Miércoles. 24.04.2019

Traducción técnica: en qué se diferencia de la científica y cuándo la necesitas

translate
translate

 

Para nuestra empresa es bueno saber diferenciar entre traducción técnica y científica, pues no son lo mismo y no todas las empresas requieren lo mismo

 

Traducción técnica: en qué se diferencia de la científica y cuándo la necesitas

Términos como traducción técnica y traducción científico-técnica se utilizan hoy en día frecuentemente, pero, ¿se trata de lo mismo? Es decir, ¿en todos estos casos el trabajo que se hace es igual? Intentemos dar respuesta a esta pregunta. 

¿Son sinónimos traducción técnica y traducción científica?  

Es bastante habitual que estos dos conceptos se utilicen de forma un tanto confusa, dando a entender que la traducción técnica se refiere solo a ámbitos científicos, y que la traducción científica guarda relación con documentos referidos a ciencias naturales.  

Pero en realidad las cosas no son así. La traducción científica y la traducción técnica no se pueden dividir en campos distintos, ya que tanto la una como la otra se pueden encontrar en todos los ámbitos de la ciencia y la tecnología.  

Lo que sí es cierto es que el lenguaje científico y el lenguaje técnico se distinguen por su función, por el público al que van dirigidos, el ámbito en el que se dan y el tipo de textos que originan.  

¿Qué es el lenguaje técnico? 

Son los propios técnicos quienes escriben el lenguaje técnico, normalmente en un ámbito de tipo industrial. Su función será siempre enseñar o instruir. Pero aunque su registro es más cercano al lenguaje que todos hablamos, lo cierto es que puede ser muy conveniente acudir a un traductor técnico, ya que suele tener más variantes locales o regionales. Y puedes hacerlo a través de McTraducciones, empresa que ofrece los servicios de traductores técnicos profesionales y experimentados. 

Existen textos con distintos grados de tecnicidad, tales como manuales, patentes o instrucciones técnicas, entre otros muchos. Frecuentemente se trata de documentos técnicos de productos comercializados, y en algunos tipos de textos se añade la intencionalidad de vender. Según el tipo de texto del que se trate, podrá dirigirse a un público concreto o a los usuarios de forma general. 

En la actualidad, hablar de este trabajo como “lenguaje técnico” puede resultar insuficiente, ya que hay muchos canales de comunicación. Es por ello que parece más apropiado hablar de “comunicación técnica”. 

Terminológicamente hablando, el lenguaje científico y también el técnico pueden conllevar el mismo léxico especializado. Es por ello que se suelen englobar en una sola categoría, que puede ser el “léxico científico-técnico” o el “léxico especializado”. 

¿En qué consiste el lenguaje científico? 

Por otro lado, nos encontramos con el lenguaje científico, que tal como se desprende de su propio nombre es escrito por científicos, y se produce en ámbitos relacionados con la investigación y la educación. El lenguaje científico es más universal, y su registro es académico, culto y teórico.  

El lenguaje científico tiene la finalidad de transmitir conocimientos, perspectivas o hallazgos, y aquí solemos encontrarnos mayormente con artículos científicos, ensayos, libros de texto y tratados. El público objetivo será el colectivo científico y académico en general, y en el caso concreto de la divulgación, un público general culto. 

¿Cómo debe ser una traducción técnica? 

Los textos suelen versar sobre disciplinas de tipo científico o técnico, por lo que se utiliza un lenguaje especializado y no literario, en tono formal siempre. Su estructura presenta una cierta rigidez, razón por la cual la objetividad y la concisión se hacen presentes siempre. El esquema debe estar suficientemente definido, desde la exposición del argumento hasta la finalización de su desarrollo.  

Recursos con los que debe contar un traductor técnico 

Además de sus conocimientos en la materia, el traductor técnico debe disponer de material de referencia de la mayor calidad, tal como manuales, artículos de investigación, glosarios, presentaciones, catálogos bibliográficos y diccionarios especializados. Estos recursos pueden serle de gran ayuda cuando se presenten dificultades en la traducción. 

A través de una traducción técnica se transmite un mensaje siempre, que se convierte en el elemento fundamental de la misma. Su importancia es vital, ya que, si por ejemplo se trata de un manual de uso, una traducción mal hecha puede comprometer gravemente la seguridad del usuario.  

Las consecuencias de una mala traducción 

Al hilo de lo que acabamos de explicar, podemos contar el caso que se ha dado en el Departamento de Turismo del Ayuntamiento de Coria (Cáceres), donde están trabajando para corregir los errores de traducción que se han observado en dos señales turísticas. Se trata concretamente de dos monolitos interpretativos, uno de comienzo y otro de final, que se ubican en el recorrido del encierro de la ciudad. Estas señales van a servir para que aquellos que quieran intervenir en los encierros de los toros en las Fiestas de San Juan conozcan su historia, normas de participación y de seguridad, y otras advertencias. Es fácil hacerse una idea de las consecuencias que estos errores podrían haber producido, que en este caso podrían haber puesto en peligro incluso la integridad física de las personas. 

Traducción técnica: en qué se diferencia de la científica y cuándo la necesitas