martes. 20.10.2020

El Big Data necesitará más de cinco millones de especialistas en el mundo

El análisis de datos masivos o, más conocido como, Big Data es imparable. En los últimos años ha crecido tanto el número de startups especializadas, como el de entidades que invierten en esta tecnología, y se espera que la tendencia continúe.
El Big Data necesitará más de cinco millones de especialistas en el mundo

El Big Data crecerá en Europa a pasos agigantados. Se espera que el volumen de negocio de este sector pase de generar 2.000 millones de euros en 2013 a más de 5.500 millones de euros en 2018. Y lo que es aún más importante, creará empleo y mucho.

Se estima que solo en EEUU la demanda de especialistas en este sector sea de entre cuatro y cinco millones para los próximos años. En Europa esta cifra podría verse incluso incrementada, debido a la creación de startups. Así se extrae de un estudio difundido por el Colegio Universitario de Estudios Financieros (CUNEF) mediante un comunicado de prensa.

Algo que no es de extrañar si se tiene en cuenta la cantidad de datos que se generan diariamente, debido en gran medida al uso de Redes Sociales. Según los datos que maneja CUNEF, en una hora se suben dos millones de fotografías a Instagram, se dan 9.375.000 likes en Facebook, se envían 20 mil millones de tweets, se ven 183 mil millones de videos y se genera un total de 113.400 terabytes en Internet.

El profesor Juan Manuel López Zafra señala que “del 90% de toda la información disponible que se produjo en los dos últimos años, solo se ha podido analizar el 1%”. De ahí la importancia del Big Data, que ayuda a dar un sentido a este volumen de datos y transformarlos en información útil para los ejecutivos.

Apertura de las puertas a nuevos jugadores

La disrupción de muchas empresas en sectores tradicionales solo se ha hecho posible gracia a la utilización del Big Data, que ha cambiado el escenario pues ha permitido la entrada al mercado de nuevas entidades. Este es el caso de las fintech que entre 2014 y 2016 realizaron más de 3.400 operaciones del sector financiero. En este sentido PayPal se ha consolidado en Internet como la alternativa de pago a las tarjetas de crédito, seguido de cerca por Android Pay y Apple Pay.

Otro ejemplo sería el caso de Alibaba. Este gigante del comercio electrónico chino “en apenas nueve meses alcanzó un volumen de fondos gestionados similar al que sus competidores tardaron en conseguir 10 o 15 años”, explica Ricardo Queralt, codirector del Máster en Data Science de CUNEF.

Las empresas españolas apuestan por el Big Data

Las entidades financieras también han movido ficha en potenciar el Big Data. El Banco Santander, por ejemplo, ha creado una división específica de analytics para el diseño de la gestión de sistemas de riesgos. BBVA lleva trabajando desde hace tiempo el Big Data en áreas como analítica de clientes, procesos, riesgo y fraude, y productos digitales. Al igual que la Caixa que fue una de las primeras en poner negro Sobre blanco en este respecto.

Otro ejemplo de entidades españolas tradicionales que apuestan por el Big Data sería Mapfre. La aseguradora ha hecho uso de esta tecnología para hacer frente al fraude. Un ejemplo serían los modelos predictivos en el área del automóvil que permiten mejorar la respuesta antes el posible fraude hasta seis veces, analizando independientemente el día y la hora del accidente, el número de pasajeros, la Comunidad Autónoma, el sexto de conductor y el tipo de seguro contratado.

En este apartado cabe destacar que el fenómeno de las Insurtech. La inversión en este tipo de compañías paso de los 590 millones de dólares en 2014, a 1.192 millones de dólares en 2016. Este aumento se debe a que los inversores están viendo una gran oportunidad en estas compañías de base tecnológica del sector asegurador.

Futuros usos del Big Data

Otra de las derivadas que ya está comenzando a utilizarse y empieza a tomar forma es el Data Driven Decision Making es decir, las decisiones estratégicas basadas en la información obtenida por esta tecnología. Esta ha encontrado su aplicación en múltiples sectores como el financiero, el político, el demoscópico o el deportivo. Además, puede dar respuesta a algunas de las incertidumbres a las que se enfrentará la economía española en los próximos años: política interna, el impacto de la política monetaria del BCE, inmigración, los tipos de interés…

Cabe destacar que en la política estadounidense el Big Data ha sido uno de los grandes protagonistas. Ha sido la tecnología utilizada tanto para las campaña electoral de Barack Obama en 2012, como para la de Donald Trump en 2016, que hicieron uso de ella para trasmitir su mensaje adaptado a las preferencias personales de los electores que lo recibían.

El Big Data necesitará más de cinco millones de especialistas en el mundo