martes. 24.11.2020

ALTERNATIVA PARA LA SUPERVIVENCIA DE LOS AUTÓNOMOS

Muchos negocios afectados por la crisis del virus prescindirán de la tienda física

El Estado de Alarma por la crisis generada por el coronavirus ya ha marcado un antes y un después en la forma de hacer negocios. El teletrabajo se ha implantado en cientos de miles de hogares españoles.Cuando todo vuelva a la normalidad, muchos autónomos ya habrán adaptado su actividad a Internet y se plantearán si prescindir de la tienda física. 
Muchos negocios afectados por la crisis del virus prescindirán de la tienda física

Durante estos días de confinamiento obligatorio y de cierre de negocios, los autónomos y profesionales que han podido, han trasladado su actividad al hogar. De hecho, para algunos ha sido la única forma de permanecer abiertos. El problema es que, cuando todo vuelva a la normalidad, habrá un buen número de ellos que se planteen si reabrir o no sus antiguas tiendas.  

Las deudas que, en algunos casos, contraerán y la experiencia que habrán desarrollado durante el confinamiento en materia de venta y servicios por internet, les puede llevar a decantarse por la actividad online. Si, además, contamos con todos aquellos que ya desarrollaban su negocio por Internet antes del confinamiento, es probable que cuando se levante el Estado de Alarma y todo vuelva a la normalidad, el número de negocios online en España se haya disparado y el de locales físicos, caiga considerablemente.

El teletrabajo es un fenómeno que empezó a coger fuerza desde 2018 y que es probable que cobre mayor importancia después de esta epidemia. Hace apenas 20 años, casi cualquier idea de negocio iba ligada a la necesidad de contar con un local físico donde ponerlo en marcha. Sin embargo, hoy en día, son cada vez más los emprendedores que optan por Internet como vía para darse a conocer y vender sus productos o servicios.

Los carteles de “se vende” o “se alquila” local se han hecho cada vez más habituales en el paisaje de muchas ciudades y barrios españoles. De hecho, los datos constatan año tras año las bajas expectativas con respecto a la promoción de negocios de actividad comercial en lugares físicos, afectados en gran medida por el crecimiento de la actividad económica online y las previsiones de ralentización del crecimiento económico.

Tras el análisis de datos de población ocupada publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), tan sólo un total de 4.405.320 personas cuentan con la opción de teletrabajo en España, lo que supone el 22,3% del total de población ocupada, cifra que ascendió a 19.779.300 personas en el pasado año.

Sin embargo, dada la crisis sanitaria vivida actualmente en el país, la cifra de trabajadores que llevan a cabo sus actividades profesionales desde casa ha aumentado exponencialmente en menos de dos semanas. Muchos de los autónomos se verán obligados a dar el paso a la digitalización de su empresa con el fin de minimizar al máximo las pérdidas causadas por el coronavirus, y poder continuar generando negocio a través de una plataforma online.  

Una iniciativa para apoyar el teletrabajo entre autónomos y pymes

La digitalización puede ser la solución para los negocios de los autónomos más afectados por esta crisis. Por ello, el Gobierno ha elaborado un plan de medidas para acelerar el proceso de digitalización de pymes y autónomos llamado ‘Acelera’. El Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital aprobó en su segundo plan económico una iniciativa para asesorar y formar en digitalización a pymes a corto y medio plazo.

Una buena oportunidad para los autónomos que recibirán tanto financiación como asesoramiento para  una vez por la digitalización para poner las nuevas tecnologías al servicios de sus negocios. De hecho, si esta tendencia se extenidiera y la digitalización llegara a abarcara el 10% de las empresas, el Producto Interior Bruto (PIB) se incrementaría en torno a un 3,2% (más de 35.000 millones de euros), según el informe de 2019 de la compañía de Semantic Ventajas del negocio onlineSystem.

Por eso, cada vez más, la supervivencia de los trabajadores autónomos y pequeñas empresas  depende de su capacidad de adaptación a las nuevas tecnologías y plataformas online

Ventajas de trabajar desde casa

Prescindir de una sede física contribuye, en muchos casos, a la implementación en las oportunidades de negocio, como una mejora en la logística, y una mayor visibilidad de marca. Además, disminuye los gastos que supone la propiedad o alquiler de un inmueble generando una estructura de costes más rentable para el autónomo.

Una de las mayores ventajas del e-bussines es la expansión del negocio hacia un número mayor de clientes ya que no existe limitación de geolocalización. Se puede vender en todo el mundo.

La gestión del stock de productos se ve claramente beneficiada, sin ningún tipo de limitación, generando más opciones y posibilidades de tener lo que el cliente está buscando; además establece una relación de venta mucho más directa con el cliente y evita el almacenamiento de productos.

Además, este tipo de comercios tiende a ser más funcional y ágil, de manera que los procesos de venta se optimizan y se reducen los errores, siendo posible supervisar los pedidos de forma eficaz, estudiar los datos y buscar soluciones más rápidas para los posibles problemas con soportes 24 horas.

Cómo se transforma un negocio físico en online

La transformación del modelo de negocio de cualquier empresa, sea cual sea su tamaño, debe comenzar por analizar si el producto se puede vender en el entorno digital, o si es posible llevar a cabo una actividad profesional prescindiendo de un espacio físico.

Los ordenadores con conexión a internet, constituyen una herramienta básica para este proceso, la conexión fija y móvil permite estar en contacto por email o teléfono con el cliente o los demás trabajadores de la empresa. Además, La base de datos CMS, siglas correspondientes a Sistema de Gestión de Contenidos, fomentan un diseño del sitio web ligado a características como la usabilidad, la adaptabilidad y una arquitectura de la información que se presente de forma confiada para el consumidor.

Las redes sociales son el mejor canal para conseguir clientes, interactuar con ellos, conocerlos y fidelizarlos a la hora de crear una comunidad que apoye el negocio.

Dentro del proceso de digitalización, los parámetros de posicionamiento SEM y SEO deben ser los grandes indicadores de la visibilidad de marca dentro de la red. El posicionamiento SEO se focaliza en la aparición de la marca en los primeros puestos de Google y optimiza las páginas web para los buscadores; mientras que el posicionamiento SEM, basa sus estudios en conseguir visibilidad con los anuncios y publicidad en la red.

Muchos negocios afectados por la crisis del virus prescindirán de la tienda física