jueves. 01.10.2020

UN LIBRO AYUDA A SUMARSE A ESTA TRANSFORMACIÓN

El Covid-19 ha hecho que los negocios avancen cuatro años en digitalización

El Covid-19 ha hecho que los negocios avancen cuatro años en digitalización

La crisis sanitaria ha acelerado exponencialmente el proceso de digitalización de las actividades más pequeñas.‘El Libro Blanco de la Digitalización de las pymes tras el covid-19’ ofrece algunas claves para que todos los negocios sigan el mismo camino.

El Covid-19 ha hecho que los negocios avancen cuatro años en digitalización

La crisis del covid-19 aceleró la digitalización de muchos pequeños negocios. Lo que en un principio podría parecer una traba para estas actividades, ser pequeñas, en muchos casos ha terminado siendo una ventaja, porque ha sido precisamente lo que les ha permitido adaptarse a los cambios que se han ido produciendo durante la pandemia mucho más rápido que los grandes grupos empresariales. 

La propia secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, Carmen Artigas, alabó durante la presentación de ‘El Libro  Blanco de la Digitalización de las pymes tras el covid-19’, que ha sido elaborado por la Confederación Española de Asociaciones de Jóvenes Empresarios (CEAJE),  la rápida adaptación que han tenido los negocios más pequeños durante estos últimos meses.

Los negocios se han valido de las herramientas digitales, para adaptarse a las circunstancias. Desde códigos QR para escanear las cartas de los restaurantes hasta aplicaciones para reservar de forma anticipada y evitar aglomeraciones en los locales. Sea cual sea la herramienta que hayan elegido, lo importante para la secretaria de Estado es que cada uno de estos negocios han sabido adaptarse a las circunstancias cambiantes y en muy poco tiempo se ha producido "una transformación de gran impacto".

De hecho, reconoció que "muchas de las cosas" que el Gobierno "se había planteado hacer en cuatro años, los pequeños negocios las han llevado a cabo en seis semanas”. Artigas explicó que “las actividades más pequeñas están sufriendo las consecuencias de esta pandemia y, sin embargo, han hecho un esfuerzo improviso para adaptarse. Quién nos hubiera dicho hace tres meses que pasaríamos de una tasa del 5% de empleados teletrabajando al 35%, o que sería natural encontrar un código QR para leer la carta en un restaurante”, comentó Artigas.

Ser más digital significa ser más competitivo

Del ritmo de digitalización de los pequeños negocios depende directamente el futuro del país. “Las pymes deben ser protagonistas del proceso de digitalización. Son el 98% del tejido empresarial y generan el 70% del empleo. Sin la digitalización de estos pequeños negocios no será posible la digitalización en España” aseguró la secretaria de Estado de Digitalización, Carmen Artigas.

Además, uno de los aspectos en los que insistió Artigas es en “que la digitalización no es un fin en sí mismo, si no que es un medio para que las empresas sean más eficientes”. En este sentido, aseguró que la digitalización puede llegar a aumentar entre un 15% y un 20% la competitividad y la productividad de autónomos y pequeños negocios.

Además, se comprometió a poner en marcha ayudas y programas estatales para conseguirlo. “La digitalización es un proceso complejo. Ha habido muchos intentos a lo largo de los últimos años para apoyar a las pymes en su proceso, pero no siempre los recursos públicos que se han dedicado han tenido un impacto cuantitativo”.

Si bien para conseguirlo éstas tienen que aprovechar sus ventajas: ser pequeñas. “Las pymes están a medio camino entre una startup, pues comparten el mismo tamaño, y una gran empresa, pues adoptan su mentalidad”.

Las ventajas de las pymes frente a las grandes corporaciones

El tamaño de estos negocios es una ventaja con la que coincide Fermín Albaladejo, presidente de Confederación Española de Asociaciones de Jóvenes Empresarios (CEAJE), que también intervino durante la presentación de ‘El Libro de la Digitalización de las pymes tras el covid-19’. De hecho, Albaladejo aseguró que las grandes empresas tardan entre cuatro y cinco años  en realizar transformaciones que un pequeño negocio realizaría en uno o dos años.

Sin embargo, el problema que tienen estas actividades es que no saben cómo pueden adaptarse. Para ayudarles a hacerlo, CEAJE ha publicado esta obra que pretende " ayudar y servir de guía a las pymes en uno de los principales retos que tenemos por delante: la digitalización”.

