No les merece la pena mantener el negocio

Muchos transportistas se retirarán aprovechando las nuevas ayudas para el abandono de actividad

El acuerdo entre el Gobierno y el sector del transporte se saldó con un considerable aumento de las ayudas para el abandono de la actividad cuando se cumple cierta edad. Ello propiciará que más autónomos se planteen jubilarse ante la escasa rentabilidad de esta profesión. 

Transportista
Muchos transportistas se retirarán aprovechando las nuevas ayudas para el abandono de actividad

El número de transportistas por cuenta propia que abandonarán la actividad este año aumentará exponencialmente, aseguran las organizaciones. El incremento de la partida presupuestaria de las ayudas estatales al abandono de la actividad al cumplir más de 60 años- y por las que cada profesional puede llegar a cobrar en torno a 30.000 euros - hará que muchos autónomos se planteen su jubilación. Un retiro que agravará aún más la falta de camioneros que padece la actividad desde hace años, si bien desde la patronal del transporte confían en que las condiciones del sector mejoren en los próximos años y se pueda realizar un verdadero relevo generacional en la profesión.

Entre las medidas acordadas recientemente entre las patronales del transporte y el Gobierno para frenar el impacto que la subida de los carburantes se encuentra un importante aumento de la dotación económica para las ayudas que permiten el abandono de la actividad a partir de los 60 años. Así, dentro del conjunto de medidas sociales que recoge el acuerdo alcanzado in extremis entre la Comisión Nacional del Transporte por Carretera (CNTC) y Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, se recoge el compromiso de duplicar el fondo de estas ayudas. Pasando de 10 a 20 millones de euros en 2022.

Se trata de un incremento importante del presupuesto, especialmente teniendo en cuenta que en 2021 se destinaron únicamente 9.540.000 millones de euros a esta medida que viene implementándose dese hace años para los transportistas que han cumplido más de 60 años. La subida hará que más autónomos puedan acceder al retiro y que opten por jubilarse ante los graves problemas que actualmente se enfrentan en el sector. Al menos es lo que prevén las patronales.

El 90% de los transportistas mayores abandonarán las actividad

El vicepresidente de la Federación Española de Transportistas Autónomos (Fetransa), José Carlos López Jato, explicó que las ayudas para el abandono de la actividad “son un balón de oxígeno para la gente que tiene más de 60 años. Estoy convencido de que el 90% de estos profesionales van a querer coger la ayuda y retirarse de la actividad”.

Hay que recordar que, actualmente, hay entre 3.000 y 4.000 autónomos de entre 60 y 65 años dedicados al transporte. Se trata de profesionales que llevan años ejerciendo su actividad haciendo frente a los problemas estructurales que arrastra el sector del transporte, junto con las nuevas dificultades como el aumento de los costes de los carburantes y las penalidades ocasionadas por la pandemia. Todo ello ha llevado a muchos profesionales por cuenta propia a una situación límite, en la que muchos se plantean la jubilación. “Estoy seguro de que muchos de ellos van a solicitar la ayuda” afirmó López Jato.

Las ayudas al abandono de la actividad del transporte proporcionan al autónomo un colchón económico de 30.000 euros para el momento de su jubilación. Cifra que se puede incrementar en 5.300 euros por cada semestre que le falte al transportista para alcanzar los 65 años. Según los datos oficiales publicados por la Dirección General de Transporte Terrestre del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, el año pasado sólo 312 trabajadores por cuenta propia pudieron beneficiarse de esta medida. Excluyendo a más de 500 profesionales que también solicitaron la ayuda.

“Creemos que, con el aumento del presupuesto económico de la ayuda, también se duplique el número de autónomos que puedan beneficiarse de ella. Además, es algo que prevemos con toda seguridad porque todos los años más del 50% de los solicitantes se quedan fuera” comentó Jato. Que destacó que normalmente reciben esta ayuda quien sea reconocido con una Incapacidad Permanente. 

¿Serán las penúltimas ayudas al abandono de la actividad?

