Podrán recibir hasta 200.000 euros en tres años

Valencia quiere ser la primera CCAA que ofrece ayudas a los autónomos para que implanten la jornada de cuatro días

Los autónomos y pequeños negocios valencianos que quieran ensayar la jornada laboral de cuatro días recibirán una ayuda económica durante tres años. La cuantía total por empleado será de 9.611,34 euros.

Los autónomos valencianos que apuesten por la jornada laboral de cuatro días recibirán una ayuda eco
Los autónomos valencianos que apuesten por la jornada laboral de cuatro días recibirán una ayuda eco
Valencia quiere ser la primera CCAA que ofrece ayudas a los autónomos para que implanten la jornada de cuatro días

La implantación de una jornada laboral de cuatro días a la semana lleva meses debatiéndose en España. Muchos la ven como un brindis al sol. Otros aseguran que ya se está ensayando con éxito en algunas empresas, sobre todo en el extranjero. ¿Y los autónomos con empleados?, ¿les sería posible trabajar solo cuatro días y obtener los mismos ingresos? El Gobierno de la Comunidad Valenciana piensa que sí y quiere ser la primera autonomía en ofrecer ayudas a los autónomos y pequeños negocios que implanten esta jornada reducida sin modificar por ello los salarios de sus trabajadores.

En los próximos meses se pondrá a prueba un programa piloto en el que el Gobierno central invertirá 10 millones de euros y que pretende llegar a unos 200 negocios españoles. El pasado mayo, Valencia acogió la “Cumbre Internacional de la Semana de 4 Días”, donde se debatió sobre el futuro del empleo y se analizó la reducción de la jornada en distintos países de Europa. Ahora, pocas semanas después del evento, la Comunidad Valenciana ofrecerá ayudas directas a los autónomos que decidan implantar la jornada de cuatro días sin reducir el salario de sus empleados.

En concreto, aquellos autónomos que apuesten por este tipo de jornada y que no bajen el salario de sus empleados, recibirán a lo largo de tres años un total de 9.611,34 euros por cada trabajador. El primer año, la subvención por empleado será de 5.492,19 euros; el segundo año recibirán 2.746,10 euros; el último año percibirán 1.373,05 euros.

La Generalitat Valenciana dice que el objetivo es “promover una mejora duradera de la productividad del trabajo, que favorezca la generación de valor añadido y la retención de talento en las empresas valencianas. Asimismo, también se pretende que esta medida contribuya a ampliar las posibilidades de conciliación familiar, personal y laboral, y a la disminución de las emisiones de carbono vinculadas a la movilidad laboral y a los usos intensivos de energía”.

Valencia quiere ser la primera en reducir la jornada laboral

El pasado 30 de junio, la Conselleria de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo de la Comunidad Valenciana aprobó las bases reguladoras del nuevo programa de ayudas destinado a los trabajadores autónomos de la región. Esta iniciativa establece incentivos para la reducción de la jornada laboral a cuatro días o 32 horas semanales, así como para la productividad de los negocios o empresas valencianas.

El programa, que está dotado con un presupuesto de 1,5 millones de euros, ofrecerá a los autónomos de la comunidad un apoyo económico por cada uno de los empleados que se adhieran a la reducción de la jornada, siempre y cuando exista un acuerdo previo con la representación legal del trabajador. Además, para poder percibir la subvención, el salario del empleado no podrá ser modificado y se deberá realizar un “Plan de Reducción de la Jornada Laboral y Mejora de la Productividad”, según establecen las bases de la convocatoria.

La duración máxima del programa se ha establecido en tres años, percibiendo cada año una cantidad diferente. Así, por cada persona trabajadora que vea reducida su jornada laboral, el autónomo recibirá una subvención de 5.492,19 euros el primer año; 2.746,10 euros el segundo año; y 1.373,05 euros el tercer año. A lo largo de los tres años, por cada trabajador se recibirá una subvención total de 9.611,34. Cada negocio o empresa podrá recibir un importe máximo de 200.000 euros en el cómputo total de la duración del plan.

Para poder percibir las ayudas, el negocio o empresa deberá contar con un mínimo de empleados adheridos a la reducción de la jornada, en función del volumen de la plantilla. Para realizar el cálculo se tendrá en cuenta la plantilla total en la fecha de presentación de la solicitud de la ayuda y computarán todas las personas trabajadoras, independientemente de cuál sea la forma de contratación laboral.

  • Menos de 10 empleados: deberá reducirse la jornada, al menos, al 30% de los trabajadores. En cualquier caso, la reducción deberá aplicarse, como mínimo, a dos empleados.
  • Entre 10 y 49 empleados: deberá reducirse la jornada, al menos, al 30% de los trabajadores. En cualquier caso, la reducción deberá aplicarse, como mínimo, a tres empleados.
  • Más de 50 empleados: deberá reducirse la jornada, al menos, al 20% de los trabajadores.

En caso de que el negocio resulte beneficiario de la ayuda, recibirá el dinero correspondiente en dos pagos. En primer lugar, se pagará un anticipo del 30% del importe de la subvención anual en el plazo de un mes a partir de la fecha de la notificación de la resolución. El segundo pago, correspondiente al 70% restante, se efectuará cuando finalice un año desde que haya iniciado el Plan de Reducción de la Jornada Laboral y Mejora de la Productividad, siempre y cuando se haya justificado su correcto cumplimiento.

