Miércoles. 21.11.2018

INFORME BANKIA ÍNDICEX 2017

Dos de cada cinco negocios suspenden en comercio electrónico

Dos de cada cinco negocios suspenden en comercio electrónico

La cuarta revolución industrial cala en los negocios más pequeños. Ocho de cada diez están el pleno proceso de transformación digital. Pero todavía queda mucha ‘miga de pan’. El 44% de las pequeñas y medianas empresas no son competitivas en comercio electrónico, entre otros motivos porque cuatro de cada diez no permiten realizar los pagos on line.     

Dos de cada cinco negocios suspenden en comercio electrónico

-Adolfo y Estefanía están amueblando el que será su nidito de amor en Madrid.

-Por otro lado, Internet ha abierto un mundo virtual al negocio de Andrés, un autónomo de San Vicente de Alcántara (Cáceres), con tres empleados a su cargo, que vende un original sofá de corcho.

-“¡Quedará fabuloso en el rincón del salón!”, comentan Adolfo y Estefanía. Pulsan el botón “añadir al carrito”, pero a la hora de pagar sólo aparece la opción "contrareembolso". Acto seguido, Estefanía cliquea sobre la X de cerrar página. Buscará en otra parte.

-Andrés, el propietario de la tienda, se ha quedado sin una venta de 730 euros.

La de Adolfo y Estefanía es una historia ficticia, pero en la vida real ocurre con mayor frecuencia de la que pensamos. Dos de cada cinco pymes (44%) no son competitivas en comercio electrónico. Así lo asevera el Informe Bankia Índicex 2017 hecho público anteayer por la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri. La imposibilidad de realizar pagos de forma telemática está entre las causas de este déficit, a día de hoy cuatro de cada diez no disponen de TPV virtual o pasarelas como PayPal para que los clientes puedan abonar sus compras desde la red y al instante.    

Circunstancia que resulta paradójica si se tiene en cuenta que, tal y como destaca el informe, “el comercio electrónico se ha convertido en uno de los principales acicates de la estrategia digital de las pymes españolas”, permitiendo aumentar su volumen de ventas y competir en igualdad de condiciones con empresas de mayor tamaño. De hecho, el estudio -desarrollado a partir del análisis de 7.117 sociedades que han empleado el servicio de evaluación digital de Bankiaindicex.com- pone de manifiesto que el porcentaje de empresas competitivas que realizan comercio electrónico es seis puntos y medio superior al de aquellas que no emplean este canal de venta, un 13% frente al 7,3%.

El resultado también choca con el incremento de la facturación por ventas on-line en España durante el primer trimestre de 2017. La Comisión Nacional de los Mercados de la Competencia (CNMC) fija la cifra en 6.757 millones de euros, un 25% más que el mismo trimestre del año precedente. Lo que demuestra que el cambio en los hábitos de compra de los ciudadanos es una realidad innegable y que tienda física y tienda virtual son dos espacios que necesariamente tienen que estar conectados si se quiere permanecer en el mercado.

Proceso imparable

En su escrito de presentación del informe, el presidente de Bankia, afirma que “la digitalización de las pequeñas y medianas empresas españolas es un proceso imparable que está dando lugar a un tejido empresarial bien distinto del que conocíamos hace apenas unos años”.

Los datos obtenidos ponen de relieve que el 80% de las pymes están en pleno proceso de transformación digital destinando cada vez más recursos a su estrategia de adaptación a la era 4.0. En este aspecto, la calificación obtenida mejora en una décima a la anterior, hasta 5.1 puntos. Siendo el comercio tanto mayorista como minorista los que lideran el cambio con una nota cuatro puntos por encima de la media (5.5).  

El estudio pone el acento también en la internacionalización. Vender productos en los mercados internacionales y competir con las grandes corporaciones (nacionales e internacionales) incentiva el proceso de digitalización, “especialmente en las áreas de Marketing digital y Comercio electrónico, donde obtienen resultados un 29% y un 17% mejores respectivamente que las otras pymes”. Además, exportar mejora con creces la competitividad de los negocios que está un 60% por encima de la de aquellos que sólo desarrollan su actividad en el mercado local.

Mucho potencial por delante

La economía digital supone en España un 5,6% del PIB, por encima de Alemania, pero lejos de Reino Unido, Suecia o Países Bajos. Un estudio de la Fundación COTEC para la Innovación calcula que de aquí a 2025 que el impacto de la digitalización será de entre 150.000 y 225.000 millones de euros, representando un aumento del PIB entre el 1,3% y el 1,8%.

En comparación con Estados Unidos, España sólo captura el 13,5% de su potencial digital. Algo que tiene que ver con que la digitalización no es homogénea.  Hay sectores muy avanzados y otros que apenas aprovechan un 25% del potencial real del desarrollo que ofrece la tecnología y las herramientas digitales, según la consultora Roland Berger. A ello se añade el escaso peso de los fondos de capital-riesgo, un ecosistema de startup tecnológicas aún en desarrollo y, lo que es aún más preocupante, la falta de conexión entre oferta y demanda de talento digital -de aquí a 2020 habrá unos 200.000 empleos digitales sin cubrir, es decir, falta talento para afrontar los retos de la era 4.0-.

Dos de cada cinco negocios suspenden en comercio electrónico