sábado. 19.10.2019

EL TRABAJADOR POR CUENTA PROPIA DESPLAZADO

Cómo trabajar en el extranjero sin dejar de ser autónomo en España

Cómo trabajar en el extranjero sin dejar de ser autónomo en España

Ser autónomo bajo la regulación española y trabajar desde el extranjero es posible a través de la figura que se conoce como trabajador por cuenta propia desplazado. Está sujeta a una serie de requisitos.

Cómo trabajar en el extranjero sin dejar de ser autónomo en España

Ya sea por motivos familiares, porque el trabajo así lo requiere, o porque simplemente el emprendedor quiere cambiar de aires durante un tiempo, un autónomo puede ejercer su actividad fuera de las fronteras españolas y seguir perteneciendo al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) de España. Es lo que se conoce como trabajador por cuenta propia desplazado y permite a un contribuyente seguir cotizando al RETA, mientras está fuera de España.

La Seguridad Social explica en su página web que los trabajadores, independientemente de que sean por cuenta propia o ajena, desplazados son aquellos que "están sometidos a la legislación del país en cuyo territorio están ejerciendo su actividad laboral. Ahora bien, si se trata de un traslado temporal pueden mantener la legislación española de Seguridad Social en unos términos y requisitos”. Se trata de una regulación que está pensada principalmente para facilitar los desplazamientos puntuales por trabajo, como puede ser la negociación de contratos con empresas extranjeras, la búsqueda de nuevos mercados, establecer redes comerciales, la apertura de delegaciones o la creación de nuevos negocios, pues permite a una persona desplazarse fuera de las fronteras españolas, durante un periodo de tiempo, y seguir cotizando sin tener que acogerse a la normativa laboral del país al que se dirigen.

Una de las condiciones más importantes es que solo se puede trabajar como autónomo, bajo la regulación española, en el extranjero durante un periodo máximo de dos años -prórrogas incluidas-,según establece el Artículo 12.2 de la Reglamento (CE) nº 883/2004 del Parlamento Europeo y del Consejo de 29 de abril de 2004, sobre la coordinación de los sistemas de Seguridad Social.

Aunque desde la Guía práctica para hacer negocios en Europa explican que cuando el trabajador por cuenta propia sabe que su estancia va a ser superior a tres años debido a un contrato, el autónomo puede solicitar “un exención de la normativa del país de acogida en este campo”. Es una medida que conceden en función de cada caso y que hay que solicitar en la oficina de enlace para trabajadores desplazados de la Seguridad Social.

Pasos para ser autónomo desplazado

Una vez que el trabajador por cuenta propia ha tomado la decisión de llevar a cabo su actividad fuera de las fronteras nacionales, lo primero que tiene que hacer es notificarlo previamente a la Seguridad Social. El procedimiento a seguir variará en función del país destino.

Por ejemplo, si un autónomo quiere operar como desplazado en algún país de la Unión Europea, del Espacio Económico Europeo o Suiza solo tendrá que presentar el modelo TA-300. Si por el contrario quiere llevar a cabo su actividad en Turquía el trabajador por cuenta propia deberá cumplimentar con el modelo TA.300 y el CE.1* por triplicado. Cabe destacar que países como Francia o Bélgica, cuenta también con procesos de desplazado distintos.

En cuanto a la fiscalidad con la que tendrá que cumplir el trabajador autónomo desplazado, desde la asesoría Getquipu explican en su página web, que ésta no variará siempre y cuando el contribuyente cumpla con estos dos requisitos:

  • Que el autónomo tenga el domicilio fiscal en España durante al menos un total de 183 días (12 meses).
  • Que el autónomo esté casado y que su cónyuge y/o hijos residan en España.

 

Cómo trabajar en el extranjero sin dejar de ser autónomo en España