martes. 18.05.2021

CINCO CONSEJOS PARA CUALQUIER NEGOCIO

Claves para elegir el dominio perfecto y crear una página web si eres autónomo

Captura (10)
El dominio es la dirección de una página web y por tanto esencial para que los clientes recuerden y encuentren de forma sencilla tu negocio en Internet. A continuación, cinco claves para elegir el más adecuado a tu actividad. 
Claves para elegir el dominio perfecto y crear una página web si eres autónomo

A estas alturas, la página web ya debería ser el elemento esencial del negocio para cualquier autónomo, sea cual sea su sector. Al poner en marcha una actividad, desde un bar, un restaurante o un comercio, hasta un despacho de abogados, gestoría o asesoría, darse a conocer por internet es tan importante como tener un local bien ubicado. 

Ahora bien, a la hora de crear una página web, no todo vale y hay que tener en cuenta que la competencia en Internet es cada vez más agresiva. Por ello, el primer paso es tener bien claro qué objetivo va a cumplir este site, y cómo optimizarlo para que dé los resultados esperados.

En realidad, el proceso para poner en marcha una buena página web es muy parecido al de encontrar una oficina o una tienda: hay que dar con la dirección y el local adecuadoEn internet, a esto se le llama dominio y hosting. El dominio sería algo así como la dirección postal, el nombre único que tendrá la página web y con el que los clientes podrán encontrar y reconocer el negocio en la web. La estructura del local sería el hosting, que es básicamente el servidor que almacenará toda la información de la página, desde imágenes, hasta el contenido, para luego reenviársela al usuario. 

Como ocurre con las tiendas físicas y oficinas, el local y su ubicación pueden llegar a ser igual de importantes que la actividad que se desarrolle dentro y la calidad de los servicios. Así que, antes de plantearse las características específicas que tendrá la página web, es crucial que el autónomo elija y compre el dominio adecuado a su proyecto.

¿Cómo elegir un buen dominio para una página web? 

Según los expertos, la elección del dominio y el hosting a la hora de poner en marcha una web para un negocio suele ser una de las partes del proceso más infravaloradas por parte de los emprendedores. Sin embargo, dar con el servidor adecuado supone la diferencia, por ejemplo, entre que el usuario vea la página en dos segundos o en diez. Y esto, puede significar ganar o perder a un cliente potencial. 

Y el dominio puede ser tan importante o más como el servidor, ya que una dirección fácil de aprender por el usuario, y que refleje de forma directa el propósito de la página, puede hacer que los usuarios la encuentren mucho más rápido y que, además, Google la posicione mejor entre los primeros resultados de búsqueda.

Así pues, dar con el mejor dominio para la página web puede llegar a marcar la diferencia en el número de clientes que contacten con el establecimiento -si es un restaurante, bar o comercio-, que contraten los servicios -si es un despacho de abogados, gestoría o asesoría- o que compren los productos de la tienda virtual -si es un e-commerce-.  Éstas son las cinco claves para elegir la dirección adecuada a cada proyecto. 

  • Piensa en el propósito de tu página web 

Antes de empezar con la búsqueda del dominio adecuado para la página, incluso antes de empezar a plantearse crear una página web, es importante tener claro los objetivos que cumplirá este portal. Así, un autónomo que busque crear una página web para dar a conocer una tienda física, como un comercio o actividad de la hostelería, podría no elegir el mismo dominio que un emprendedor que quiera montar una página para vender un servicio de asesoramiento fiscal o jurídico.

Si, por ejemplo, el autónomo busca en la página web una especie de complemento para mostrar a más personas lo que hace en su tienda física, como puede ser un restaurante o una peluquería, quizás lo ideal sería escoger un dominio que contenga el propio nombre del restaurante, como "restaurantenombre". Incluso que contenga también el nombre de la ciudad en la que se ubica el negocio, como "restaurantenombremadrid".  

Ahora bien, si de lo que se trata es de vender un servicio específico para un determinado público por internet, como podría ser el caso de una gestoría online para pequeños negocios, quizás el nombre adecuado podría ser "gestoríaonlinepymes". En este caso, en el dominio primaría el posicionamiento sobre el nombre del negocio, ya que en realidad, no es tan importante que el cliente conozca el nombre de la empresa o el autónomo, sino que encuentre en Google cuanto antes el servicio que está buscando, y lo contrate.  