La convocatoria de ayudas al abandono de la actividad para 2022 aún no ha sido publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE). El vicepresidente de Fetransa explicó que este año van con un poco más de retraso que en 2021, cuando a mediados de marzo ya estaba activa la convocatoria. “No sabemos la razón por la que Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana se ha retrasado este año en abrir la convocatoria. Pero, en cualquier caso, nos ha venido fenomenal porque ahora tenemos el compromiso de duplicar la dotación presupuestaria y alcanzar los 20 millones de euros, en vez de los 9,5 millones de euros de 2021” dijo López Jato.

El pasado diciembre, el Gobierno se comprometió con los transportistas a mantener las ayudas al abandono del transporte hasta el final de la legislatura. Esto significa que están sobre la mesa la celebración de la convocatoria en 2022 y la de 2023. Para el resto, López Jato expresó que “habrá que seguir peleando para que se mantengan. La petición que nosotros siempre hemos hecho a Moncloa es que continúen su vigencia durante cuatro o cinco años más. Porque es un sector con personas muy mayores, que invirtieron hace muchos años un dinero para acceder a la profesión y necesitan tener ahora una salida digna” dijo el vicepresidente de Fetransa.

En este sentido, López Jato comentó que tienen la esperanza de que “gente que tiene ahora mismo 61 años pueda acogerse a esta ayuda dentro de cuatro años. Lo que significaría mantener las ayudas al abandono de la actividad hasta 2026".

Antes tenían la opción de vender su tarjeta de transporte

Antes de la entrada el vigor del Real Decreto 70/2019, que modificó la Ley de Ordenación de Transportes Terrestres (ROTT), los transportistas más mayores vendían, en el momento de su jubilación, su tarjeta de transporte a los nuevos autónomos del sector. Antiguamente, los requisitos para acceder a la actividad eran muy altos - había que tener, por ejemplo, una flota mínima de tres vehículos –, un coste elevado para los autónomos primerizos, que aprovechaban la retirada de un transportista mayor para conseguir este permiso.

No obstante, con el ROTT desapareció la tarjeta de transporte y, por tanto, el colchón extra que tenían reservados muchos autónomos. “Ahora sólo tienen esta ayuda para dejar la profesión con cierta dignidad y poder subsistir los últimos años de su vida” dijo López.

El vicepresidente de Fetransa incidió en la importancia que tenían las ayudas ya no sólo para el transportistas, sino también para sus cónyuges. Aseguró que normalmente es un matrimonio el que vive exclusivamente de estas ayudas “porque pertenecen a una generación en la que la mujer todavía no se había incorporado al trabajo”, concluyó.

No faltan conductores, faltan condiciones

Para el vicepresidente de Fetransa, acceder a la ayuda al abandono de la actividad no significa que la persona tenga que dejar de conducir. “Hay una confusión muy generalizada. Estas ayudas están pensadas para que el empresario del transporte pueda abandonar la actividad y eso no significa dejar de conducir. Los autónomos somos empresarios y muchos conducimos nuestro camión, pero las ayudas al abandono de la actividad no son por ser conductores, sino por ser empresarios” dijo. Actualmente existe una incompatibilidad que impide a las personas que acceden a la ayuda seguir ejerciendo la actividad, pero desde Fetransa van a luchar para que ese requisito se elimine y la persona beneficiaria pueda seguir conduciendo.

Para López Jato que los autónomos opten a las ayudas no pone, por el momento, en peligro de relevo generacional para al sector. Confía en que, tras el acuerdo alcanzado recientemente, las condiciones en la actividad mejoren. “Es mentira que haya falta de conductores. En España hay potencial en cuanto al número de personas con la titulación para ejercer como transportistas. El problema es que no hay personas que estén dispuestas a soportar las malas condiciones laborales del sector” dijo López Jato. Que finalizó asegurando que “si se mejoran las condiciones de la actividad, habrá más transportistas dispuestos a trabajar”.

Muchos transportistas se retirarán aprovechando las nuevas ayudas para el abandono de actividad
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad