jueves. 26.11.2020

PARA AMORTIZAR CRÉDITOS Y OBTENER CIRCULANTE

Las sociedades de garantía recíproca inyectaron 2.400 millones de euros a pymes y autónomos

Las sociedades de garantía ya han inyectado 2.426 millones de euros a autónomos, pymes y emprendedores en los que va de 2020 para ayudarles a paliar los efectos económicos de la crisis provocada por el Covid-19.  
Las sociedades de garantía recíproca inyectaron 2.400 millones de euros a pymes y autónomos

Las sociedades de garantía recíproca inyectaron un total de 2.426 millones de euros a autónomos y pequeños negocios hasta octubre de 2020 con el objetivo de reducir el impacto económico causado por la pandemia del Covid-19. Esta cantidad, que se otorgó a partir de 33.354 avales formalizados, supuso un aumento del 115% en relación al mismo período del año pasado.

Esta financiación por parte de las Sociedades de Garantía Recíprocas (SGR) integradas en la Confederación Española de Sociedades de Garantía (SGR-CESGAR), benefició, entre enero y octubre de 2020, a 152.212 pymes, autónomos y emprendedores que contaron con una serie de créditos y préstamos en riesgo vivo por valor de 5.785 millones de euros.

Por otro lado, este capital supuso  que unos 30.000 nuevos negocios de todo el país pudieran aumentar su financiación y triplicaran su actividad. Todo ello contribuyó al mantenimiento de un total de 855.575 puestos de trabajo en estas empresas.

Necesidad de capital

Las líneas de avales especiales fueron lanzadas por las dieciocho SGR existentes en España y el objetivo que se intenta cumplir con estos avales es, en la medida de lo posible, solucionar la falta de capital de los autónomos y las pymes, en buena parte a causa de la pandemia. De acuerdo con las cifras del último barómetro de la Confederación Española de Pequeña y Mediana Empresa (CEPYME), hasta un 90% de los negocios en España han visto reducidos sus ingresos a causa del Covid-19. 

Además, más del 40% de dichos negocios vieron como sus beneficios disminuían hasta más de la mitad con respecto a años anteriores. Según el mismo estudio, el 50% de los autónomos españoles consideran que la supervivencia de su empresa está en riesgo dada la situación actual.

Los avales financieros, solicitados por el 95% de los negocios

Los autónomos y pymes interesados en acceder a los avales deben presentar sus solicitudes de forma telemática  a través de la ya mencionada plataforma ‘Con Aval Sí’. Ésta ha sido reforzada por las propias SGR para poder atender todas las demandas, que llegaron hasta las 38.080 por un importe de 4.117 millones de euros en todo 2020, lo que supone una cantidad cuatro veces superior a las tramitadas durante 2019, según cifras de SGR-Cesgar.

De todos los tipos de avales que inyectaron las SGR, el más demandado fue el de los avales financieros, que fue solicitado por el 95% de las empresas, y dentro de esta tipología, proliferaron sobre todo los avales destinados a circulante, que se incrementaron con respecto al mismo período del año anterior más de un 45%, lo que les coloca en un 75,8% del total de avales solicitados por los negocios. 

Por otra parte, ha disminuido el número de avales de inversión en más de un 33%, lo que les sitúa en el 17,2% del total de avales que piden las empresas como ayuda.    

También se emplearon para amortizar créditos

Otra de las principales demandas de los autónomos y las pymes en sus solicitudes ante la situación actual está centrada en la amortización de los préstamos o créditos que acumulan para poder hacer frente a ellos en un plazo superior a los tres años. 

De esta forma, a través de las SGR, un 85% de pequeños negocios y trabajadores por cuenta propia utilizarán los avales concedidos para devolver sus préstamos en el mencionado período de tres años, mientras que un 64% lo hará en un período de devolución de entre  tres y los cinco años.

Además, los trabajadores por cuenta propia cuentan con unas condiciones más ventajosas en la financiación. El importe medio avalado en este periodo en las operaciones financiadas desde las 18 SGR fue de 75.000 euros.

El sector servicios presentó más solicitudes

En cuanto a los solicitantes, un 43,8% del total corresponde a negocios del sector servicios, lo que supone un considerable aumento de operaciones respecto a 2019. En segundo lugar está el sector comercio, que representa el 23% del total de negocios y cuyo número de avales concedidos se ha elevado un 5% con respecto al año pasado. 

Mientras aumentaron servicios y comercio, el número de avales solicitados por el sector de industria disminuyó situándose en apenas un 16,3% de operaciones, lo que se traduce en un 6% menos de avales destinados a esta actividad. De la misma forma, el número de avales destinados al sector de la construcción decreció un 6%, representando el 12,3% del importe total financiado en este periodo. Por último, el número de operaciones para el sector primario también disminuyó y hasta llegar al 4,6% del total.

En cuanto al tamaño de las empresas solicitantes, el 77% de los avales tuvieron como destinatarias a las micropymes, que son las que cuentan con entre uno y diez trabajadores. 

¿Es fácil conseguir los avales de una SGR?

Las SGR son asociaciones sin ánimo de lucro que actúan como avalistas para autónomos y emprendedores, y funcionan al, mismo tiempo, como vínculo entre el banco y el autónomo que solicita un crédito a esa entidad. Es decir, su misión es facilitar la financiación a todos los proyectos viables que demanden sus servicios.

Según explicó el presidente de SGR-Cesgar, Antonio Courceiro, “cualquier autónomo o pyme que necesite financiación para un proyecto empresarial que sea viable puede beneficiarse de las ventajas del aval de una SGR”. Además indicó que “desde estas sociedades, no sólo se acepta o rechaza la operación, sino que también se proponen alternativas financieras”.

Pasos a seguir

  1. El primer paso que debe llevar a cabo un autónomo o un pequeño negocio es dirigirse a su SGR más cercana. Hay 18 en toda España, prácticamente una por comunidad autónoma  También puede hacerlo de manera telemática, gracias al portal web ‘Con Aval Sí’, creado por SGR-Cesgar para facilitar a las pymes ese acceso a la financiación. 
  2. A continuación, el autónomo o la empresa en cuestión debe “decidir qué tipo de aval necesita y elegir a qué SGR dirigirse”, señaló Courceiro, a lo que añadió que “debe facilitar su información personal y la de su negocio, aportando la documentación requerida para el análisis de riesgo de crédito”.
  3. “Una vez presentada esa documentación, el equipo de analistas de la SGR, con el fin de establecer el diagnóstico concreto, evaluará la viabilidad del proyecto y la situación económico-financiera de la pyme”, explicó el presidente de SGR-Cesgar.  
  4. También Courceiro agregó que “en el caso de aceptar la operación, se comunica la decisión al empresario a la mayor brevedad posible” e hizo hincapié en el dato de que “más del 80% de las operaciones que llegan a la ventanilla de una SGR son aprobadas”.

Las sociedades de garantía recíproca inyectaron 2.400 millones de euros a pymes y autónomos