viernes. 17.09.2021

IRÁN DESTINADOS A 600 PROYECTOS

ENISA dispone de 100 millones de euros para financiar proyectos de emprendedores y pequeños negocios

tarifa-plana-emprendedores-castilla-y-leon
El Gobierno ha aprobado una partida de casi 100 millones de euros para poner en marcha tres líneas de financiación que deberán apoyar a emprendedores y pequeños negocios. Serán gestionadas por ENISA, el organismo dependiente del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo.
ENISA dispone de 100 millones de euros para financiar proyectos de emprendedores y pequeños negocios

El Gobierno ha aprobado casi 100 millones de euros para financiar los proyectos de autónomos y emprendedores. Así lo anunció el pasado martes durante el Consejo de Ministros, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, de cuyo departamento depende ENISA (Empresa Nacional de Innovación), el organismo que gestionará tres nuevas líneas de avales para este colectivo. El objetivo es que los pequeños negocios tengan una alternativa a los créditos ICO.

En concreto, el Ejecutivo ha dispuesto 98,5 millones de euros para impulsar a las pequeñas y medianas empresas y nuevos trabajadores por cuenta propia en España. Esta cantidad debe repartirse entre algo más de 600 proyectos que prevé la medida.

El montante total de las ayudas se distribuirán a través de tres líneas: Línea Jóvenes Emprendedores, Línea Emprendedores y la Línea Crecimiento. Los requisitos que deben cumplir todos los solicitantes son: que el proyecto esté ubicado en territorio nacional y que se haya puesto en marcha desde el 1 de julio de 2020. Incluso, el Gobierno aseguró en un comunicado que podrán solicitar este servicio los emprendedores que hayan lanzado su idea al mercado hasta dos años después de la fecha de formalización de la financiación.

La Ministra de Industria, Comercio y Turismo explicó en la rueda de prensa que es "imprescindible ofrecer apoyo a las pymes y a las personas que emprenden en nuestro país. Eso es un objetivo prioritario para el Gobierno y, a través de las líneas de financiación de ENISA, alcanzaremos la recuperación y la transformación de nuestro modelo económico en la era post-Covid”.

Tres nuevas líneas de financiación para emprender

Línea Jóvenes Emprendedores

Es la línea de aval dirigida a los nuevos emprendedores o negocios -startups- de reciente constitución creadas por jóvenes. La finalidad de esta línea es abordar las inversiones que del proyecto empresarial en su fase inicial.

Los requisitos que tienen que cumplir para acceder a esta línea los jóvenes con un proyecto recién puesto en marcha son:

  • El negocio debe haber sido constituido, como máximo, durante los 24 meses anteriores a la solicitud.
  • La mayoría del capital tiene que estar en manos de personas físicas de edad no superior a 40 años.
  • Los socios tendrán que aportar, vía capital o a través de fondos propios, al menos un 50% del préstamo.

Línea Emprendedores

La Línea Emprendedores está dirigida a apoyar las primeras fases de vida de los pequeños negocios y empresas cuyos dueños o administradores son emprendedores, sin límite de edad. Los requisitos para solicitar esa línea son:

  • El negocio debe haber sido constituido, como máximo, durante los 24 meses anteriores a la solicitud.
  • Los fondos propios han de ser, como mínimo, equivalentes a la cuantía del préstamo.
  • Cofinanciación de las necesidades financieras asociadas al proyecto empresarial.

Línea Crecimiento

La Línea de Crecimiento pretende apoyar los proyectos empresariales de compañías interesadas en expandir su negocio o lograr una mejora competitiva. Los requisitos son para solicitarla son:

  • Los fondos propios han de ser, como mínimo, equivalentes a la cuantía del préstamo.
  • Cofinanciación de las necesidades financieras asociadas al proyecto empresarial.
  • Para préstamos aprobados por importe superior a los 300.000 euros deberá tener auditados externamente los estados financieros del último ejercicio cerrado.

Las solicitudes de estas líneas aumentarán cada año

En el año 2019 el número de operaciones aprobadas a través de estas líneas fueron de más de 510, con una inversión de 78,9 millones de euros. Y según los datos registrados hasta el mes de mayo de 2020, el número de solicitudes ha experimentado un incremento cercano al 66% respecto al pasado año. Algo que tanto el Gobierno como ENISA esperan que se repita en esta convocatoria de 2021.

“Las nuevas líneas serán un valor fundamental al apoyo que desde ENISA se hace al ecosistema del emprendedor y de los pequeños negocios” destacó José Bayón, CEO de Enisa. “Volveremos a estar a la altura del emprendimiento innovador, apostando por llegar al máximo número posible de proyectos con unas líneas que, sin duda, son garantía de éxito y también de futuro”, añadió.

Los préstamos participativos, con importes desde 25.000 a 1.500.000 euros, se asignarán a las diferentes líneas de financiación destinadas a emprendedores y pymes, sin exigir más garantías que las del propio proyecto empresarial y un equipo gestor solvente.

Otras alternativas para conseguir financiación

Los trabajadores por cuenta propia siguen a día de hoy solicitando financiación para poder mantener sus negocios. Desde el estallido de la pandemia, cada vez son más los emprendedores y autónomos que se ven obligados a buscar distintas vías para conseguir financiación y seguir adelante. La crisis del Covid-19 ha afectado a la economía de prácticamente todos los sectores y, las medidas puestas en marcha por el Gobierno para paliar su situación, "no son suficientes. Indudablemente, la mayoría de los profesionales están abocados a solicitar algún tipo de fórmula financiera para sobrevivir", explicó el abogado jurídico Alberto Sierra, de la Editorial Jurídica Sepín.

