martes. 20.10.2020

AUNQUE LA VACUNA ESTUVIERA EN ENERO

La verdadera normalidad para los autónomos no llegará hasta la primavera

La verdadera normalidad para los autónomos no llegará hasta la primavera
Según estimaciones de expertos y virólogos, a principios del año que viene ya podría haber una vacuna. Sin embargo, todavía harían falta unos meses más hasta que se empezaran a levantar las restricciones a los negocios.
La verdadera normalidad para los autónomos no llegará hasta la primavera

La segunda ola del coronavirus ha vuelto a presionar al sistema sanitario, y también a miles de autónomos de diferentes sectores, que llevan meses afectados por las limitaciones impuestas por el Gobierno central y los autonómicos. Estas restricciones no se empezarán a levantar hasta que no haya una vacuna y, por el momento, todavía no la hay. Aunque, según las estimaciones del director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, entre diciembre y enero, ya podría estar disponible.

Desde ese momento, se empezaría a vacunar a los grupos de riesgo y, según los expertos consultados, sería cuestión de meses que comenzaran a levantarse las restricciones impuestas a los negocios. El tiempo juega en contra de miles de autónomos de actividades especialmente afectadas, como el ocio nocturno, el comercio, la hostelería y todos los sectores vinculados al turismo.

Ahora, la economía depende de la salud y "hasta que no se asegure un mínimo de salud para la sociedad, la normalidad no volverá a los negocios. Todo depende de la vacuna, de cuándo esté disponible y, sobre todo, de cuándo se pueda acceder a ella y España pueda comprar las unidades suficientes para vacunar a los grupos más vulnerables", explicó Covadonga Alonso, Vicesecretaria de la Sociedad Española de Virología (SEV). 

Si en enero hubiera vacuna, a partir de marzo volvería la normalidad

Según estimaciones de Alonso, en el momento en el que esté disponible y accesible la vacuna, será cuestión de unos pocos meses -dos o tres- lograr una inmunidad colectiva suficiente como para que todas las actividades, incluido el ocio nocturno que ahora mismo permanece cerrado, puedan retomar su actividad con verdadera normalidad. Eso sí, "guardando las distancias durante un tiempo prudencial, hasta que se adquiera una inmunidad colectiva más alta", puntualizó la viróloga. 

El Director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, previó que entre finales de este año y principios de 2021 España podría tener vacunas suficientes como para empezar a proteger a los grupos de riesgo.

De hecho, Simón aseguró en su última entrevista para el programa de Telecinco Planeta Calleja, que "la idea es que en diciembre contemos con millones de dosis para iniciar la vacunación contra el coronavirus en la población de riesgo que se considere más urgente".

Si las estimaciones de Simón fueran ciertas, lo más probable es que en primavera, el Gobierno comenzase a levantar buena parte de las restricciones impuestas a los sectores, y los autónomos pudieran volver a trabajar con normalidad. "Es difícil dar una fecha concreta pero, imaginando que en enero se empezara a hacer una vacunación masiva, es decir, no sólo que la vacuna esté disponible, sino que un porcentaje elevado de la población pueda acceder a ella -o, al menos, los grupos más sensibles- se podría recuperar el normal funcionamiento de todas las actividades en pocos meses. Quizás entre marzo  y mayo", explicó la Vicesecretaria de la Sociedad Española de Virología.

Las restricciones se empezarán a levantar con un 20% de vacunación

Sobre todo, apuntó la viróloga, "depende de que los grupos de riesgo más importantes puedan estar vacunados, pero no son cifras muy elevadas. Calculamos que, con tener a un 20% de la población vacunada, como son  las personas mayores y las personas con enfermedades previas como metabólicas, diabetes o hipertensión, sería suficiente para levantar las restricciones más severas. Este porcentaje de inmunidad por vacunación se sumaría a aquellos que ya han superado la enfermedad y tienen anticuerpos y ya podríamos empezar a hablar de una inmunidad colectiva suficiente para que haya un cambio drástico en las limitaciones a las actividades".

A pesar de que el riesgo seguiría estando presente y no desaparecerían todas las restricciones y recomendaciones sanitarias, "se levantarían la mayoría de ellas y, por supuesto, podría abrir el ocio nocturno. Eso sí, tendremos que seguir teniendo cuidado durante un tiempo más en algunas actividades para evitar las aglomeraciones", dijo Alonso

Volverá la normalidad pero permanecerán los límites de aforo

En cuanto a las restricciones, "tampoco habrá mucho en lo que innovar. Lo único que cambiaría respecto a la 'antigua normalidad' es que tendrá que guardarse durante unos meses una distancia interpersonal de seguridad, con o sin mascarilla.. Esto no sólo afectará a los locales de ocio nocturno, sino también a los conciertos, todo tipo de actividad en la cual las personas estén muy cerca entre ellas", explicó la vicesecretaria de la SEV. 

