viernes. 03.07.2020

LLEGARÁ EN OTOÑO Y SE FABRICARÁ EN MADRID

Con el nuevo Citröen C4 España continua escalando puestos en la fabricación de coches eléctricos

Con el nuevo Citröen C4 España continua escalando puestos en la fabricación de coches eléctricos
En el disputado segmento de los compactos y con un diseño diferenciador, la nueva generación del C4 se apunta a la moda SUV. Se venderá con versiones diésel, gasolina o 100% eléctrica. Y se fabricará en Madrid.
Con el nuevo Citröen C4 España continua escalando puestos en la fabricación de coches eléctricos

Citroën ha desvelado las primeras imágenes y algunos detalles de este modelo que ha sufrido tantas metamorfosis que ya es difícil de definir. Regresa al segmento de los compactos -del que se había desviado con el actual C4 Cactus- que sigue acumulando casi el 30% de las ventas de coches nuevos en Europa, lo que le convierte en el principal campo de batalla entre las marcas.

Desde luego, y no es una novedad en la marca francesa que siempre ha sido muy innovadora tanto en tecnología como en el diseño de sus coches, sigue apostando por un aspecto diferenciador con detalles ya vistos en los últimos modelos de la casa. Un ejemplo son las protecciones plásticas que recorren toda la parte inferior de la carrocería, aunque alejadas de los extraños bumpers de las puertas que caracterizaron la aparición del Cactus.

Aire de crossover y con versión 100 % eléctrica.

Como es ya habitual en todas las marcas, recurre a un aspecto más SUV o crossover, que sin duda es lo que más demanda el mercado actual, pero con un marcado aspecto deportivo. Este modelo pondrá fin a la vida del Cactus, actual representante de Citroën en el segmento.

Dice la marca que la aerodinámica será uno de sus puntos fuertes, pero, sobre todo, lo que llamará más la atención será una cierta mirada al pasado. Si bien mantiene los bumpers en la parte inferior de las puertas, mucho más discretos que en el Cactus, su perfil no deja de recordar a los modelos míticos de la marca francesa como el GS o el CX. Esa similitud es principalmente por el cristal trasero lateral en forma triangular, que favorece la caída de la línea del techo marcando un aspecto deportivo. La línea es muy de coupé y los grupos ópticos traseros se integran parcialmente en el spoiler, lo que acentúa aún más ese concepto.

La variada oferta mecánica vendrá compuesta por motores de gasolina, diésel o 100% eléctrico, al estilo de lo que ya ocurre con los Peugeot 208, Opel Corsa y Peugeot 2008, todos basados en la misma plataforma CMP y e-CMP del Grupo PSA. Por supuesto, la gran novedad será la variante eléctrica pura, que montará una motorización de 100 kW (136 CV) de potencia y un par motor de 260 Nm. Este modelo vendrá equipado con una batería de ion litio de 50 kWh, lo que debería otorgarle una autonomía máxima de alrededor de 300 km.

En el interior prima un enfoque minimalista con un diseño de salpicadero completamente nuevo, muy limpio, en el que el protagonismo es absoluto por parte de las dos grandes pantallas digitales, en el cuadro de mandos para la instrumentación y en la parte superior de la consola para contener todo el sistema de infoentretenimiento y, en el caso de la versión eléctrica, todo la información y manejo de la batería. Sin embargo, en este aspecto, lo que se observa es más una evolución de lo visto ya en el C4 Cactus que una revolución. La palanca de cambios reduce su tamaño, como también comienza a ser habitual en todos los nuevos modelos que se van presentando y el volante sigue esa moda, un tanto absurda, de presentar la parte inferior achatada. De acuerdo, es tendencia, pero no aporta más que una cuestionable opción estética.

Se fabricará en Villaverde para todo el mundo

Todas las versiones del nuevo C4 se fabricarán en la factoría madrileña de Villaverde y se pondrán a la venta después del verano. Se suma así a los otros modelos electrificados, sean híbridos o 100% eléctricos, que se producen en nuestro país: Ford Kuga, Renault Captur y Mégane, Opel Corsa, Peugeot 2008, Nissan e-NV 200, Mercedes Clase V y Vito, Seat León y las variantes de baterías de las furgonetas pequeñas de PSA, lo que es una noticia tranquilizadora para el sector español, que tantas malas nuevas viene acumulando.

El lanzamiento del modelo se producirá justo cuando se cumplen 50 años del primer Citroën GS, todo un paradigma en términos de confort que el nuevo C4 replica gracias al especial diseño de los asientos delanteros, muy cómodos como nos tiene acostumbrados la casa francesa, o la suspensión con amortiguadores hidráulicos progresivos. Una solución que, al menos en parte, replica la extraordinaria suspensión hidroneumática que caracterizó a Citroën en otros tiempos, instalada en los legendarios DS o en el más común GS, pero está lejos, en sofisticación y resultados de aquella. Vivimos unos tiempos donde es mucho más importante que sea más barata de producir, aunque en este caso sigue tan fiable y confortable como la hidroneumática lo fue. Los topes de extensión instalados en los amortiguadores, que son de compresión en aceite, ayudan mucho a atenuar las irregularidades de la carretera.

Además, la marca anuncia que este modelo estrenará un nuevo equipamiento dentro del programa Citroën Advance Comfort. Y en el caso de la versión 100% eléctrica, con el plus de su silencio de marcha.

Será una novedad muy bienvenida, tanto por aumentar la producción de coches eléctricos en nuestro país (ahora el grupo PSA fabrica eléctricos en todas y cada una de sus plantas en España), como porque sabemos que Citroën es una marca muy apreciada. Aumentar las ventas y las exportaciones en este momento, supone una buena noticia para el panorama del automóvil nacional.

Con el nuevo Citröen C4 España continua escalando puestos en la fabricación de coches eléctricos