Sábado. 15.06.2019

SIETE CAUSAS QUE PROVOCAN UNA INSPECCIÓN

¿Estás dando motivos para que Hacienda te investigue?

¿Estás dando motivos para que Hacienda te investigue?

El miedo a una posible inspección de Hacienda es común a todo el colectivo de trabajadores autónomos. Por este motivo, se torna necesario saber cuáles son las causas que llevan al Fisco a investigarte.

¿Estás dando motivos para que Hacienda te investigue?

En los últimos años, el Fisco ha intensificado su lucha contra el fraude fiscal y la economía sumergida. Existen un sinfín de motivos por los que Hacienda puede hacer una visita sorpresa en un negocio, aunque se rige por una serie de patrones y es muy útil que el autónomo sepa cuáles son las principales causas que encienden las alarmas de la Agencia Tributaria y pueden llevar a un inspector a llamar a su puerta.

En el mejor de los casos puede tratarse de lo que se denomina ‘Inspección Rutinaria’. Sin embargo, también puede tratarse de inconsistencias en la actividad contable del negocio, con la consecuente sanción.

Siete motivos para recibir una Inspección

1. Devoluciones tributarias excesivas

Uno de los motivos más frecuentes por los que un inspector de Hacienda se acercará a un negocio es una devolución del IVA excesiva. Es decir, si la declaración del IVA (el modelo 303) sale a devolver una cuantía sospechosamente generosa será uno de los motivos claros por los que el Fisco se interesará por las cuentas del autónomo.

2. Descuadres entre modelos trimestrales y modelos anuales

Es imprescindible que encajen las declaraciones trimestrales de IVA o IRPF (modelos 303, 130…) con los modelos anuales (modelo 390,190…), ya que estos últimos informan sobre toda la actividad anual del negocio. Por lo que lo natural sería que ambas declaraciones cuadren, ya que de lo contrario al día siguiente habrá un inspector llamando a la puerta del local para exigir los libros contables.

3. Solicitud de NIF intracomunitario

Solicitar el NIF intracomunitario es otro de los motivos más frecuentes por los que un negocio pasa estar bajo la lupa de la Agencia Tributaria. No obstante, las inspecciones por este motivo, normalmente, se deben a una simple comprobación de datos, que se resuelve justificando la necesidad de dicho NIF.

4. Declaración o no de subvenciones

Hacienda, por supuesto, también vigila a los beneficiarios de subvenciones públicas, si se han declararado correctamente y se han acreditado como ganancia patrimonial, ya que, por lo general, estas subvenciones están exentas de tributación y no deben declararse, pero hay otras que no están exentas y, por ende, habrá que acreditarlas como corresponde.

5. Dejar sociedades inactivas

Dejar sin actividad una sociedad y crear otra parecida, con los mismos socios, misma actividad y misma sede, está poniendo en el foco sobre el negocio para que se presente un inspector por parte de Hacienda. Si existen deudas tributarias pendientes, podría dar lugar a la apertura de un expediente de derivación de responsabilidad, o de sucesión de empresas. Los inspectores también hacen hincapié en si se producen operaciones entre sociedades matrices y filiales residentes en España y el Extranjero o se constata la utilización de paraísos fiscales como domicilio a efecto de pagos impuestos.

6. No presentar declaraciones

La Agencia Tributaria dispone de alertas para los contribuyentes que presentaron su declaración durante unos años y dejan de hacerlo. Hacienda estará detrás del autónomo para averiguar el motivo. Hay que tener en cuenta que el Fisco conoce los datos de cualquier negocio y, por ende, podría pedir explicaciones si no ve motivos para dejar de declarar, sospechando un supuesto fraude.

7. Exceso de gastos deducibles

Existe cierta tendencia a incluir gastos no relacionados con el negocio. Algo que Hacienda puede detectar fácilmente y derivar una inspección, con mayor razón cuando los importes deducidos superan a los ingresos declarados.

¿Estás dando motivos para que Hacienda te investigue?