lunes. 24.02.2020

HUBO MAYORES PLAZOS DE AMORTIZACIÓN Y CARENCIA

Seis de cada diez préstamos del ICO se destinaron a pequeños negocios en 2019

Seis de cada diez préstamos del ICO se destinaron a pequeños negocios en 2019

En 2019, el Instituto Nacional de Crédito Oficial (ICO) financió a 41.275 autónomos y pequeños negocios con menos de 10 empleados, es decir, seis cada diez préstamos fueron a parar a este colectivo. Entre otras cosas, por los mayores plazos de amortización y carencia que ofreció el organismo.

Seis de cada diez préstamos del ICO se destinaron a pequeños negocios en 2019

Los esfuerzos realizados por el ICO (Instituto de Crédito Oficial) para adaptarse a las necesidades reales de financiación de los autónomos y las pequeñas empresas dieron sus frutos el año pasado.

A cierre del 2019, la institución que preside José Carlos García de Quevedo financió un 53,23% más de operaciones que en 2018, alcanzando los 63.500 préstamos. Aunque el dato más llamativo es el volumen de financiación concedido, que se situó en 4.788 millones de euros, lo que significa un 92% más que durante el ejercicio anterior.

Los autónomos, emprendedores y pequeñas empresas con menos de 10 empleados fueron los que resultaron más beneficiados por la flexibilización de las condiciones de las líneas ICO. En concreto, 41.275 de los préstamos concedidos fueron a parar a este tipo de negocios. Cifra que supone el 65% del total. Con respecto al destino de la financiación, 1.771,56 millones de euros (el 37%) fueron a parar a autónomos y a las empresas de menor tamaño. Es más, ampliando el espectro, el 90% del total de operaciones financiadas se dirigió a empresas de menos de 50 trabajadores.

Con respecto al importe medio solicitado, en términos generales y teniendo en cuenta todos los tamaños de empresa y sectores, el préstamo medio concedido fue de 69.500 euros. Cantidad bastante superior a la de los autónomos y microempresas de hasta 10 empleados, en la que dicho importe medio fue de 40.080 euros.

El transporte y almacenamiento fue el que aglutinó la mayor parte de las operaciones de los negocios más pequeños, el 13,7%. Algo que no es de extrañar teniendo en cuenta el creciente peso que está adquiriendo en la economía y que es uno de los sectores con mayor futuro, según los analistas. A éste, le siguen el comercio al por mayor 12,86%, el comercio al por menor con el 12% y el sector inmobiliario y construcción que registró el 11,8%. 

Por otra parte, Cataluña, con un 19% de financiaciones, Madrid, con el 13% y Comunidad Valenciana y Andalucía, ambas con algo más de 12% son las regiones que presentaron mayor actividad.

Con estos datos, el ICO se consolida como instrumento clave para la financiación de los proyectos impulsados por las actividades más pequeñas en España, de la que forman parte cerca de 2,7 millones de autónomos sin asalariados y autónomos societarios con entre uno y nueve trabajadores, según los datos del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo a cierre de diciembre de 2019.

Mayor liquidez y plazos más amplios

El importante repunte de la financiación a través del ICO durante 2019, se atribuye “a la mejora de las condiciones que se aplicaron el pasado enero a las líneas”, explicaron fuentes del Instituto. El objetivo de estos avances fue el de “adaptar la financiación a lo que los autónomos y las empresas, especialmente las más pequeñas, realmente necesitan”.

Entre las modificaciones que se introdujeron está la ampliación de los plazos de amortización. Hasta enero del pasado año, el periodo máximo financiable era de cuatro años, mientras que a partir de esta fecha los préstamos se pueden amortizar en plazos de entre uno y 20 años. Además, se aumentó un año, hasta tres, el periodo de carencia en aquellas operaciones a más de 10 años.

La simplificación administrativa a la hora de tramitar las operaciones es otra de las mejoras que ha facilitado que los autónomos y las pequeñas empresas tengan un mejor acceso a los préstamos del ICO.

Precisamente son estos los puntos en los que se continuará trabajando durante 2020 en las distintas Líneas de financiación, que ya están operativas desde el pasado 3 de enero. “Este año, seguiremos apostando por la estabilidad y la comercialización de las Líneas de tal manera que, en un escenario de liquidez financiera como el actual, se adapten de forma eficiente y flexible a las necesidades de las empresas y el contexto.  El objetivo es que todos los negocios, con independencia de su nivel de desarrollo, tamaño y sector, accedan a financiación”, concluyeron fuentes del ICO.

Apoyo a la internacionalización

El cada vez mayor interés por la internacionalización de los negocios españoles ha quedado reflejado en el volumen de financiación destinado a potenciar la actividad exportadora y la expansión en terceros mercados. El año pasado, la Línea ICO Internacional alcanzó los 1.525 millones de euros, un 47% más que en 2018 y un 31,9% sobre los 4.788 millones de euros totales concedidos en 2019.

Con esta línea los autónomos, emprendedores o empresas que quieran invertir u obtener liquidez para el desarrollo de actividades empresariales fuera de España pueden obtener hasta 12,5 millones de euros amortizables hasta en 20 años. La cuantía se aumenta hasta los 25 millones si se trata de negocios españoles que venden o compran sus bienes o servicios a empresas con domicilio social en el extranjero.

Seis de cada diez préstamos del ICO se destinaron a pequeños negocios en 2019