martes. 18.05.2021

SE PROMETIERON INCENTIVOS FISCALES

La tardanza en la tramitación de la Ley de Startups estaría frenando importantes inversiones extranjeras en España

jovenes.emprendedores

Las empresas emergentes siguen esperando a la puesta en marcha del proyecto de Ley de Startups que prometió Pedro Sánchez en febrero. La tardanza puede afectar a las inversiones extranjeras que reciben.

La tardanza en la tramitación de la Ley de Startups estaría frenando importantes inversiones extranjeras en España

Han transcurrido más de dos meses desde que el presidente de Gobierno, Pedro Sánchez, anunciase la aprobación en “escasas semanas” del anteproyecto de Ley de Fomento del Ecosistema de Empresas Emergentes, más conocido como la Ley de Startups, por el Consejo de Ministros. Y desde entonces los emprendedores, inversores y demás interesados siguen a la espera de ver cumplida esa promesa cada martes -que es cuando se produce normalmente la reunión-. Sin embargo, y hasta la fecha, todavía no se ha producido la ansiada luz verde. 

La tardanza en la puesta en marcha de este anteproyecto de Ley estaría "perjudicando" a las inversiones extranjeras. Según explicó la Asociación Española de Startups (AES), en estos momentos los negocios emergentes están tomando decisiones en base al contexto normativo actual, lo que estaría afectando, entre otros aspectos, a la inversión internacional que reciben este tipo de proyectos. Especialmente porque la futura norma supuestamente recogería una serie de incentivos fiscales para los inversores de estos pequeños negocios, que actualmente no existen.

Esta fue al menos una de las principales pistas que dio Sánchez sobre la norma el pasado mes de febrero. Durante la presentación de la 'Estrategia España Nación Emprendedora', el presidente del Ejecutivo, aparte de asegurar que el Consejo de Ministros iba a aprobar en “escasas semanas” el anteproyecto de Ley de Fomento del Ecosistema Empresas Emergentes, también avisó de que el texto “incluirá ventajas fiscales y también incentivos de inversión”.

Sin embargo, no concretó más detalles. Y esto es lo que en un principio estaría impidiendo a los negocios emergentes acceder a más capital extranjero. “Seguramente este año, las startups españolas recaudarán más dinero que el ejercicio pasado. Sin embargo, creemos que estamos perdiendo cantidades adicionales de inversión que se podrían conseguir si tuviéramos sobre la mesa la Ley de Startups” predijo la AES.

Hay mucho interés de inversores internacionales

A pesar de la falta de una normativa específica que regule estos negocios emergentes, las startups consiguieron romper en el primer trimestre de 2021 un récord histórico de inversión. Según el último informe del Observatorio de Startups en España, que realizó la Fundación Innovación Bankinter, los negocios emergentes consiguieron en tres meses casi el total de inversión de 2020.

“El primer trimestre de 2021 arranca con fuerza con 1.080,02 millones de euros invertidos, lo que no sólo lo convierte en el trimestre de mayor inversión del año, sino el segundo con mayor actividad de la historia, dado que se han producido 93 operaciones durante el periodo, con múltiples megarrondas. Éstas han sido las responsables de empujar el volumen invertido hasta el récord histórico. Y todo ello sin incluir la ronda de 450M€ de Glovo, que formalmente se produjo en el segundo trimestre del año” detallan en el documento.

Se trata de unos datos de recolección de inversión que no sorprenden a la AES. “A nivel internacional hay dinero. La emergencia sanitaria ha producido una caída generalizada en la bolsa, que unido a la falta de remuneración de capital de otros mercados, hace que haya un capital disponible. Lo que genera, a su vez, una competencia a nivel internacional para conseguirlo” dijeron.

España puede captar ese interés internacional

La AES defendió que si con el contexto legislativo actual, “hay movimiento, con un proyecto ambicioso de Ley de Startups, España podría llegar a convertirse en un referente dentro del ecosistema”. Por esa misma razón les extraña la tardanza en la tramitación del anteproyecto, máxime cuando hay un acuerdo entre todos los involucrados, entre los que incluyeron al Ejecutivo.

“Todo el ecosistema en su conjunto, incluido el Gobierno, llegó a la conclusión de que es necesario la puesta en marcha de esta norma para fomentar la innovación. Es necesario, por tanto, que se reconozca la singularidad empresarial de las startups, que se cree un 'sello startup' y que se aplique una serie de políticas fiscales y económicas, para que se pueda conseguir el salto cualitativo que se busca" subrayaron.

Para ello, desde la asociación apuestan porque el proyecto que finalmente vea la luz sea “ambicioso”. Y esto significa para ellos que recoja medidas tan novedosas como una tarifa plana para los emprendedores de startups: “que paguen una cuota reducida durante el tiempo que tarde el proyecto en empezar a facturar. Esto animaría a mucha gente que se ha quedado colgada con la actual crisis económica y que está teniendo dificultades para reengancharse”.

También que se permita la concesión de stock option para ayudar a los negocios emergentes a retener el talento de sus trabajadores. “Esta es la forma que tienen muchas empresas de remunerar a sus trabajadores cualificados o inversores. Es un modelo muy extendido en Estados Unidos y que no termina cuajar en España, porque porque el modelo empresarial es antiguo” criticaron. Éste mecanismo funciona como una especie de plan de retribución a largo plazo. A través de él se une la evolución de la startup a la remuneración del los empleados, de tal forma que si el proyecto sale adelante los trabajadores podrán acceder a acciones de la empresa.

La tardanza del Gobierno retrasa muchos proyectos

Por último, la AES explicó que la tardanza en la aprobación del Consejo de Ministros del anteproyecto de Ley de Startups retrasa todo el proceso. "Hace que falte sea necesario aún más tiempo para que llegue a entrar en vigor la norma. Porque se tiene que llevar al Parlamento, para que el texto sea debatido y aprobado por el resto de grupos. No es un Real Decreto-ley y requiere pasar por el proceso legislativo habitual" dijeron. 

Por eso, tanto la AES, como el resto de interesados en la Ley de Startups siguen atentos cada martes lo que se diga en el Consejo de Ministros, para ver el contenido de una norma por la que llevan esperando años. 

La tardanza en la tramitación de la Ley de Startups estaría frenando importantes inversiones extranjeras en España