viernes. 19.07.2019

JOSÉ IGNACIO GOIRIGOLZARRI, PRESIDENTE DE BANKIA

Si no hay Unión Bancaria podría encarecerse el crédito

José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia.
José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia.

De no producirse la Unión Bancaria, una entidad española pagaría más que una alemana por sus depósitos y eso supondría "cobrar más por sus préstamos", ha advertido José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia durante los Cursos de Verano de la APIE en Santander.  También aclaró que la retirada de los estímulos del BCE a los bancos, lejos de perjudicar a Bankia, podría tener un efecto positivo para la entidad e, incluso, abaratar el precio de sus préstamos.

Si no hay Unión Bancaria podría encarecerse el crédito

A priori el concepto de Unión Bancaria queda lejos de la realidad de los autónomos y el pequeño comercio. Todo lo contrario. “No sólo afecta a los banqueros sino a la competitividad del país, de las empresas y de los ciudadanos”, así lo ha afirmado José Ignacio Goirgolzarri, presidente de Bankia, durante su participación en el curso de verano La economía ante el blockchain. Lo que está por venir, organizado por la APIE (Asociación de Periodistas de Información Económica) y la UIMP (Universidad Internacional Menéndez Pelayo) en Santader.

De no llevarse a cabo, la seguridad de un euro continuaría dependiendo de la calidad financiera del país donde la entidad tenga su sede social y no de la propia entidad, por lo que “un banco español  se vería obligado a pagar más por sus depósitos que un banco alemán y, por tanto, tendría que cobrar más por sus préstamos”. También podría interpretarse a la inversa: que la consecución de una Unión Bancaria podría llegar a abaratar el crédito de autónomos, pymes, empresas y, en general de todos los ciudadanos, aunque esto no lo dijo expresamente el presidente de Bankia

Que la financiación sea más económica para el tejido empresarial supondrá la reducción de sus costes financieros, lo que permitiría a estas empresas y pymes incrementar sus inversiones en áreas decisivas para el crecimiento y la creación de empleo, como la innovación, la digitalización o la formación.     

El primer paso hacia la Unión Bancaria se dio en 2012 cuando se acordó la creación del Mecanismo Único de Supervisión (MUS) que permitiría recuperar, entre otras cosas, la confianza en las entidades financieras rota tras la crisis económica. Tres años después verían la luz el Mecanismo Único de Resolución y el Fondo de Garantía de Depósitos.  Pese a los avances, “queda mucho por hacer”, ha afirmado Goirigolzarri. En opinión del presidente de Bankia dos son las cuestiones prioritarias: refinar los mecanismos de intervención de bancos en dificultades y desarrollar el fondo de garantía de depósitos europeo con el objetivo de mutualizar los riesgos, ya que de quedarse estancado se podría producir una “fragmentación de mercado”.

¿Público o privado?

Tras la intervención del presidente de Bankia, el debate se centró en si era necesario que se convierta en un banco público o si debería privatizarse.

Respecto a la privatización, Goirigolzarri afirmó que en las próximas semanas se reunirá con la ministra de Economía, Nadia Calviño. Asimismo, ha restado importancia a una posible modificación del plazo límite de ejecución que finaliza el próximo 31 de diciembre de 2019, “actualmente no hay agobios ni prisa. Cambiarlo año y medio antes de que se cumpla no procede. Ya habrá tiempo”, ha reiterado. Goirigolzarri tampoco tiene previsto abandonar la presidencia de la entidad una vez se complete el proceso, “no lo contemplo”, afirmó.

También ha sido tajante al referirse al melón abierto por los partidos políticos de izquierda sobre si la entidad debe convertirse en un banco público. “El modelo actual de Bankia no está en discusión”, y añadió que “no estoy de acuerdo (con la creación de un banco público) porque no conozco ningún modelo sostenible. No sabemos el significado de tener que jugar un papel contracíclico, ¿quién pagaría el riesgo?” En este punto ha explicado que el Estado ya dispone de mecanismos como el ICO que el los años de la crisis cubrió el vacío del crédito a la economía real. Y ha insistido en que “No han de intervenir en actividades que corresponden a banca privada. Sus actividades tienen que ser de complemento y subsidiarias”.

Por otra parte ha aludido al gasto que supondría crear y sostener un banco público y ha pedido reflexionar sobre “si los fondos están mejor invertidos en un banco público o en sanidad y educación”.  

Impuesto a la banca y subida de tipos

Para Goirgolzarri el impuesto a la banca sólo se justificaría si de diesen “externalidades negativas”, insistiendo en que “hay que valorar sus consecuencias”. La primera en la financiación. De implantarse dicho gravamen la rentabilidad de la banca se vería mermada, lo que derivaría tanto en el encarecimiento del precio del crédito como en un nuevo cierre de grifo.

Por otra parte, respecto a la retirada de estímulos del BCE y la posible subida de tipos de interés, ha explicado que “Bankia tiene una sensibilidad a los tipos de interés mayor que el resto del mercado por lo que el efecto será positivo para la entidad". Incluso afirmó que "abaratará el precio del crédito”.

Compromiso con los clientes

“Son los que justifican nuestros proyecto”, ha afirmado rotundo. Por ello, la entidad continuará escuchando y adaptándose al nuevo perfil de clientes tecnológicos. Desde 2014 y hasta el año pasado el canal on-line se ha multiplicado por 1,5, además el 79% de ellos usan canales digitales y el 22% compran on-line. Además, desde Bankia prevén que, en 2020, dos tercios de los clientes emplearán los canales digitales, dos millones más de los que lo emplean en la actualidad. Cifras que justifican los 1.000 millones de euros que la entidad invertirá en tecnología, de los cuales más de la mitad se destinarán a la digitalización y multicanalidad.

Ser mejor banco comercial es uno de los objetivos marcados a fuego en la estrategia de Bankia. Además en sus planes entra el conseguir un beneficio de 1.300 millones de euros, mejorar la eficiencia reduciendo la ratio de mora en el entorno del 45% y generar capital orgánico por más de 2.500 millones de euros.

En estas cifras la apuesta por los autónomos jugará un papel importante. La entidad pretende captar 12.500 nuevos clientes en este segmento de aquí a 2020, ampliando el crédito al colectivo en 8.500 millones de euros.  

FP Dual

Además del negocio bancario, Bankia quiere ser una de las entidades de referencia en responsabilidad social y sostenibilidad. La apuesta por financiar proyectos medioambientales y el apoyo a la FP Dual son dos de las áreas en las que se concreta la hoja de ruta para el próximo bienio. La entidad, que es "bisagra" entre los estudiantes y las empresas, lleva impulsando este modelo de formación desde 2014, no obstante "hay muchos retos para que sea una realidad bien establecida. El primero es que nos creamos que es una herramienta excelente para el desarrollo de un país", ha afirmado. 

Si no hay Unión Bancaria podría encarecerse el crédito