sábado. 05.12.2020

EL TRATO, LA ATENCIÓN, LA TRANSPARENCÍA, ENTE OTROS

Consejos para elegir bien el taller mecánico que reparará tu vehículo

Elegir un taller para nuestro vehículo no es siempre sencillo. A veces sufrimos decepciones que en la mayoría de las ocasiones podrían evitarse si estamos un poco atentos a detalles que el mismo taller nos puede mostrar.
Consejos para elegir bien el taller mecánico que reparará tu vehículo

Es habitual escuchar conversaciones en la que alguien se queja del taller mecánico al que lleva su vehículo. Es también habitual que las personas cercanas nos pregunten a los del mundillo dónde llevar su coche. No siempre se acierta al aconsejar, pero vamos a intentar dar algunas pistas para que la revisión o la reparación de nuestro coche no sea, además de un desembolso, una fuente de mal humor.

Lo primero es señalar que no necesariamente un taller oficial nos da mejor servicio que uno que no lo es. Los negocios los constituyen personas y hay grandes profesionales en ambos lados. Pero los coches actuales están cargados de electrónica y muchas veces eso es un handicap a la hora de elegir. No todos los talleres disponen de maquinaria apta para ciertos vehículos y, desde luego, aquí los servicios oficiales tienen una ventaja innegable.

De todos modos, es interesante resaltar que la normativa comunitaria autoriza a que el mantenimiento de nuestro coche se realice en cualquier taller incluso durante el periodo de garantía, no viéndose ésta afectada por el hecho de hacerse fuera de un servicio oficial de la marca. Además, y es un hecho real, dos talleres oficiales de la misma marca y del mismo propietario, en la misma provincia, distantes unos 65 kilómetros uno de otro, dan precios diferentes para la misma revisión e incluso realizan intervenciones diferentes, una más completa y barata que la otra.

Algunos consejos para la elección de un taller mecánico.

Lo primero, aunque parezca obvio, un taller debe generarnos confianza. Un taller ordenado, limpio, sin coches a medio reparar esparcidos por ahí o cajas revueltas ofrece una imagen que nos debe hacer pensar en su profesionalidad. En caso contrario, si descuidan su casa, imaginemos lo que pueden hacer con nuestro coche.

Por ley, debe tener expuesta y bien visible una lista de precios de sus servicios, incluyendo la hora de mano de obra o los desplazamientos al exterior. Si no la vemos, malo. Igualmente, los certificados de reciclaje de aceites usados y piezas, lo que nos dará una idea de que son controlados y auditados por entes exteriores.

Tampoco está de más que tengan a la vista las certificaciones ISO de que disponga el taller, cada vez más estrictas tanto con el trabajo que allí se realiza y los procesos para realizarlo, como con los procedimientos de reciclaje a los que están obligados.

La atención es siempre un punto importante. Todo el mundo tiene una mala tarde, pero si observamos mal ambiente, somos recibidos de manera que no nos agrada o no recibimos un trato y explicaciones adecuadas, de igual manera tratarán nuestro coche y será mejor que gastemos nuestro dinero en otra parte. Aunque nos van a dar a firmar un documento mediante el cual renunciamos a que se nos haga un presupuesto (en la mayor parte de las ocasiones, por no decir en todas) conviene saber de antemano lo que le van a hacer a nuestro coche en la revisión o lo que van a mirar si es una avería.

Las piezas sustituidas, incluso durante un mantenimiento (filtros, etc.) nos deben ser entregadas al retirar el coche del taller. Si no es así, desconfiar no está fuera de lugar. Por eso conviene saber lo que van a hacer al coche, para saber las piezas que deben entregarnos. Lo lógico es dejarla en el taller para su reciclado, pero que antes, nos las dejen ver.

Aquí y esto es fundamental y no muy conocido, deben entregarnos una factura detallada con las reparaciones porque éstas tienen una garantía de 3 meses o 2.000 kilómetros recorridos, en el caso de los vehículos de turismo y de 15 días o 2.000 kilómetros en el caso de los vehículos industriales, Salvo que las piezas tengan un periodo superior de garantía para las que regirá el periodo de mayor duración, siempre que el vehículo no sea manipulado o reparado por terceros en este periodo. Se entiende que la garantía es total, incluyendo piezas, mano de obra e imposición fiscal, según los artículos 9 y 16 del Real Decreto 1457/1986 por el que se regulan la actividad industrial y la prestación de servicios en los talleres de reparación de vehículos automóviles, de sus equipos y componentes.

De cualquier manera, seamos comprensivos con pequeños fallos que no afecten al servicio, en los talleres trabajan seres humanos como nosotros y, al igual que nosotros, tampoco son perfectos, pero si no estamos satisfechos, la recomendación es siempre la misma, acudir a otro taller. La competencia es buena para cribar a aquellos que no trabajan adecuadamente aunque, y esto es absolutamente cierto, son una minoría.

Consejos para elegir bien el taller mecánico que reparará tu vehículo