domingo. 09.08.2020

SON MÁS DE 20 AUNQUE ALGUNAS YA NO ESTÁN DISPONIBLES

El Gobierno publica una guía actualizada con todas las ayudas para los autónomos

El Gobierno publica una guía actualizada con todas las ayudas para los autónomos

El Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital publicó una guía actualizada con toda la información sobre las más de 20 medidas que puso en marcha el Gobierno a principios de la crisis para los autónomos. Muchas de ellas siguen vigentes aunque alguna ya no está disponible.

El Gobierno publica una guía actualizada con todas las ayudas para los autónomos

Ante el impacto económico y social causado por la crisis del COVID-19, el Gobierno ha ido aprobando diferentes paquetes de medidas  para proteger a los autónomos y pequeños negocios. El objetivo no es otro que minimizar el impacto en la economía para facilitar una rápida recuperación una vez se supere la emergencia sanitaria, y reforzar la lucha contra la enfermedad.

Algunas de las más importantes han sido la prestación por Cese de Actividad extraordinario, los ERTEs por causa de fuerza mayor y los ICO. Pero también algunas ayudas sociales como el Bono eléctrico o las moratorias de alquileres e hipotecas de locales a las que, desgraciadamente, no han podido acceder la mayoría de los autónomos.

El Estado de Alarma ya ha terminado pero la crisis sanitaria y los problemas económicos siguen siendo parte del día a día de los autónomos. De hecho, los trabajadores por cuenta propia continúan librando su particular batalla contra el COVID-19. Por ello, siguen en marcha muchas de las ayudas para los trabajadores por cuenta propia que se han visto afectados por la crisis, aunque algunas ya no.

Guía actualizada por el Ministerio

Tras decenas de consejos de ministros, se han ido modificando, complementando y, a veces, mejorando las ayudas y prestaciones estatales a las que pueden optar a día de hoy los autónomos y pequeños negocios. Ahora, el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital ha creado una guía especial con toda la información sobre las medidas adoptadas por el Gobierno de España en el ámbito económico, social y sanitario, frente a la pandemia del COVID-19.

  • Prestación extraordinaria por cese de actividad (extendida hasta septiembre)

Los trabajadores autónomos afectados por la suspensión de actividades decretada por el estado de alarma o que vean reducida su facturación, al menos, un 75% en el mes anterior a la solicitud respecto a la facturación media del semestre anterior (o a igual periodo del ejercicio anterior en el caso de sectores con alta estacionalidad) podrán acceder a esta prestación económica extraordinaria a cargo de la Seguridad Social.

Los trabajadores autónomos que vinieran percibiendo hasta el 30 de junio la prestación extraordinaria por cese de actividad prevista en el artículo 17 del Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, podrán solicitar, según Real Decreto-ley 24/2020, de 26 de junio, la prórroga de dicha prestación hasta el 30 de septiembre. El acceso a esta prestación exigirá acreditar una reducción en la facturación durante el tercer trimestre del año 2020 de, al menos, el 75 por ciento en relación con el mismo periodo del año 2019, así como no haber obtenido durante el tercer trimestre de 2020 unos rendimientos netos superiores a 5.818,75 euros.

Para acceder a esta prestación ordinaria compatible con la actividad, no es necesario esperar a que termine el trimestre. Los autónomos tienen la posibilidad de renunciar a la prestación durante esos tres meses si ven recuperada su actividad.

Además, aquellos que no ejercieron la opción de realizar la gestión de determinaciones prestaciones de la Seguridad Social a través de una Mutua colaborada podrán optar ahora por una Mutua al tiempo de solicitar el cese y así garantizar que la nueva entidad les pueda reconocer el derecho y facilitar su tramitación.

  • Accidente de Trabajo COVID-19

Además, al principio de la crisis, la Seguridad Social modificó el criterio y pasó a considerar la enfermedad por coronavirus o la cuarentena como accidente de trabajo y no como enfermedad laboral. Así, con el Real Decreto-ley 6/2020 de 10 de marzo, que incluye medidas urgentes en el ámbito económico y para la protección de la salud pública, el contagio o aislamiento por coronavirus pasó a ser considerado accidente laboral para el autónomo, y el trabajador por cuenta propia que acceda a esta IT cobrará el 75% de su base de cotización al día siguiente de coger la baja -en vez del 60% como sucede con la enfermedad laboral-.

  • ERTEs por causa de fuerza mayor

Con el objetivo de evitar que una situación coyuntural como la actual tenga un impacto negativo de carácter estructural sobre el empleo, se adoptaron diversas medidas de flexibilización y agilización de los procedimientos de regulación de empleo y de mejora de la cobertura. Así, se agilización de los ERTE por fuerza mayor y exoneración de su cotización. Se ha exonerado el pago de las cotizaciones empresariales a la Seguridad Social para las empresas con ERTE hasta el 30 de junio. 

