jueves. 06.05.2021

GUÍA DE BUENAS PRÁCTICAS PARA EL SECTOR

Todas las medidas sanitarias que los feriantes deberán cumplir este verano

La Federación Española de Municipios y Provincias, bajo las directrices del Ministerio de Sanidad, ha publicado una guía de buenas prácticas para que los autónomos feriantes y vendedores ambulantes puedan volver a la actividad en verano con todas las garantías.
Todas las medidas sanitarias que los feriantes deberán cumplir este verano

Desde que se inició la pandemia, el colectivo de feriantes españoles ha cesado por completo su actividad. Las restricciones sanitarias han dejado sin aliento a cientos de autónomos de este sector. Por ello, la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), junto al Ministerio de Sanidad, ha creado una guía de buenas prácticas dirigida a la actividad en los recintos feriales y las atracciones de feria. En ella se busca ejemplificar y formular los protocolos necesarios para que los trabajadores por cuenta propia puedan volver a trabajar de cara al verano y al fin del estado de alarma.

“Somos sensibles a la preocupación de un sector como el de los feriantes, duramente golpeados por la crisis de la COVID-19, que ha paralizado su actividad prácticamente un año”, afirmó en nota de prensa la fundación.  Asimismo, consideran que se trata de una actividad que se realiza al aire libre y, en este sentido, si se cumplen las normas sanitarias pertinentes, “el riesgo de contagio es bajo”. Aunque se deben extremar todas las medidas preventivas habida cuenta de la afluencia de público que suelen concentrar las ferias.

De este modo,  la guía desarrollada por FEMP detalla las medidas de protección a adoptar para reestablecer en los próximos meses la actividad con todas las garantías. A continuación se detallan las normas de organización y control de aforo tanto para los autónomos de la venta ambulante de productos en general y alimentación dentro de los recintos feriales, como de los propios feriantes.

Medidas para las atracciones móviles y los autónomos feriantes

Dentro de las ubicaciones de las atracciones, el trabajador por cuenta propia debe distinguir entre varios espacios a la hora de cumplimentar los protocolos de prevención contra el virus: zonas públicas en las que se ubican grupos de varias instalaciones, donde existe libre circulación; y zonas acotadas físicamente denominadas recintos feriales.

En las zonas públicas de libre circulación, la ubicación de los puestos y atracciones serán indicadas por la autoridad competente, garantizando la seguridad y distancia entre trabajadores, clientes y usuarios. Además, los autónomos del sector, de cada atracción y punto de venta, deberán disponer de información de uso a la vista y zonas de entrada y salida diferenciadas. Asimismo, cada autónomo establecerá de forma específica los aforos y organización de los usuarios (en base a su infraestructura) y deberá disponer de gel hidroalcohólico.

Por otro lado, en los denominados recintos feriales, en los que haya una mayor concentración de atracciones y puntos de venta, se deberá delimitar la zona de instalación, acotándola sólo para este fin. De cualquier modo, deberán también cumplir con las mismas normas de seguridad e higiene que las zonas públicas de libre circulación.

Asimismo, como aspecto general para garantizar las medidas de seguridad, los autónomos deberán garantizar la formación de sus  empleados sobre los riesgos de contagio y propagación. De este modo, todos los trabajadores deben estar formados e informados de las medidas de prevención e higiene a tener en cuenta con respecto al COVID-19 durante el funcionamiento de las atracciones; desde la recepción de los clientes, ubicación, indicaciones a dar a los usuarios y acompañantes, así como la limpieza y desinfección de las instalaciones.

Medidas a implementar en el puesto de trabajo:

- Los feriantes deberán usar en todo momento mascarilla y, si fuera necesario, algún otro tipo de dispositivo de protección como las pantallas faciales. Todos los productos utilizados deberán cumplir las indicaciones emitidas por las autoridades y la normativa vigente.

 -  Asimismo,  se respetará el distanciamiento físico a la entrada de la atracción de, al menos, 1,5 metros.

-  Se pondrá especial atención en la higiene de manos de forma frecuente y meticulosa y, si esto no es posible, se utilizarán los geles hidroalcohólicos. Se extremarán las medidas de limpieza y desinfección para garantizar la manipulación de los productos e instalaciones.

 - El autónomo o empresario pondrá a disposición de los trabajadores material de protección de reserva, garantizando el buen uso de los materiales de protección (mascarillas, geles y pantallas faciales, si fueran necesarias).

- El feriante informará a los clientes de las vías de entrada y salida, que estarán diferenciadas para garantizar el flujo de personas correcto.

 - Finalmente, se realizará una limpieza frecuente de las zonas básicas de contacto, como pueden ser barras de sujeción, pomos de puertas o volantes, mostradores y mesas, al menos tres veces al día. Todos los días y después del cierre de las instalaciones, se debe realizar una desinfección completa de todas las superficies de contacto.

Medidas para vendedores ambulantes de alimentación y productos

En el caso de las zonas de venta no sedentaria (puestos de comida y venta de productos), deberán adaptarse a las distintas condiciones de aforo dictaminadas por el Ayuntamiento del municipio donde vayan a desarrollar su actividad.

Cabe destacar que los ayuntamientos podrán aumentar la superficie habilitada o habilitar nuevos días u horas para el ejercicio, en función de las restricciones para así potenciar la venta ambulante. Además, los espacios no cubiertos para el establecimiento de venta no sedentaria deberán estar totalmente delimitados  con cinta de obras, vallas o cualquier medio para perimetrar el punto de venta.

Respecto a la venta de productos en general y atención al cliente, los autónomos deberán evitar la manipulación directa de productos por parte de los clientes. Únicamente los vendedores podrán hacerlo, siempre usando mascarillas y siguiendo las recomendaciones de higiene.

