viernes. 03.07.2020

SALDRÁ A LA VENTA DESPUÉS DEL VERANO

En otoño estará disponible un nuevo SEAT Ateca totalmente rediseñado

En otoño estará disponible un nuevo SEAT Ateca totalmente rediseñado
Al SEAT Ateca le ha llegado la hora de renovarse. Y, por lo que hemos podido ver, no ha sido un simple retoque superficial sino una mejora considerable en un coche que ya tenía muchos motivos para ser atractivo.
En otoño estará disponible un nuevo SEAT Ateca totalmente rediseñado

Ha vendido más de 300.000 unidades en todo el mundo desde que apareció en 2016. El SUV  intermedio de la casa de Martorell, aunque fabricado en la República Checa, es un éxito de ventas gracias a las muchas virtudes que posee. Pero siempre hay que dar un impulso a las ventas y reforzarse frente a la competencia, que tampoco se detiene.

Para ello, excepto las partes del vehículo que se refieren a la plataforma, el nuevo Ateca 2020 cambia en todo. Y cambia para mejor.

Una estética puesta al día y que recuerda al Tarraco

Estéticamente, se ha tomado como referencia el SUV más grande de SEAT, el Tarraco. La nueva parrilla frontal lo asemeja mucho, creando un aire de familia incontestable, no sólo entre ellos, sino también con el nuevo SEAT León. El capó y los faros siguen siendo los mismos de antes, pero estos últimos ahora son full led. Los paragolpes delanteros y traseros también cambian, más redondeados y prominentes, lo que implica también un cambio en las dimensiones en el coche. Ahora mide 4,38 metros de longitud, 18 mm más grande.

El lateral, por su parte, no sufre modificación alguna, aunque si se han rediseñado las llantas (muy atractivas) que están entre las 16 y las 19 pulgadas. También se han añadido  nuevos colores a la paleta ya existente para dar otro aire, más moderno, que lo diferencie de su anterior generación.

Los grupos ópticos traseros no cambian, pero el diseño de la luz siguiendo el camino iniciado en el León. Las letras del nombre son diferentes y tienen un aspecto como de escrito a mano, muy personal y atractivo.

Por supuesto, las versiones FR, al igual que en la gama anterior, tienen una imagen más deportiva y agresiva con elementos en color plata mate, molduras laterales diferenciadas, una parrilla delantera específica que lo identifica como la versión de prestaciones más elevadas. Eso hasta que aparezca, que estamos seguros de que no va a tardar mucho, la versión en la marca Cupra. Posiblemente, en las próximas semanas.

Lo que sí constituye una completa novedad en este rediseño, es la aparición de una versión que, al menos estéticamente, está más orientada al off road, la llamada Xperience, que tiene los paragolpes, los pasos de rueda y los protectores laterales en color negro y acabados en aluminio en ambos parachoques.

Mucho más seguro y conectado.

En cuanto al diseño y equipamiento interior, además de nuevas tapicerías y un nuevo volante que, opcionalmente puede ser calefactado, cuenta con un cuadro de mandos digital, con una pantalla de 10,25 pulgadas. La pantalla central crece desde las actuales 8,25 hasta las 9,2 pulgadas.

El equipo digital Cockpit, que es idéntico al del Tarraco, incluye todo el sistema de infoentretenimiento, control por voz y unas nuevas conexiones de tipo USB-C. Igualmente, incorpora Android Auto y Apple Car Play, al tiempo que el sistema de aplicaciones integradas Seat Connect con llamada de emergencia, ofrece servicios gratuitos durante el primer año del coche.

En el apartado de seguridad, el nuevo Ateca también se pone al día ofreciendo diferentes ayudas a la conducción, alguna de las cuales, hasta ahora, no estaba disponible ni como elemento opcional. Ofrece el sistema de pre-colisión, que prepara al coche ante un posible impacto, los avisos de mantenimiento de carril, aviso de ángulo muerto y marcha atrás, el control de velocidad de crucero adaptativo y algo tan interesante como el sistema de asistente de emergencia, que es capaz de desviar el coche al arcén de la autopista y detenerlo de forma completamente autónoma en caso de que el conductor no responda. Ahora el Ateca es más seguro que nunca.

Cambia la gama de motores

La gama de motores se compondrá de momento de mecánicas diésel y gasolina, lo que extrañará a los que esperaban que, ya desde su lanzamiento, hubiera versiones híbridas, enchufables o eléctricas. Aunque no nos cabe duda de que llegarán.

En la gama de los gasolina, el más básico es un tricilíndrico de 110 CV y cambio manual, un motor que, evidentemente, es un poco justo para mover este coche con alegría.  Por encima, el nuevo 1.5 TSi, con cuatro cilindros y desconexión de cilindros automática, que desarrolla 150 CV y que está disponible con cambio manual o automático DSG. Y, como tope de gama, el 2.0 de 190 CV que estará disponible solamente en combinación con el cambio automático y la tracción integral 4Drive.

En cuanto a las mecánicas diésel, desaparece el 1.6 de 115 CV como escalón de acceso a la gama, siendo sustituido por un motor 2.0, con la misma potencia, pero con una entrega de par notablemente superior, más adecuada a este coche.  El mismo motor 2.0 TDi, pero en este caso con una potencia de 150 CV será por ahora el tope de gama en gasóil, y se ofrecerá con cambio manual o automático. En este último caso habrá configuraciones tanto de dos como de cuatro ruedas motrices.

Los precios definitivos aún no han sido comunicados por la marca, pero estamos seguros de que muchos potenciales clientes ya están atentos porque, si ya era un coche atractivo, seguro y muy adecuado a las necesidades actuales, ahora lo es aún más.

En otoño estará disponible un nuevo SEAT Ateca totalmente rediseñado