martes. 27.07.2021

PERO, DE MOMENTO, NO SE VENDEN COCHES

Los concesionarios de coches confían en volver rápido a la normalidad

concesionario-coche-autonomos-covid

Comprar un vehículo durante el Estado de Alarma es muy complicado. De ahí, que la facturación de la red de concesionarios en el mes de marzo sea "inexistente o con caídas cercanas al 90%". Aún así confían en que, si el Gobierno pone en marcha un plan de choque para el sector, la vuelta a la normalidad sera rápida.

Los concesionarios de coches confían en volver rápido a la normalidad

El mercado del automóvil está viviendo en estos momentos una de sus peores épocas. Los datos de matriculaciones reflejan la caída tan drástica que sufrió el sector en el pasado mes de marzo: éstas descendieron en el caso de turismos y todo terrenos hasta el 69,3%; en los vehículos comerciales ligeros la caída fue del 67,2% y en los industriales, autobuses y microbuses de un 36,8 %.

La crisis del COVID-19 ha detenido por completo tanto la actividad comercial, como la productiva. Y se calcula que 350.000 empleados están acogidos a un Expediente de Regulación Temporal de Empelo (ERTE), contando las empresas fabricantes, los negocios de componentes y de distribución. 

La crisis no ha acabado y todavía queda para volver a la normalidad. De momento, lo que sí está claro es que el Estado de Alarmo ha afectado, como en todos los sectores, especialmente a los autónomos y pymes. Concretamente, a la red de pequeños concesionarios: "estos negocios están cerrados, por lo que durante los dos próximos meses, se espera un mercado inexistente o con caídas cercanas al 90%" aseguró Raúl Morales, director de comunicación de Faconauto (la patronal de los concesionarios).

Para frenar la grave situación e impedir que vaya a más, desde la patronal de concesionarios piden a la Administración que actúe y que elabore un plan: "la acción del Gobierno central con los autónomos es clave para poder articular un Plan de Choque con medidas concretas y eficaces”. Desde  la Asociación de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) consideran que las medidas que pueda poner en marcha el Ejecutivo ahora pueden marcar una diferencia significativa de cara al futuro.

Ante la crisis, ingenio

Por su lado, el presidente de la Asociación Madrileña de Distribuidores de Automóviles (AMDA), Carlos Bustillo, comparte la postura de ANFAC. Sin embargo, admitió que "la realidad es pavorosa y no existe ninguna duda de que la fuerza de trabajo está en los concesionarios. La red de pequeños concesionarios - habla por Madrid, pero se puede hacer extensivo al resto de España - es fuerte, trabajadora y tiene la fortuna de contar con personas imaginativas para adaptar la realidad del mercado y esta pandemia a los concesionarios. Sólo de esta forma conseguiremos salir adelante. Hay que centrar todo el esfuerzo en el cliente".

Para Bustillo, la crisis del COVID-19 va a reforzar el mercado del vehículo de ocasión y la postventa; aunque actualmente en los servicios oficiales supone un aporte de márgenes de beneficio escaso a la cuenta de resultados. Estos beneficios, que rondan el 1 % en total, son muy pequeños y muchos concesionarios deberán contar con el soporte de las marcas de automóviles para sobrevivir. "Algunos no lo conseguirán, en los grandes grupos por el inmenso coste que supone su estructura y en pequeños servicios, por la falta de músculo para aguantar la crisis" comentó.

Los concesionarios deben cuidar de los autónomos también como cliente

Según Bustillo, otro de los factores imprescindibles que va a ayudar a la recuperación de los distribuidores, que ya estaban maltratados por años de caídas en las ventas, es la mejora de la salida de las flotas de vehículos auto matriculados (también llamados algunas veces "kilómetro 0) en poder de las concesiones y que pierden valor cada día que pasa. También suavizar los objetivos de venta por parte de las marcas

La crisis sufrida en el sector por el coronavirus cambiará también la relación entre concesionarios y clientes. Bustillo señaló que éstos van a ofrecer los vehículos de una forma mucho más cercana y personalizada a las necesidades del cliente, sobre todo a empresas y autónomos, que suponen una cifra importante en las matriculaciones. "Éstos van a pasar de tener que cuidarse a mimarse" aventuró Bustillo.

Un autónomo no puede quedarse parado con su coche o furgoneta, que en muchos casos es su herramienta de trabajo. Razón por la que Bustillo cree que muchos concesionarios empezarán a ofrecer servicios de taller durante las 24 horas, para que un trabajador por cuenta propia pueda dejar su vehículo a las siete de la tarde y lo pueda recoger a la siete de la mañana del día siguiente. También empezarán a ofrecer un tipo de renting más flexible que se adapte a la necesidades y variables a lo largo del tiempo de los trabajadores por cuenta propia.

Potenciar la venta del coche online será otro cambio en los concesionarios por el futuro. Ahora mismo, las ventas online de los grandes concesionarios son residuales. Pero la idea es que en los próximos años se avance en un sistema para que desplazarse hasta un concesionario sea cada vez menos necesario para comprar un coche. 

En cualquier caso, comentó Bustillo, vienen tiempos más duros de los que estamos viviendo en estos meses. Al sector le espera un camino muy arduo por recorrer para reinventarse. Aunque también es cierto que la esperanza y el optimismo es generalizado, sabiendo que van a quedar puestos de trabajo, empresas y pequeños empresarios autónomos en ese camino, y que la unidad, el esfuerzo, el ingenio y una calidad de servicio extrema son las fórmulas que les tienen que dirigir ahora-

Los concesionarios de coches confían en volver rápido a la normalidad