Asimismo, no se podrá dar a los clientes productos de prueba no destinados a la venta, cómo cosméticos o perfumería. Sin embargo, algunos subsectores como el textil, calzado, sombreros o joyería sí podrán hacerlo, siempre y cuando se desinfecten en cada uso.

Además, la FEMP recomienda a los autónomos no manipular dinero y productos a la vez. Para ello, si es posible, se recomienda a los trabajadores por cuenta propia a repartir las funciones entre sus empleados para no tener que manipular varios productos a la vez. También se recomienda el pago por tarjeta u otros medios que no supongan un gasto físico. Se recomienda así mismo disponer de bandejas para recoger los productos y evitar el contacto físico. Finalmente, en el caso de devolución de algún artículo, los vendedores deberán realizar su correcta desinfección o mantenerlos en cuarentena antes de ponerlo a la venta.

En el caso de los autónomos feriantes dedicados de la alimentación, desde FEMP se insta a eliminar cualquier fórmula de autoservicio. Además, los trabajadores por cuenta propia deberán colocar fuera del alcance los productos para evitar su manipulación directa. Si esto no fuese posible, el autónomo deberá colocar mamparas o señalética evitando que el cliente loas manipule. Por último, cabe destacar la importancia de que el vendedor use guantes, cumpliendo con la regulación de manipulación de alimentos, extremando las medidas de seguridad y la frecuencia de la higiene de manos, la limpieza y la desinfección.  

Medidas  generales de prevención e higiene frente al virus

Basados en las medidas básicas propuestas por el Ministerio de Sanidad, FEMP establece una serie de puntos clave para que los autónomos del sector  puedan volver a recuperar lo antes posible su actividad. Cabe destacar, como puntualiza la federación, que estos consejos de prevención deberán ir adaptándose a las órdenes dictadas por las autoridades sanitarias y se irán actualizando a medida que evolucione la pandemia:

  • Distanciamiento social de al menos 1,5 metros

  • Uso obligatorio de la mascarilla para personas mayores de seis años en los espacios al aire libre y los cerrados de uso público.

  • Higiene de manos frecuente y meticulosa
  • Realizar al aire libre el mayor número de actividades posible.
  • Evitar, en la medida de lo posible, ambientes internos concurridos y mal ventilados.
  • Permanecer en el domicilio ante síntomas sugerentes de infección por COVID-19; o al haber tenido un contacto estrecho a la espera de un diagnóstico de infección.
  • Limpieza  y desinfección constante de superficies de mayor uso, cómo los baños o zonas de espacio común donde se realicen encuentros frecuentes (barras, mesas, etc.)

Ser feriante en tiempos de COVID-19

Los feriantes de la Comunidad Madrid llevan sin trabajar desde 2019. Estos trabajadores por cuenta propia suelen utilizar el invierno para invertir y mejorar sus infraestructuras para el comienzo de la temporada que suele ser en verano. Documentación, seguros, mantenimiento, reparaciones, aparatos o las luces para las atracciones requieren cuantiosas inversiones por parte del colectivo.

No obstante, desde marzo de 2020, el COVID-19 ha trastocado un modelo de vida para miles de negocios en el que intervienen casi todos los miembros de la unidad familiar. “Muchos han tenido la oportunidad de trabajar en otras cosas, gracias a las licencias de transportes que compatibilizan con otras actividades, pero aquellos que por ejemplo superan los 50 años o no tienen otra vía de escape se han quedado en la estacada” comentó López. Asimismo, se lamentan de que las ayudas directas que ha aprobado el Gobierno sólo benefician a aquellos autónomos que tienen negocios de comida ambulante, pero no a aquellos que intervienen en las atracciones, los cuales se han quedado fuera de todo tipo de ayudas y prestaciones por parte del Estado. 

Existe un ambiente de profunda indignación en el colectivo. "No entendemos porque uno se puede comer una ensalada en una terraza y no en una verbena, montar en un autobús o metro pero no en una atracción de feria", dijo López.

Las demandas del colectivo

Desde la Unión de Industriales Feriantes de España (UIFE), tras reunirse con el Partido Socialista en octubre de 2020, solicitaron una serie de medidas de apoyo al colectivo para afrontar las grandes consecuencias económicas derivadas del COVID-19:

  • Mesa de diálogo social entre los representantes del Gobierno y UIFE para la reactivación del sector y evaluar tanto el contexto como las medidas que se vayan aprobando.
  • Inclusión del colectivo dentro del ocio cultural e incorporar todas las actividades dentro de la sección del IAE actividades artísticas.
  • Creación de nuevos epígrafes (IAE/CNAE) específicos para ferias y verbenas, donde se incluya la hostelería y la venta ambulante.
  • Incluir en todos los negocios del sector  el tipo impositivo reducido del 10%.
  • Impulsar medidas específicas para el sector y mitigar el impacto causado por la suspensión de dichas actividades.
  • Aumentar la validez temporal de los certificados de ITV a un año para todos los vehículos de feria dedicados al transporte de atracciones o casetas con más de diez años.
  • Aprobación de una moratoria para la devolución de los créditos ICO solicitados a raíz de la declaración del Estado de Alarma.
  • Aprobación de una nueva moratoria de 1 año para el pago de las deudas tributarias
  • Habilitación de líneas de avales o créditos, facilitados por las administraciones públicas para obtener el aplazamiento o carencia de hasta los 12 meses posteriores a la vuelta de la normal actividad del sector.

Todas las medidas sanitarias que los feriantes deberán cumplir este verano