Miércoles. 12.12.2018

NO LA UTILICES PARA CIERTOS TEMAS PROFESIONALES

WhatsApp Business también está sujeto a la protección de datos

WhatsApp Business también está sujeto a la protección de datos

La versión para negocios WhatsApp Business no resuelve los problemas con la protección de datos que ya tenía la herramienta básica de mensajes por internet. Los autónomos están riesgo de ser multados por utilizar la aplicación para enviar ciertos mensajes a sus clientes.

WhatsApp Business también está sujeto a la protección de datos

WhatsApp Business, el WhatsApp para negocios, no resuelve los problemas que ya tenía la aplicación básica con el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD). Esta herramienta, desarrollada especialmente para pequeñas y medianas empresas, simplemente hace que las interacciones con los clientes sean sencillas, proporcionando herramientas para automatizar, organizar y responder rápidamente a los mensajes, pero en ningún caso aborda el problema de poder compartir datos profesionales.

El pasado marzo, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) determinaba que WhatsApp no era una aplicación segura para su uso profesional. Los autónomos que se comunicasen con sus clientes a través de WhatsApp correrían el riesgo de ser sancionados. El precedente lo marcaban las multas de 300.000 euros impuestas a WhatsApp y Facebook, acusadas de ceder los datos personales de los usuarios de una compañía a otra.

Y es que, según la actual regulación de protección de datos, es completamente ilegal el trasvase de información sobre clientes que realizaban desde la app de mensajería a Facebook sin comunicárselo de forma clara al usuario, y sin darle opción de negarse a ello.

En este contexto, el Reglamento General de Protección de Datos asumía que la responsabilidad en la gestión de los datos de los clientes recaería sobre el autónomo o el empresario.

WhatsApp Business no está pensada para compartir datos

El pensamiento general radicaba en que la llegada de esta nueva herramienta acabaría con el problema. No obstante, esta nueva versión para negocios solo hace más funcional cierta parte del trabajo del autónomo.

“Esta aplicación solo se debería utilizar para resolver una cita o una duda de un cliente. Pero para hacer campañas de publicidad, spam o intercambiar documentos de la empresa es una verdadera barbaridad”, explica Leandro Núñez, abogado de Audens, especialista en protección de datos.

Núñez señala que “es una herramienta que no está pensada para su uso profesional, solo para la atención al cliente”.

Otro de los problemas que apunta el abogado es el de utilizar la aplicación desde el teléfono personal: “Compartir en un mismo dispositivo contactos personales y profesionales acarrea problemas evidentes”. Explica que uno puede caer en el error de enviar información a la persona equivocada, pudiendo cometerse en ambas direcciones.

Por otro lado, no es lícito crear una lista de contactos de los clientes sin su consentimiento expreso. “Puedes tener esta aplicación para que los clientes se comuniquen contigo para resolver cualquier duda, pero en ningún caso puedes crear una lista de contractos con ellos”, señala.

Núñez también incide en el problema de publicitar el negocio a través de WhatsApp Business: “Permite hacer publicidad pero siempre que se haya autorizado de forma expresa por parte del cliente. Son demasiadas limitaciones”.

El problema radica en que “no conocemos hasta qué punto la información está cifrada. No es bueno compartir información de la empresa a través de aquí. Es descabellado”. No obstante, Leandro Núñez expresa que “no es una herramienta que este bien, pero es que si no la usas te quedas fuera. Es tan sencillo como eso”.

WhatsApp Business también está sujeto a la protección de datos