miércoles. 12.08.2020

LOS PROFESIONALES AUTÓNOMOS NO SON UNA EXCEPCIÓN

Uno de cada seis vehículos en España circula con los neumáticos en mal estado.

 Uno de cada seis vehículos en España circula con los neumáticos en mal estado.
El buen estado de los neumáticos de nuestro vehículo es fundamental. No debemos olvidar que es el único punto que nos une con el asfalto y que la superficie en contacto de cada uno equivale aproximadamente al tamaño de un pie humano. Te damos algunas claves para saber cuándo cambiarlos y por qué.
Uno de cada seis vehículos en España circula con los neumáticos en mal estado.

Los neumáticos es una de las partes más importantes del coche en cuanto a la seguridad se refiere, ya que tenemos que recordar que es nuestro único punto de contacto con la carretera y es quien sufre la lluvia, nieve, los baches, los frenazos, el roce con el asfalto,....

Según recientes estudios, uno de cada seis vehículos que circulan por las carreteras españolas ruedan con, al menos, un neumático que debe ser cambiado por algún motivo. Y los profesionales autónomos no son una excepción salvo aquellos que se dedican al transporte. Pocas veces se habla que los neumáticos tienen fecha de caducidad, como los yogures. Y mucha gente, si lo sabe, no le otorga la importancia debida.

Un neumático está hecho de una serie de materiales que con el tiempo pierden su elasticidad y se endurecen  (independientemente del uso). Esa elasticidad y el dibujo son las dos características que, en buena medida, permiten al neumático agarrarse al terreno .

También es cierto que el uso y las condiciones climatológicas pueden acelerar o retrasar la durabilidad del neumático porque las condiciones de envejecimiento de la goma pueden variar debido, entre otros motivos, a estos factores. Igualmente, la intensidad del uso que les demos va a modificar su vida útil. No es lo mismo conducir agresivamente, con acelerones y frenazos continuados en clima seco, que circular suavemente, con un solo pasajero y en un lugar de clima suave.

¿Cómo saber la fecha de caducidad de los neumáticos?

Pero independientemente de todo esto, es conveniente saber que la caducidad de los neumáticos existe y que, por norma general, no es recomendable seguir utilizando un neumático con más de 5 años de antigüedad, por mucho que el dibujo esté en perfecto estado y aunque el coche hubiera permanecido en el garaje sin usar, Sólo el peso del coche provoca que se deshinchen las ruedas, se deformen y se agrieten por lo que sería muy peligroso su uso.

No podremos encontrar la fecha de caducidad en los neumáticos, pero si encontraremos la fecha de fabricación con lo que se podrá saber cuándo es recomendable cambiarlos por antigüedad, siempre y cuando no se deba  hacer antes por desgaste o pinchazo. Los fabricantes recomiendas no exceder de los 5 años el cambio de las ruedas, independientemente de su uso y estado. Y es una recomendación excelente.

En todos los neumáticos podemos encontrar un óvalo con cuatro números dentro del mismo que indican, los dos primeros, la semana y los dos siguientes el año de fabricación. Si, por ejemplo, aparece el número 4108, eso nos indica que el neumático se fabricó durante la semana 41 del año 2008. Por eso, estas cubiertas, por seguridad, deberían cambiarse antes de llegar a otoño del año 2013.

¿Como sé que el dibujo de la goma se ha desgastado?

En cuanto al dibujo de los neumáticos, es difícil decir cuál  será más efectivo, si uno con un patrón en costillas, repetitivo, mixto, de bloques, asimétrico, direccional… Según las características del coche será mejor un patrón u otro. Furgonetas, todo terrenos, utilitarios, deportivos,...cada uno pide un dibujo diferente, al margen del tamaño que, en cada modelo, también variará y se deberá seguir las especificaciones que marca el fabricante. Dependerá también de la zona por la que se mueva el vehículo. No es lo mismo conducir habitualmente por carreteras mojadas, heladas o con nieve -lo que requerirá unos neumáticos que evacuen mucha agua- que en localidades más secas. Lo que está claro es que los neumáticos deberán estar en perfecto estado y con un dibujo suficiente para garantizar la seguridad al volante, la adherencia y la estabilidad del vehículo sobre la calzada.

Traducido al mundo de los números, debemos saber que la profundidad mínima del dibujo de las ruedas del coche debería ser de 1,6 milímetros. Es el mínimo legal en España  y conducir con una profundidad inferior, además de peligroso, supone una multa de hasta 200 € por neumático. Además, tener los neumáticos en mal estado – con poca profundidad o dañados – será un impedimento a la hora de superar la ITV.

Pero, aunque 1,6 milímetros sea el mínimo legal, no es lo recomendable. De hecho, los expertos recomiendan que la profundidad oscile siempre entre los 8 y los 4 milímetros ya que, cuando baja de esa cifra, empiezan a perder adherencia y se vuelven inseguros. Aunque quieras apurar hasta el final la vida de tus gomas, todo el mundo coincide en que cuando la profundidad del neumático llegue a los 2 milímetros deberías cambiarlos cuanto antes para evitar posibles problemas de seguridad.

Métodos para comprobar la profundidad del dibujo

Hay dos formas de comprobar la profundidad del dibujo de las ruedas. La primera de ellas es el famoso “truco del euro”, que consiste en introducir una moneda de 1€ en una de las ranuras del dibujo del neumático. Si el aro dorado de la moneda queda totalmente cubierto por la goma de la rueda, significa que el neumático todavía conserva la profundidad suficiente para circular de forma segura. En cambio, si el dibujo no cubre la parte dorada de la moneda, la rueda no tiene profundidad suficiente y tendremos que cambiarla.

La otra herramienta que tenemos para comprobar la profundidad del dibujo es con los testigos que hay en el propio neumático y que nos alertan del desgaste del dibujo cuando este empieza a ser excesivo y se acerca la hora de pasarnos por el taller y cambiarlos. Así, antes de iniciar un largo viaje o de pasar la ITV no hay que olvidar comprobar el estado de los neumáticos para saber si el dibujo de las ruedas del coche es suficiente para garantizar nuestra seguridad, así como la correcta presión de inflado según la carga del coche.

Para finalizar y, en cualquier caso, cualquier neumático que supere los 10 años, debe ser sustituido sin contemplaciones, ya que no está en condiciones de circular con los mínimos de seguridad exigibles.

Uno de cada seis vehículos en España circula con los neumáticos en mal estado.