejorar la calidad de los servicios que se ofrecen y darlos a conocer al turista antes de que llegue a España”.

Lo que tampoco tendrá impacto en la afluencia de turistas será el Plan Carmena. “Madrid tiene que ir detrás de la realidad de convertirse en una ciudad sostenible. También en esto vamos detrás de ciudades como Bruselas o Londres. Pero este proceso ha de realizarse con cuidado y habiendo estudiado todas las posibilidades. Legislando y apoyándose en infraestructuras ya existentes –como la red de Metro- que permitan la movilidad de turistas y ciudadanos, incorporando vías y medios de transporte que favorezcan los traslados al extrarradio”.   

El turismo de negocios abre una ventana de oportunidades para los autónomos