Si bien los créditos del Instituto de Crédito Oficial (ICO), y ahora estas tres nuevas líneas ayudarán al colectivo a conseguir liquidez a un interés bajo, aún hay autónomos que no no cumplen los requisitos para poder acceder a ellas. Por ello, deben buscar otra forma de financiarse y obtener los recursos necesarios para hacer frente a algún problema de liquidez o emergencia que necesite solventar de forma rápida como son las facturas a proveedores.

Factoring

Es un mecanismo sencillo que consiste en cobrar anticipadamente el importe de las deudas.  Esta alternativa de financiación de circulante a corto plazo se basa en la cesión de facturas emitidas o de créditos a una entidad financiera que se encarga de su cobro al deudor.

Las ventajas de esta fórmula para financiar circulante son reconocidas tanto por entidades como por clientes. Se adquiere liquidez inmediata, no supone endeudamiento, se externaliza toda la gestión del cobro y se ofrecen informes sobre los clientes. A cambio, hay que soportar ciertos costes financieros -por lo general, el 3% del préstamo-, al ceder el cobro a una entidad, aunque no son excesivos. Para los autónomos es una fórmula que les podría amparar frente a la morosidad, que ha incrementado desde el estallido de la pandemia. Desde la Asociación Española de Factoring, revelaron que esta técnica está empezando a ser cada vez más utilizada por el colectivo. “Mientras que hace tres años, los autónomos apenas hacían uso del factoring debido, principalmente, a la falta de conocimiento financiero, a día de hoy los datos se han incrementado y cada vez son más los trabajadores por cuenta propia y pymes que optan por esta medida”.

Pagaré

Un pagaré es un documento que contiene la obligación incondicional de pago de una factura. Se trata de un título contable que certifica la promesa de que, más adelante, se pagará una deuda, -de hecho, de ahí viene el nombre del documento: “debo y pagaré”-.

A través de este mecanismo, el autónomo puede dilatar el pago de una factura o cobrar una deuda a través del pagaré antes de la fecha de vencimiento establecida. Las entidades financieras pueden anticipar el importe total del pagaré, menos la comisión por el servicio, que puede ser variable. Para entender un pagaré como una fuente de financiación hay que poner el foco en el periodo de pago. Dado que éste tiene una fecha de vencimiento, el autónomo no va a poder contar con el dinero hasta que no llegue ese día. No obstante, si por cualquier motivo necesitase el dinero prometido por su cliente antes de tiempo, el propietario del pagaré podría acudir a una entidad financiera y cobrar la cantidad adeudada. A esto, se le denomina 'descuento de pagarés'.

No obstante, si se retira el dinero antes de lo estipulado cambia la situación, el autónomo tiene que tener en cuenta varios factores antes de hacerlo:

  • No todas las personas pueden recurrir a esta fuente de financiación, ya que la entidad financiera examinará el caso para ver si el poseedor del pagaré puede avalar el pago. Para ello, estudiará tanto al autónomo como al cliente que le dejó a deber tal cantidad. Aunque siempre será más sencillo -dadas las circunstancias- que obtener una línea de crédito o un préstamo.
  • Es necesario crear una línea de descuento. El autónomo tendrá que acudir al banco y abrir una cuenta especial, destinada únicamente al cobro de estos descuentos de pagarés. Estás líneas tienen un máximo, es decir, no se puede liquidar más dinero del acordado en un primer momento con la entidad. Si, por ejemplo, se contrató una línea de 10.000 euros, el profesional no podrá adelantar pagarés por una cantidad superior. Aunque este límite se renueva cada año.
  • El descuento de pagarés conlleva unos costes. Es aquí donde esta fuente de financiación se encarece. El banco cobra una comisión por retirar el dinero antes de tiempo y, además, el autónomo se encarga de pagar el timbrado del pagaré. Es decir que, tanto el Estado como la entidad financiera se llevarán una parte de esta cantidad adeudada.  Según los expertos, en ocasiones, esta vía de financiación puede llegar a alcanzar el 20% entre intereses y comisiones. En otras palabras, a un autónomo que quiera acceder a un descuento de un pagaré de 10.000 euros, la operación puede llegar a costarle 2.000. Es decir, cobraría 8.000 euros de la factura o facturas.

Confirming

Éste es un servicio para pagar a los proveedores, que da la opción de cobrar de modo anticipado al contratarlo, sin aguardar a la fecha de vencimiento. La fuente de financiación adelantará el dinero de la factura a cambio de comisiones de gestión e intereses.

Así, el banco ofrece a los proveedores la posibilidad de cobrar sus facturas antes de la fecha de vencimiento, a cambio de unos intereses. Cuando la empresa recibe la factura de un proveedor, si es correcta, comunica la orden de pago a la entidad bancaria encargada de realizar el “confirming” indicando la fecha de cargo en su cuenta. El banco, comunica al proveedor la conformidad de la factura y la fecha de vencimiento y ofrece la posibilidad de anticiparle el pago, previo descuento de los costes financieros.

ENISA dispone de 100 millones de euros para financiar proyectos de emprendedores y pequeños negocios