Por supuesto, en el caso de un profesional que ya tenga un nombre reconocido y que quiera basar su proyecto en la confianza adquirida, también se puede optar por un dominio que prime menos el posicionamiento y más la marca del autónomo, como "gestoríanombreyapellido". Incluso si no se pretende dar el servicio por Internet, podría ser una buena idea optar por introducir la ubicación del negocio.

La elección del dominio es, al fin y al cabo, una cuestión de practicidad y de sentido común. Lo más importante en esta fase es siempre que el cliente potencial del autónomo pueda encontrarle de la forma más rápida y sencilla posible. Y, para eso, hay que ponerle las cosas fáciles.

  • Evita números y caracteres

Como se ha dicho, la clave de un buen dominio es que sea fácil de buscar y de recordar. Por ello, hay que evitar a toda costa signos y caracteres que dificulten la lectura. Además, hay que tener en cuenta que hay algunos que están prohibidos como, por ejemplo, "&  % $ / (  )".  

Tampoco es recomendable utilizar números, a no ser que aporten información relevante de la página web como, por ejemplo, "electricista24horas". 

Así mismo, también es muy recomendable acortar lo máximo posible el nombre del dominio. En este caso no vale el 'cuánto más, mejor', sino todo lo contrario. Cuánto menos tenga que recordar el usuario y más concisa sea la dirección, más fácil de buscar y recordar resultará. 

  • Elige la extensión que más se adecúe a tu negocio  

Un dominio se compone de dos partes principales. La primera es el nombre del dominio y la segunda es su extensión. Tan importante es la una como la otra, ya que la primera identificará la marca del negocio, y la segunda puede servir para identificar su ubicación geográfica, o la zona en la que pretende enfocarse.

Así, existen dos tipos de extensión: general y específica de cada país. Y, como ocurre con el nombre, la elección de una u otra dependerá del tipo de negocio que se pretenda desarrollar y sus perspectivas. 

Los generales (.com, .net o .org) son más propios de negocios que pretenden internacionalizarse o captar a clientes de distintos países, mientras que las específicas (.es o .fr) pueden ser más recomendables para negocios locales

Así, mientras que con una extensión la página podría ser más fácil de buscar en Google.com, con la otra podría ser más sencilla de aparecer en los resultados del buscador del propio país.  

Aunque a la mayoría de empresas les puede llegar a beneficiar registrarse en un '.com', lo cierto es que estas extensiones tienden a ser más caras, y no resultan tan útiles si la actividad se va a enfocar exclusivamente en España. De hecho, Google puede llegar a mostrar con más prioridad aquellas páginas con extensión del país desde el que el usuario está accediendo al contenido, además de que un '.es', va a ser siempre más barato que una extensión genérica.

  • Comprueba si el nombre de tu dominio está disponible

Aunque no lo parezca, la competencia en internet es incluso más agresiva que en el mercado físico, y casi todos los proyectos en los que pueda pensar un autónomo, es probable que existan de una forma u otra. Así pues, una vez encontrado el nombre perfecto para el dominio queda una de las tareas más importantes, que es comprobar si está disponible. 

Esto es posible en muchos registradores de hosting y dominios, que ofrecen directamente un campo para introducir el nombre seleccionado y su extensión, y comprobar si está disponible. En el caso de que esté libre, ya podrás registrar tu dominio.

  • No olvides que la mayoría de registradores dan ofertas por contratar dominio y hosting juntos

Una vez tengas el nombre, antes de lanzarte, debes tener en cuenta que también vas a tener que contratar un hosting, es decir, un servidor para almacenar el contenido de la página. A día de hoy, cualquier registrador, ofrece, a la vez, dominios y hosting. En muchos casos, con la compra del propio hosting se suele regalar también un contrato de dominio durante un tiempo limitado, como hace por ejemplo la empresa Ionos. 

Claves para elegir el dominio perfecto y crear una página web si eres autónomo