viernes. 15.11.2019

GUÍA PARA ABRIR UNA PELUQUERÍA CANINA

Atrévete a montar una peluquería canina

Atrévete a montar una peluquería canina

Cada vez es más frecuente pasear por la calle y ver cómo un pequeño yorkshise presume de coletas. O cómo la melena de un chow chow recién tratada en la pelu se asemeja a la de un león tamaño mini. Autónomos y Emprendedores te cuenta todo lo que necesitas saber para abrir una peluquería canina.  

Autónomos y Emprendedores
Atrévete a montar una peluquería canina

Hace pocos días no despertábamos con la noticia de que en España hay más mascotas que niños menores de 15 años. Según las estadísticas el número de animales de compañía registrados, es decir, con el correspondiente chip de identificación, alcanzó los 13 millones, un 40% más que hace cinco años. Y en los próximos años los veterinarios consideran que “la cifra irá en aumento”.

Si distinguimos por tipo, España es un país dog friendly en la nueve de cada diez son perros. Al amparo de ello han florecido un gran número de pequeños negocios regentados por autónomos. Entre ellos las peluquerías especializadas en “lavar, cortar y peinar” a los fieles canes. Y es que, ¿por qué no pasear con tu mejor amigo luciendo un corte de pelo a juego? O mejor, ¿por qué no lanzarte a emprender y montar una peluquería canina? 

Son muchos los emprendedores que se preguntan cómo montar una peluquería canina. Razón por la que en esta guía te contamos todos los consejos, requisitos y presupuesto que necesitas saber para poner en marcha tu propia propia peluquería canina. Además, te informamos sobre algunas de las franquicias de peluquerías caninas que existen en el mercado, y que también pueden ser una opción. 

Consejos para montar una peluquería canina

El primero de los consejos para montar una peluquería canina es formarse con un buen profesional del ramo. Algo que no te resultará caro y te ayudará a diferenciar que no es lo mismo un “corte de raza”, que se realizan en las exposiciones caninas, que un “corte funcional” que son los que se realizan a diario. Los expertos también recomiendan realizar un curso de técnicas de venta y atención al cliente, así como de gestión comercial y contabilidad.

Superado el periodo de formación el siguiente paso es elegir bien el local y la zona en la que poner en marcha una peluquería canina. Para ello habrá que tener en cuenta una tres importantes factores: tener un buen acceso y fácil aparcamiento, que esté en un lugar visible y se ubique en una zona de paso próxima a supermercados o parques y que tenga una superficie adecuada para colocar todo el equipo necesario (bañeras, mesas, cabinas de secado…).

Otro de los aspectos fundamentales, que deberá resolver el emprendedor cuando esté estudiando cómo montar una peluquería canina, será la imagen de marca. Recomiendan elegir un nombre sencillo, fácil de recordar, y un logotipo que consiga a la primera que los clientes asocien tu proyecto al negocio de las peluquerías caninas (por ejemplo, si sólo pones una pelota puede confundirse con una tienda de deportes).

¿Cómo abrir una peluquería canina?

Para abrir una peluquería canina lo primero es darse de alta como autónomo. Realizado este trámite, hay que acudir al Consistorio del municipio en el que se vaya a ejercer la actividad, concretamente a la Concejalía de Urbanismo, donde te informarán acerca de la licencia de apertura -trámite obligatorio por Ley-. Allí, deberán explicar todos y cada uno de los requisitos necesarios para obtener la licencia para abrir una peluquería canina (medioambientales, técnicos, de accesibilidad..) que, cabe recordar, varían de una a otra localidad. Lo normal es que la normativa se encuadre dentro de las licencias para actividades nocivas o clasificadas.

¿Cuáles son los requisitos para abrir una peluquería canina?

Como ocurre con cualquier negocio para abrir una peluquería canina el requisito imprescindible ser autónomo. Aunque no es necesario ser veterinario para ejercer de peluquero canino, si es conveniente tener ciertos conocimientos sobre la salud de los perros y disponer algún acuerdo con alguna clínica veterinaria cercana por posibles incidencias que surjan a la hora de bañarles o cortarles el pelo.

