sábado. 25.01.2020

ARAGÓN NO DISPONE DE IMPULSOS AL PEQUEÑO NEGOCIO

Los autónomos no disfrutan de los mismos incentivos en todas las CCAA

Los autónomos no disfrutan de los mismos incentivos en todas las CCAA

Los autónomos no disfrutan de las mismas ventajas según en el territorio donde estén instalados. Hay gobiernos autonómicos que lanzan convocatorias de ayudas regularmente, mientras que otras, no disponen de ninguna.

Los autónomos no disfrutan de los mismos incentivos en todas las CCAA

España pone en marcha, cada año, decenas de convocatorias de ayudas destinadas al fomento del trabajo por cuenta propia. Algunas de ellas provienen de decisiones del Gobierno y otras son lanzadas por las Comunidades Autónomas. Éstas últimas generan grandes diferencias entre territorios a la hora de que un autónomo emprenda en un lugar o en otro. El panorama puede cambiar radicalmente, desde CCAA o ayuntamientos donde cada año se ponen en marcha un buen catálogo de incentivos que pueden ir destinados a la contratación de empleados, a extender la tarifa plana, a la exención de ciertos impuestos... y otros lugares en los que apenas si se lanza alguna ayuda o simplemente no hay ninguna. Desde las organizaciones de autónomos, denunciaron la "falta de voluntad" de algunas comunidades para ayudar a sus emprendedores. Éste también puede ser uno de los motivos que acentúa la España Vaciada, ya que dónde no existen incentivos al trabajo por cuenta propia, al relevo generacional o al emprendimiento, los negocios acaban cerrando y la gente marchándose. 

Así, por ejemplo, nos encontramos con el caso de la Comunidad de Madrid. Ésta región fue una de pioneras en ampliar la tarifa plana para autónomos, haciendo que sus autónomos puedan, actualmente, disfrutar de 24 meses de tarifa plana, y 36 en el caso de aquellos que emprenda en municipios de menos de 5.000 habitantes. Se trata de una decisión que también han recogido otras regiones como Murcia, Canarias, Castilla y León o Andalucía, dónde los emprendedores disfrutan también de una bonificación adicional en sus cuotas a la Seguridad Social.

Asimismo, Madrid parece, por el momento, que va a seguir apoyando sus autónomos durante 2020. Su presidenta, Isabel Díaz Ayuso, anunció este viernes la puesta en marcha de dos planes para fomentar el trabajo por cuenta propia en la región, una iniciativa a la que destinará 10,5 millones de euros.

Andalucía es otro ejemplo de región que apuesta por los autónomos, especialmente a lo largo de este 2019. Una actuación que la ha llevado a ganar el premio Autónomo del Año 2019 que otorga la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA). Esta comunidad, por ejemplo, tiene en marcha desde el pasado mes de julio y hasta el próximo 30 de septiembre un programa destinado a fomentar y facilitar el trabajo por cuenta propia con un elenco de medidas que abarcan casi todos los colectivos de autónomos.

Meses antes, la Comunidad había puesto en marcha una serie de medidas que también beneficiaban al colectivo de trabajadores autónomos, como la práctica supresión del impuesto de sucesiones y donaciones; la rebaja del IRPF y del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y así como en el de Actos Jurídicos Documentados. Según explicaba su presidente Juan Manuel Moreno, sobre el impuestos de sucesiones, “son muchos los padres que quieren donar a sus hijos las explotaciones ganaderas y agrícolas y que ahora no tendrán que pagar impuestos para continuar con el negocio.”

Un apoyo a los emprendedores que hace que, ambas regiones, lideren el crecimiento del número de autónomos en los últimos diez años, según informe de ATA. Su situación contrasta especialmente con la que están viviendo los trabajadores por cuenta propia en Aragón. “Nosotros no es que tengamos problemas con las ayudas a autónomos es que, directamente, no las hay” aseguró Mayte Mazuelas, presidenta de ATA-Aragón.