Los autónomos valencianos que apuesten por la jornada laboral de cuatro días recibirán una ayuda económica durante tres años.

Qué tipo de autónomos podrán acceder a estas ayudas y cuáles son los requisitos

Todos los negocios o empresas privadas, independientemente de cuál sea su forma jurídica, podrán ser beneficiarias de esta subvención, siempre y cuando desarrollen su actividad en la Comunidad Valenciana y cumplan con los requisitos establecidos en las bases reguladoras de la convocatoria.

  • El autónomo deberá reducir la jornada laboral a tiempo completo, al menos, un 20% cuando la jornada sea equivalente a cuarenta horas semanales. Si en el momento de la solicitud de la ayuda, la jornada implantada es inferior a las 40 horas semanales, tendrá que reducirse hasta las 32 horas semanales.

  • Esta reducción deberá establecerse para una duración temporal mínima de un año, prorrogable a tres años y afectará exclusivamente a personas trabajadoras con contrato indefinido a tiempo completo.

  • En el caso de que alguno de los empleados incluidos en el programa finalice su relación laboral con la empresa, independientemente de cuál sea la causa, deberá ser sustituido en el plazo máximo de un mes desde el fin de la relación laboral.

  • La reducción de jornada no podrá afectar, en ningún caso, a la retribución salarial del empleado. Como consecuencia, durante el tiempo de la reducción de la jornada, se deberán mantener en idénticos términos e importes las bases de cotización que resultarían aplicables si se mantuviese el 100% de la jornada ordinaria de trabajo en cómputo anual.

  • Será obligatorio elaborar un “Plan de Reducción de la Jornada Laboral y Mejora de la Productividad” conforme a las directrices que se establezcan en cada convocatoria anual de ayudas. En este plan se deberán indicar las medidas organizativas y formativas que se vayan a implementar para optimizar el tiempo de trabajo.

  • Se deberá suscribir un acuerdo con la representación legal de las personas trabajadoras sobre la implantación del programa. Si no existe representación legal en el negocio o empresa, el acuerdo deberá alcanzarse con las organizaciones sindicales más representativas del sector de actividad al que pertenezca la empresa.

  • Deberá haber un compromiso de colaboración con la Conselleria para que sea posible evaluar y seguir el programa. Para ello, se deberá autorizar la cesión de datos y estadísticas anónimas para que puedan realizarse estudios e investigaciones sobre el programa.

  • Se deberá acreditar que el negocio o empresa cuenta con un Plan de Igualdad registrado por la Autoridad Laboral, independientemente de cuál sea el número de empleados.

  • En todo caso, la propuesta del número de personas trabajadoras participantes en el programa deberá contar con una participación similar de hombres y mujeres en relación con la distribución de género preexistente en el conjunto de la plantilla de personas trabajadoras con contrato de trabajo a tiempo completo. En este sentido, se permitirá como máximo una desviación del 10 %.

Los autónomos tendrán que devolver el importe percibido si no cumplen con los requisitos

En caso de no cumplir con los requisitos impuestos por las bases reguladoras de la convocatoria, el autónomo podría verse en la obligación de devolver el importe de la subvención, ya sea de forma total o parcial. En concreto, deberá proceder al reintegro total de la ayuda en los siguientes supuestos:

  • Cuando incumpla el compromiso de reducción mínima del 20% de la jornada en cómputo semanal durante el año de vigencia del mismo, si su jornada ordinaria de trabajo era previamente de 40 horas semanales.

  • Cuando incumpla el compromiso de reducción de la jornada a 32 horas semanales, si su jornada ordinaria de trabajo era previamente inferior a 40 horas semanales.

  • Cuando, en la fase de justificación de la ayuda, el informe del Instituto Valenciano de la Competitividad Empresarial (IVACE) señale que la empresa o negocio no ha acreditado el incremento o la mejora de la productividad.

La jornada de cuatro días a debate: ¿es posible implantarla? ¿todos los negocios podrían adaptarse a ella?

Aunque con el proyecto piloto del Gobierno central y la subvención económica de la Generalitat Valenciana, la implantación de la jornada de cuatro días da sus primeros pasos, lo cierto es que no todos los negocios o empresas están preparados para implantarla. Algunos por el tipo de negocio y otros por el sector al que pertenecen.

Por un lado, están los autónomos sin empleados, que gestionan su propio tiempo en base a lo que creen que tienen que trabajar o en base a las necesidades de su emprendimiento. En ocasiones podrán trabajar cuatro días a la semana, y otras veces necesitarán desempeñar su labor todos los días de la semana.

Por otro lado, están los pequeños negocios o comercios con empleados a su cargo que, por sus características, tienen complicado el implantar una jornada de cuatro días a la semana. No es lo mismo tener cincuenta empleados con turnos diferentes, que tener una plantilla compuesta por dos personas. Tampoco podrá actuar de igual forma un negocio que trabaja de cara al público y tiene que ofrecer un amplio horario a sus clientes.

Asimismo, la posibilidad de reducir la jornada laboral sin modificar el salario de los empleados puede causar importantes trabas para los autónomos, ya que dependiendo del negocio, el hecho de reducir las horas de trabajo de sus trabajadores podría traducirse en una disminución de los ingresos.

Valencia quiere ser la primera CCAA que ofrece ayudas a los autónomos para que implanten la jornada de cuatro días