Se ha ampliado la duración de estas exoneraciones tanto para aquellos que mantengan a todos sus trabajadores en ERTE (total), como a quienes recuperen a algunos (parcial) y, por vez primera, para aquellos que pasen a ERTE por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción (ETOP).

  • Línea de Avales ICO

Con el fin de que autónomos y pymes puedan obtener liquidez, se aprobaron una serie de préstamos y otras modalidades de financiación especiales, disponibles hasta septiembre, aunque podrían ampliarse todavía más.

El ICO difunde con carácter quincenal a través de su página web (https://www.ico.es/web/ico/linea-avales) datos de la evolución de esta línea de avales, con información por tamaño de empresa beneficiaria, sector de actividad y comunidad autónoma.

Además, cabe mencionar que se establece la posibilidad de supeditar el pago de las deudas tributarias a la obtención de la financiación a través de la Línea de Avales del ICO.

  • Línea de financiación para atender a las empresas y autónomos del sector turístico y actividades conexas afectados por el COVID-19

Para atender las necesidades de liquidez de las empresas y autónomos del sector turístico y actividades conexas, el 12 de marzo se amplió la línea de financiación del ICO creada para empresas y autónomos del sector turístico afectadas por la quiebra del grupo empresarial Thomas Cook. De nuevo, con el nuevo plan para la reactivación del turismo se volvió a ampliar esta línea a la que pueden acceder los negocios del sector que todavía seguirán afectados durante los próximos meses.

  • Adaptación del pago de tributos a los ingresos reales de los autónomos por módulos

La guía explica que se adapta el cálculo de los pagos fraccionados en el método de estimación objetiva del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y el ingreso a cuenta del régimen simplificado del Impuesto sobre el Valor Añadido. Estos pagos, al estar calculados sobre signos, índices o módulos previamente determinados en situación de normalidad, conllevarían unas cuantías no ajustadas a la realidad de los ingresos actuales de los autónomos. 

Así, los 'moduleros' pudieron pasar al Régimen General durante el tiempo que consideraran para no tener que pagar por encima de lo que de verdad habían ingresado.

  • Reducción de las cotizaciones para determinados trabajadores agrarios durante los periodos de inactividad en 2020

Se aprobó la extensión para el año 2020 de una reducción en la cotización durante la situación de inactividad en el Sistema Especial para Trabajadores por Cuenta Ajena Agrarios, establecido en el Régimen General de la Seguridad Social, para aquellos trabajadores que hubiesen realizado un máximo de 55 jornadas reales cotizadas en el año 2019.

El importe de dicha línea se elevó hasta los 400 millones de euros y se extendió su aplicación a empresas de todo el territorio nacional (inicialmente estaba disponible para Canarias e Islas Baleares) y a más actividades económicas conexas al turismo, así como la capacidad de la misma para llegar a más empresas y autónomos afectados.

Se trata de una línea dentro de la Línea ICO Empresas y Emprendedores que cuenta con una garantía aportada por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo del 50% del importe concedido a través de las entidades financieras.

  • Aplazamiento de pagos de préstamos concedidos por comunidades autónomas o entidades locales

Los autónomos afectados por la crisis del COVID-19 que sean prestatarios de créditos o préstamos financieros con una comunidad autónoma o entidad local podrán solicitar el aplazamiento extraordinario del pago de principal y/o intereses a satisfacer en lo que queda de 2020.

  • Agilización de trámites aduaneros

Se agilizaron los trámites aduaneros en el sector industrial. Para ello, se permite que el titular del Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Estatal de Administración Tributaria acuerde que el despacho aduanero pueda ser realizado por cualquier órgano o funcionario del área.

Siguen las ayudas sociales, aunque con dificultades de acceso

Durante el Estado de Alarma, el Gobierno aprobó varias medidas para aquellos autónomos que se vieron afectados por la crisis del COVID-19. Entre otras cosas, amplió el Bono social eléctrico al colectivo de trabajadores por cuenta propia, que podrán reducir un 25% la factura de luz de su local y flexibilizó los contratos de suministros de electricidad y gas natural. 

Sin embargo, la mayoría de profesionales han tenido problemas para poder acogerse a estas medidas. Sin ir más lejos, entre los principales requisitos que recogen la mayor parte de estas medidas se encuentra el haber tenido que cesar la actividad -y darse de baja en Hacienda- por lo que sólo alrededor de un 1% de autónomos que cerraron permanentemente durante estos meses han podido acceder a estas ayudas. 

Aún así, hay que recordar que siguen vigentes las siguientes:

  • Bono eléctrico

El RDL 11/2020 amplía el colectivo de potenciales perceptores del bono social eléctrico a los autónomos que hayan cesado su actividad o visto reducidos sus ingresos en más de un 75%.

Se prorroga de forma automática el plazo de vigencia del bono social eléctrico hasta el 15 de septiembre de 2020 para evitar que los beneficiarios dejen de percibir los descuentos y beneficios previstos en la normativa.