Según Mazuelas, los autónomos aragoneses llevan desde la anterior legislatura sin recibir ni una sola ayuda o subvención por parte del Gobierno autonómico. Una situación que se le hace incomprensible, ya que “en el punto 77 del acuerdo de Gobernabilidad que firmaron los cuatro partidos políticos (PSOE, Podemos, Chunta Aragonesa y Partido Aragonés) para formar gobierno, se establecía la necesidad de dotar de presupuesto a la Ley de Autónomos y Emprendedores”. Mazuelas añadió que “una normativa que nace sin presupuesto, nace muerta. Sin dotación económica ¿Cómo se van a poner en marcha medidas para el colectivo?".

 Mazuelas añadió, además, que “un Gobierno que no apuesta por los autónomos - que representan más del 95% del tejido productivo de su Comunidad-, no apuesta por el futuro”. Motivo por el que, según la presidenta regional de ATA, Aragón es "una de las regiones que lidera la pérdida de trabajadores por cuenta propia. En los últimos diez años, la comunidad ha perdido 7.000 afiliados al RETA”.

Situación similar viven los emprendedores en Navarra. Para el presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos de la región, Juan Carlos Equiza, “el problema de las ayudas es que no se concretan, no se anuncian y, por lo tanto, no se conceden”. Según explicó, hay un desconocimiento y una desinformación por parte del colectivo de autónomos, que no sabe a qué ayudas puede acceder.

Asimismo, Equiza apuntó que, hace unos meses, se reunieron con la presidenta de Navarra, María Chivite, para presentarle un decálogo de medidas y ayudas: “Aún no hemos recibido respuesta. Aquí se celebran muchas reuniones pero hay poca concreción con los presupuestos y ayudas a la hora de sacarlas adelante” aseguró.

Sin embargo, el problema de las ayudas al emprendimiento en España no está sólo en las diferencias entre regiones. Son muchos los trabajadores autónomos, que han llegado a estar cerca de la ruina esperando a recibir una subvención. Es el caso de los agricultores y ganaderos de Andalucía, que llevan tres años sin tener noticias de las ayudas que les prometió la anterior Junta en 2016 y que todavía no han cobrado, a pesar de que muchos ya han realizado la inversión por la que se suponía que iban a recibir una compensación económica.

Se puede tardar hasta dos años en recibir una ayuda

El tiempo de resolución de las ayudas es uno de los problemas que señaló a Autónomos y Emprendedores el responsable del programa España Emprende de la Cámara de Comercio, Marcos Caviró. Según explicó, la mayoría de subvenciones al emprendimiento tardan en recibirse entre tres meses y dos años. Por tanto, nunca se ha de “contar con una ayuda para emprender. Si tu negocio necesita de una subvención para ponerse en marcha es que no es tan rentable como parece”.

Esta tardanza en el cobro viene, a veces, determinada por la propia subvención. Así, por ejemplo, es frecuente que las ayudas destinadas a la contratación indefinida tarden en cobrarse más que otras subvenciones enfocadas a la modernización de infraestructuras. Ya que, normalmente, son subvenciones dedicas al fomento del empleo estable y requieren un plazo de 12 meses de contratación del trabajador, antes de abonar la ayuda. Esto significa que, aunque al autónomo se le conceda la subvención, no recibirá nada hasta que no pase este tiempo. 

Al final, el problema de las líneas de ayudas al emprendimiento, según Caviró, es el mismo en todos los casos: falta de políticas unificadas. El gran problema al que se enfrentan los autónomos cuando piden una subvención es que, en éstas, intervienen cientos de organismos a todos los niveles. Esto da lugar a trámites largos y complejos, exceso de burocracia y, por supuesto, muchas diferencias entre Comunidades Autónomas, a la hora de ayudar a sus emprendedores.

Los autónomos no disfrutan de los mismos incentivos en todas las CCAA