Lo más seguro es que durante un tiempo se conserven los límites en el aforo para respetar la distancia social, "pero no es nada que no sucediera antes de la pandemia en muchos países. En el mundo anglosajón, sin ir más lejos, sólo por costumbre esas distancias sociales se mantenían antes del coronavirus y tienen muchos menos problemas porque la distancia ya estaba incluida en las relaciones sociales", dijo Covadonga Alonso.

Al igual que sucedió tras el estado de alarma con las medidas de confinamiento y restricciones a la movilidad, tras la vacunación, también habrá una desescalada de la distancia interpersonal y de los aforos. "Poco a poco, a medida que haya más inmunidad colectiva se irá perdiendo esa distancia y llegaremos a esa ansiada normalidad. La actividad anterior a marzo, la vida tal y como la conocíamos volverá. Pero quizás tardemos hasta dos años en vernos exactamente igual que antes", dijo la viróloga.. 

Un sector que seguirá afectado tras la vacunación

A pesar de que todos los negocios empezarían a volver a la normalidad pocos meses después de la vacunación a los grupos de riesgo, habrá un sector que quizás vea más restringida su actividad. Según la Vicesecretaria de la SEV, "hay una excepción y son las actividades relacionadas con cualquier viaje al extranjero. Cuando hablamos de normalidad tras la vacunación estamos hablando de nuestro país , pero no sabemos cómo estarán los países de nuestro entorno .Probablemente, se limitarán los viajes a cualquier país o zona con menores tasas de vacunación, como podría ser Sudamérica o al Suroeste asiático".

Por eso, anticipó la viróloga, "con mucha probabilidad habrá negocios como las agencias de viajes que deberán tener disponible la información sobre el porcentaje de la población vacunada en cada país para que sus clientes sepan dónde es seguro viajar y qué destinos se tienen que dejar de ofrecer durante un tiempo". 

En los próximos meses e incluso años, la clave, "y esto es extrapolable a todos los sectores, va estar en la imaginación. Todas las empresas, pero especialmente los autónomos y pequeños negocios, van a verse obligados a reinventarse y a inventar constantemente nuevas fórmulas. Ahora ya no se trata de cerrar sino de convivir. Es difícil, pero los negocios van a tener que aprender a salir adelante con todas y cada una de las restricciones sanitarias que se han establecido, porque aún falta un tiempo para que se levanten", explicó Covadonga Alonso

Los autónomos de cualquier sector tendrán que reinventarse

En todo caso,  con una buena planificación y organización del trabajo y del ocio, "al final podremos gozar de una buena economía y de una buena salud, sin tener que renunciar a ninguna de ellas. Hay muchas iniciativas más allá de las del Gobierno, que caminan en la dirección de hacer una vida más segura para todos. Aunque no haya pandemia puede haber futuras amenazas y habrá que adaptarse. De aquí a muy poco tiempo, normalizaremos algunas soluciones, por ejemplo, en la ventilación del aire: que todos los negocios tengan filtros antivirus, y que sean renovados cada cierto tiempo. Esto se impondrá poco a poco. De hecho, los aviones, por ejemplo, ya cuentan todos con filtros HEPA, que limpian y renuevan el aire cada cierto tiempo", concluyó la Vicesecretaria de la Sociedad Española de Virología (SEV).

Lo mismo opinan desde el Consejo General de Economistas (CGE). Su presidente, Valentín Pich explicó que " los autónomos deberían olvidarse de previsiones y adaptarse, en la medida de lo posible a lo que venga, porque lo sanitario es inevitable y en lo económico siempre se puede hacer algo. La clave está en no dormirse, no parar de moverse, estar en constante contacto con tus clientes porque, más adelante, lo agradecerán".

Para algunas actividades no será nada fácil, pero "van a tener que aprender a dar un giro y a tirar de inventiva. No vale de nada lamentarse por el 'cisne negro', el elemento inesperado en la economía, que nos ha tocado vivir. Los acontecimientos sorpresivos no se pueden racionalizar. Lo que sí se puede hacer es, en la medida de lo posible, no parar ni un sólo momento", concluyó el presidente de la CGE.

La verdadera normalidad para los autónomos no llegará hasta la primavera