Asimismo el presidente de CEAJE explicó que este proceso de digitalización no debe ser algo puntual sino que debe realizarse en todos los sectores de actividad. “Desde el agrícola, hasta el bancario, pasando por el turismo. Porque si algo tiene es que nos afecta a todos y no hay sector o actor económico que no se vea concernido por la transformación digital”.

Un libro "práctico" para digitalizarse con "urgencia"

El Libro de la Digitalización de las pymes tras el covid-19’ presentado este martes persigue el objetivo de convertirse en un instrumento que guíe y acompañe tanto a los autónomos, como a la pequeña y mediana empresa en su proceso de transformación. “Ya que, actualmente, el 80% de los negocios planean acelerar su digitalización”, aseguró Carmen Alonso, directora de la obra.

Según Alonso, “la digitalización ya no es una opción para las grandes empresas, es una necesidad para todas las compañías de cualquier industria. los pequeños negocios tienen además la obligación de abordar este tema con urgencia, no sólo para sobrepronerse a la actual crisis, sino para aprovechar el momento y acelerar su transformación y salir reforzados”

De ahí nace justamente la creación del libro desde una “perspectiva muy práctica” y con un “lenguaje muy cercano” para que todos los profesionales puedan leerlo y entender cuáles son los mecanismos que deben seguir para ser más digitales. “Además cuenta la historia, a modo de ejemplo, de 14 pequeños negocios, que puede servir de inspiración para aquellos otros que lean el libro”.

Un vistazo al libro

La directora del ‘El Libro de la Digitalización de las pymes tras el covid-19’ aseguró que éste se podría descargar próximamente y resumió en su presentación lo que un autónomo se encontraría al leer sus páginas. La obra está divida en tres capítulos o apartados:

1.- Estado actual de la digitalización

En este apartado hacen un repaso de la evolución de la digitalización en los últimos años. Desde la globalización, hasta la disrupción tecnológica y los niveles alcanzados durante la crisis de la Covid-19. Detallando especialmente todas las herramientas y tecnologías disponibles que pueden implementar los pequeños negocios: Big Data (uso de datos masivos), Cloud (almacenamiento en la nube); el Internet de las Cosas (IOT); la Automatización robótica de procesos (RPA), el machine learning (enseñar a un ordenador determinados procedimientos) y el deep learning (que la máquina tenga la posibilidad de aprender), entre otras. 

Las tecnologías exponenciales tienen que servir como medio a las pymes, para que como empresa de datos, puedan convertir sus productos y sus servicios en inteligentes. Así pueden generar valor ya no sólo para el consumidor, sino también para la sociedad”, aseguró la directora del libro.

Sin embargo, aunque los negocios ganen en eficiencia, la digitalización también tiene consecuencias negativas para ellos, como pueden ser los ciberataques. “La Comisión Europea alertó que los problemas de ciberseguridad pueden ser muy severos para la pyme. [...] Más de la mitad de ellas no logran recuperarse tras ser atacadas. El Libro Blanco recomienda la estrategia que deben seguir los pequeños negocios frente al proceso de digitalización”, dijo Alonso. Son tres:

  1. Protección frente amenazas.
  2. Cobertura legal necesaria y formación.
  3. Concienciación a sus empleados.

2.- Planes fundamentales de la transformación

Éstos son tecnología (mencionada anteriormente), talento y colaboración. Son los tres pilares que deben darse para conseguir el proceso de digitalización. Según Alonso, lo primero es la tecnología y lo segundo son las personas: “sólo movilizando el talento necesario (las personas) y desarrollando una cultura organizativa, la pyme podrá optimizar al máximo sus capacidades para: desarrollar productos y servicios referentes; y para conseguir aumentar su eficiencia por encima de sus competidores”

Por último - el tercero-, está la colaboración “con otras empresas, con nuestros clientes, con los usuarios o con los profesionales que puedan llegar a aportar talento a nuestra actividad”. A su juicio, las empresas han dejado de moverse en vectores y han empezado a interactuar entre ecosistemas.

3.- Claves del éxito

Y por último, “para llevar a cabo una transformación tan relevante, las pymes deben aprovechar su principal ventaja: su tamaño, que les va a permitir hacer grandes transformaciones antes que una gran corporación”. Finalmente, la autora procede a detallar los casos de 14 pymes que han destacado en el mercado digitalizándose.

El Covid-19 ha hecho que los negocios avancen cuatro años en digitalización