miércoles. 28.10.2020

SÍ PERO CON MATICES

¿Puede un asalariado en ERTE montar un negocio y darse de alta como autónomo?

¿Puede un asalariado en ERTE montar un negocio y darse de alta como autónomo?

Los trabajadores asalariados pueden cobrar el ERTE y, a la vez, poner en marcha un negocio como autónomos. Te decimos cómo.

¿Puede un asalariado en ERTE montar un negocio y darse de alta como autónomo?

A finales del mes de septiembre todavía había más de 700.000 trabajadores afectados por un ERTE (Expediente de Regulación Temporal del Empleo). Y, probablemente, muchos de ellos sigan estando en esta situación hasta el 31 de enero de 2021, fecha en la que terminaría esta medida.

El III Acuerdo Social en Defensa del Empleo firmado por el Gobierno, patronal y sindicatos, consiguió extender los ERTEs hasta principios del próximo año. Sin embargo, muchos de los trabajadores que están cobrando el 70% de su salario están cada vez más preocupados y ya buscan nuevas alternativas laborales. Entre ellas, se encuentra montar su propio negocio. 

 Se puede ser autónomo y estar en ERTE como asalariado

Uno de los aspectos que deben conocer es que la normativa actual permite compaginar el desarrollo de una actividad por cuenta propia y recibir la prestación que le corresponde a un empleado por estar en ERTE. Es decir, se puede estar en ERTE como asalariado y, a la vez, ser autónomo. 

Así lo aseguró el abogado laboralista y Director jurídico de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), Carlos Piñero. Este experto afirmó que “ambas son compatibles, porque el Real Decreto-ley 30/2020 y en el que se recoge la extensión de los ERTE, remite a la primera norma de esta medida (el Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo,). En ella se permite a los trabajadores afectados desarrollar otras actividades, como el trabajo por cuenta propia”.

Asimismo, destacó Piñero, la compatibilidad de ambas situaciones sólo se podrá producir siempre y cuando se mantenga el ERTE. Es decir, “la prestación que se cobra por el ERTE durará lo que dure el ERTE”

Otro de los aspectos en los que insistió este abogado es que, aunque cobrar el ERTE y ser autónomo es una modalidad compatible, esto no significa que se pueda compatibilizar con otras prestaciones propias de los autónomos. Es decir, una persona no puede cobrar la prestación por estar afectado por un ERTE y, a la vez, la prestación por cese de actividad por ser un autónomo que tiene su negocio parado. “No es compatible cobrar el cese y la prestación por desempleo del ERTE, por ejemplo”, afirmó el abogado.

En general, el paro es compatible con ser autónomo

Que un trabajador esté afectado por un ERTE, esté cobrando una prestación extraordinaria de desempleo, y pueda a su vez trabajar por cuenta propia  es una situación común en nuestra regulación laboral. De hecho, la normativa laboral recoge una excepción en la cual una persona beneficiaria del paro o de algún tipo de subsidio por desempleo puede trabajar por cuenta propia, y seguir recibiendo la prestación.

En concreto, y según detalla en su web el Ministerio de Trabajo y Economía Social, la excepción se produce cuando “se percibe la prestación por desempleo de nivel contributivo y se ha cesado con carácter total y definitivo en la actividad laboral. Dicha prestación es compatible con el trabajo por cuenta propia o la incorporación a una sociedad laboral o cooperativa de trabajo asociado de nueva creación”. En estos casos, establece el documento, “el tiempo máximo de compatibilización es de 270 días o el tiempo inferior que quede por percibir de la prestación”. 

Incompatibilidades con el paro

En cualquier otro caso, cobrar el paro con cualquier otro tipo de prestación es incompatible. Otras situaciones que son incompatibles con el cobro de un subsidio por desempleo o paro, según la guía, son:

  • En general con el trabajo retribuido por cuenta ajena a tiempo completo o situaciones asimiladas que supongan estar dentro de cualquier régimen de la Seguridad Social, aunque no esté previsto cotizar por desempleo, con la excepción del subsidio que perciban las personas mayores de 52 años con un contrato a tiempo completo de forma indefinida o temporal, siempre que su duración sea superior a 3 meses.
  • Con actividades de investigación retribuidas que supongan dedicación exclusiva.
  • Con la realización, fuera de los cauces académicos, de prácticas no laborales en empresas, si suponen estar incluido en el Régimen General de la Seguridad Social.
  • Con carácter general, con la participación en programas de formación vinculados a estudios universitarios o de formación profesional que incluyan la realización de prácticas formativas que, aunque no den lugar a una relación laboral, sí conllevan una contraprestación económica para las personas participantes y su incorporación en el Régimen General de la Seguridad Social.
  • Con el ejercicio retribuido de cargos públicos o sindicales electos que supongan dedicación exclusiva.
  • Con las pensiones o prestaciones económicas de la Seguridad Social incompatibles con el trabajo.
  • Cuando por activación de las personas reservistas voluntarias del ejército, estas realicen ejercicios de instrucción, adiestramiento, o presten servicios o participen en cursos de formación y perfeccionamiento, y sean retribuidas por ello, podrán compatibilizarlo con la prestación o subsidio que estén percibiendo.
  • Con cualquier otra situación que implique percepciones económicas públicas que sustituyan retribuciones dejadas de percibir por el cese en una actividad, manteniéndose un vínculo administrativo o laboral.

Asimismo, la persona beneficiaria está obligada a comunicar al Servicio Público de Empleo Estatal cualquiera de los casos de incompatibilidad descritos, con el fin de que suspenda el pago de la otra prestación o subsidio.

¿Puede un asalariado en ERTE montar un negocio y darse de alta como autónomo?