  • Flexibilización de los contratos de suministro de electricidad y gas natural para autónomos y empresas

Ahora que ha finalizado el estado de alarma, en el plazo de tres meses, el consumidor que haya solicitado la suspensión o modificación de su contrato de suministro podrá solicitar su reactivación o nueva modificación. Dichas reactivaciones o las modificaciones se realizarán en el plazo máximo de cinco días naturales y sin que proceda la repercusión de coste alguno sobre el consumidor.

También pueden posponerse los pagos de estos suministros, otorgándose un plazo de devolución de las cantidades adeudadas de seis meses desde que se decrete la finalización del estado de alarma.

  • Ayudas con la renta arrendaticia de la vivienda

En función de la renta de la unidad familiar, se puede acceder a moratorias o ayudas en el alquiler de la vivienda habitual. Además, se han concedido avales para pagar el alquiler en familias que no superen una serie de umbrales de renta establecidos.

  • Disponibilidad planes de pensiones

Otra de las medidas que puso en marcha el Gobierno es que los autónomos que dispongan de un plan de pensiones y que, como consecuencia de la crisis por el coronavirus hayan tenido que cesar su negocio podrán rescatar estos ahorros, bajo una serie de condiciones y con un importe máximo a disponer no superior a los salarios dejados de percibir.

Así, podrá solicitarlo cualquier empresario titular de establecimientos cuya apertura al público se haya visto suspendida como consecuencia de lo establecido en el artículo 10 del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo y autónomos que hubieran estado previamente integrados en un régimen de la Seguridad Social como tales y hayan cesado en su actividad como consecuencia de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19.

En cuanto a los importes rescatados, tendrán consideración de rendimientos del trabajo y por tanto se les aplicará el tipo impositivo correspondiente en el IRPF del autónomo. Se puede solicitar el reembolso a la entidad Gestora del Plan de Pensión, que deberá efectuarse en siete días desde la presentación de los documentos acreditativos..

  • Moratoria hipotecaria

La guía explica que los autónomos y pymes vulnerables pueden solicitar una moratoria del pago de la hipoteca de su local o inmueble afecto a su actividad económica. De igual manera, se puede acceder a una moratoria de la hipoteca de su casa particular.

La moratoria puede solicitarse en cualquiera de las sucursales de las entidades financieras o a través de cualquier otro canal habilitado por el prestamista. Es necesario aportar los documentos acreditativos de que la persona o el autónomo se encuentran en situación de vulnerabilidad. Eso sí, ahora que ha finalizado el estado de alarma, se dispone de un mes para la aportación de los documentos.

  • Moratoria deuda no hipotecaria

Los autónomos en situación de vulnerabilidad económica pueden solicitar una moratoria de los contratos que impliquen financiación sin garantía hipotecaria para su negocio (préstamos, créditos, leasing, factoring, etc.) que hayan sufrido una caída de las ventas de, al menos, un 40%.

  • Contratos públicos

Por último, la guía explica que se regula la suspensión de contratos públicos de servicios y de suministros de prestación sucesiva, cuya ejecución se vea afectada por el COVID-19. En estos supuestos, la entidad adjudicadora deberá abonar al contratista los daños y perjuicios sufridos por éste durante la suspensión.

No hubo más aplazamientos de impuestos ni moratorias de cotizaciones

Una de las decisiones que tomó el Gobierno, cuando declaró el Estado de Alarma, fue la puesta en marcha de un aplazamiento de impuestos y de la moratoria de las cotizaciones. Sin embargo, ninguna de estas medidas siguen en marcha. Tal y como informó este diario, se permitió aplazar hasta el 20 de mayo las declaraciones de impuestos del primer trimestre, como IVA o Impuesto de Sociedades - entre otros- a todos aquellos autónomos y pymes que facturasen por debajo de los 600.000 euros anuales. 

Dicha moratoria se hizo en único plazo de seis meses. Sin embargo, sólo los tres primeros están exentos de intereses. Es decir, el propio contribuyente tiene que acordarse de cancelar para no pagar intereses. También hay que tener en cuenta es que estos seis meses empezarán a contar desde el momento en el que se presente la liquidación de impuestos solicitando el aplazamiento. 

Por otro lado, algunos autónomos que se vieron afectados en su actividad por el COVID 19 pudieron solicitar a la Seguridad Social la moratoria en el pago de cotización de mayo, junio y julio durante seis meses sin intereses; así como el aplazamiento en el pago de sus deudas hasta el 30 de junio. En las nuevas medidas de apoyo a los trabajadores autónomos, según Real Decreto-ley 24/2020, de 26 de junio, se prorrogan las ayudas hasta el 30 de septiembre en relación con la exención en la cotización.

El Gobierno publica una guía actualizada con todas las ayudas para los autónomos