Para obtener la licencia de apertura de una peluquería para perros se debe presentar el contrato del alquiler del local o el título de propiedad, el proyecto firmado por un ingeniero técnico, planos y la calificación medioambiental según los criterios que marque el Ayuntamiento en cuestión.

Con el papeleo hecho queda comprar todo lo necesario para poder abrir una peluquería canina sin que falte de nada.

¿Cuánto cuesta montar una peluquería canina?; ¿Qué presupuesto necesito?

Uno de las preguntas más frecuentes que se hacen los emprendedores interesados en este tipo de negocio es: ¿cuánto cuesta montar una peluquería? y ¿qué presupuesto necesito?. La respuesta dependerá mucho de la superficie del local (no es lo mismo un local de 60 metros cuadrados que uno de 120) y de la zona en la que se ubique (en las calles céntricas de una capital como Madrid o Valencia será siempre mucho más caro que en otras provincias y municipios). Por lo tanto, la mayoría del presupuesto que necesitemos para poner en marcha una peluquería dependerá del local. 

No obstante, lo que cueste montar una peluquería canina no sólo dependerá del tamaño y de la zona del local, dado que los costes para arrancar la actividad serán variables y sumarán más o menos en función de si hay que realizar algún tipo de reforma en el local. En cuyo casos habrá que incluir en el presupuesto para abrir una peluquería canina los dos siguientes conceptos:

  • Obras de acondicionamiento de un local de unos 70 metros cuadrados incluyendo proyecto y licencia de obra: 3.000 – 5.000 euros.
  • Licencia de actividad: entre 700 y 900 euros

Con el local en perfecto estado de revista hay que dotarlo del mobiliario y el equipo que se necesita para poder prestar todos los servicios que ofrecen las peluquerías para perros. En este punto hay que añadir al presupuesto los siguientes aparatos: 

  • Una bañera. Puede ser de acero o de las de cerámica blanca de toda la vida. El coste es de entre 1.000 y 1.400 euros.
  • Una mesa de peluquería canina completa, con superficie antideslizante y un sistema de sujeción horca y lazo para evitar caídas. Es recomendable emplear una eléctrica o hidráulica ya que cada perro tiene una altura distinta y este sistema nos ayudará a mantener la postura y evitar lesiones. Se pueden encontrar desde algo menos de 100 euros hasta unos 500 euros.
  • Secadores expulsores. Cuyo precio oscila entre los 70 y los 280 euros.
  • Máquinas de pelar, peines, cardas, cepillos universales, tijeras, pinzas cortauñas…
  • Productos de cosmética de calidad especial para mascotas.

En definitiva, sin tener en cuenta los costes fijos mensuales (cuota de autónomos, alquiler de local, suministros…) para montar una peluquería canina hay que disponer de un presupuesto mínimo de entre 5.000 y 7.000 euros.

Las franquicias de peluquería canina, una solución menos arriesgada

Los emprendedores interesados en poner en marcha un negocio de este sector, pueden optar también por una solución menos arriesgada y emprender bajo la enseña de una franquicia de peluquería canina. Las franquicias -sistema bajo el que operan en España 77.397 negocios- otorga al emprendedor el respaldo de un modelo testado, en la mayoría de las ocasiones, con una imagen de marca consolidada que es en sí misma un foco de atracción de clientes. 

Algunas de las franquicias de peluquería canina que hay en el mercado son AquaDoggy o Tierra Animal, con las que lanzarse a abrir una peluquería para perros puede ser más seguro. No obstante, también hay que tener muy en cuenta que en la franquicia, no siempre es oro todo lo que reluce y habrá que estudiar bien las condiciones del contrato de franquiciado de una de estas peluquerías caninas. 

Atrévete a montar una peluquería canina