Domingo. 16.06.2019

EN OTROS PAÍSES LLEGAN A RECUPERAR 50.000 EUROS AL AÑO

Una app permite a los restaurantes vender la comida que iban a tirar

Imagen de la app Komefy.
Imagen de la app Komefy.

Son muchos los supermercados y restaurantes que se ven obligados a tirar comida porque no han conseguido venderla. Ahora, unos emprendedores ofrecen la posibilidad de ofrecer esa comida un 50% más barata a quién entra en su aplicación, lo que evita desperdiciar alimentos.

Una app permite a los restaurantes vender la comida que iban a tirar

Una ración de croquetas de pollo por 5 euros, una tapa de tortilla española por 1,5 euros y un paquete de frambuesas por 2 euros. Éstas eran algunas de las ofertas que se anunciaban -en el momento en el que se escribía este artículo- en la aplicación de Komefy. Se trata de una plataforma, que han puesto en marcha por dos emprendedores españoles, que permite a los restaurantes y supermercados vender la comida que les sobra. Según aseguran sus fundadores, hay negocios en zonas del norte de Europa dónde están llegando a ganar 50.000 euros al año vendiendo la comida que antes tiraban.

Se calcula que en España se tiran más de 8 millones de toneladas de alimentos al año. Sólo los supermercados envían a la basura 400.000 toneladas porque por política no pueden mantener en su estantería productos que estén próximos dos o tres días a la fecha de caducidad” explicó Carlos Martín. Junto con su socio Eliseo Haro, ha creado una aplicación que permite a los negocios, por un lado, obtener una rentabilidad de los productos que iban a tirar porque no tenían clientes, y a los usuarios acceder a alimentos “de calidad un 50% más baratos”.

Precisamente, la aplicación está pensada para que se puedan vender esos productos que tienen una fecha próxima de caducidad y que no pueden vender las tiendas de alimentación, o para las comidas que sobran en un restaurante. “Imagina que un bar que hace un menú del día para 100 personas, pero solo consigue vender 50 al medio día. Pueden anunciar el resto de platos en nuestra app. Además, el restaurante no pierde nada si no se venden, porque de cualquier manera los estaría tirando” apuntó el cofundador.

“50.000 euros de ingresos al año”

Komefy se dirige tanto a supermercados como a restaurantes independientemente de su tamaño. De momento, y con menos de dos semanas en el mercado, ya cuentan con 100 establecimientos trabajando con su app: “algunos son marcas muy conocidas Mama Framboise, LA sushi, o Perrachica. Pero también hay otros negocios pequeños”. Además reveló que actualmente están en conversaciones con cadenas de alimentación y esperan poder cerrar el acuerdo en dos meses para ofrecer también sus productos. .

Contactar con los establecimientos y convencer a sus dueños de la utilidad de Komefy no está resultado sencillo, pues “requiere una labor de predicamiento importante” dijo Martín. Para ello desde Komefy han establecido, lo que ellos denominan, tres puntos de fuerza de venta:

  1. Fuerza de venta de cadena: buscamos grandes grupos de restaurantes -como el Grupo Larrumba que ya trabaja con ellos- para establecer relaciones comerciales.
  2. Fuerza de venta de supermercados: el proceso está siendo más largo de lo que esperaban, pero esperan en los próximos contar con algún supermercado. 
  3. Fuerza de venta de barrio: puerta a puerta van ofreciendo sus servicios a los pequeños negocios a pie de calle.

En cuánto a lo que puede ganar un establecimiento utilizando Komefy, Martín afirma “que lógicamente no tenemos datos en España -llevan 10 días en el mercado- pero, modelos similares sobre todo en el norte de Europa dónde se empiezan a crear estas apss debido a que allí es mayor la responsabilidad social corporativa es más avanzada, están dando a los restaurantes 50.000 euros de ingresos al año, y unos 3.500 euros en beneficios de marketing. Porque a través de la app también se publicitan y hace que gente que no la conocía la pruebe y recurra a ella".

Su uso es sencillo. Por un lado, están los clientes que sólo tienen que descargarla, crear su usuario y elegir la oferta que deseen. Una vez seleccionada, tendrán que pasarse por el establecimiento a recogerla. “No tenemos servicio de entrega a domicilio”.

Y por otro lado, se encuentran los establecimientos que quieran trabajar con ellos. Éstos deberán primero ponerse en contacto con Komefy  y pasar por un proceso de validación. “Vamos al establecimiento, le contamos cuál es nuestro modelo de negocio y nos aseguramos que entiendan lo que hacemos. También les tomamos los datos” dijo Martín. Si el establecimiento es validado, solo tiene que descargarse la app 'business' de Komefy, acceder con el usuario y contraseña proporcionado por la startup y subir la comida o alimentos excedentes.

“Pueden subir todos los que quieran y normalmente suele haber más ofertas por la tarde, que es más o menos cuando saben lo que no van a vender” apuntó Martín. Quien reveló que ellos, Komefy, se lleva un 25% por cada transacción realizada por el restaurante.

Europa va hacia el food waiste

La aplicación de momento solo está funcionando en Madrid y en esta ciudad "está siendo muy bien recibida pues está resolviendo un problema real que tienen bares y restaurantes con los excedentes” dijo Martín. Además, este emprender afirmó que Komefy ayuda a cumplir con algo "que en un futuro se va a tener que hacer por obligación”.

De hecho, la Unión Europea ya está proponiendo -“y pronto llegarán a España”- normativas que obliguen a los supermercados a no tirar nada. Todo ello pertenece al movimiento food waiste que consiste en el control de la pérdida y desperdicio de alimentos y que se está fomentando en varios países europeos. 

Además, son varias las aplicaciones que están funcionando en España y que como Komefy tienen el objetivo reducir el derroche de alimentos. Aunque su funcionamiento cambia: “Jay apps que ofrecen bolsas de comida de lo que le sobra al restaurante y el cliente no sabe lo que es, mientras que nosotros ofrecemos un productos concreto”.

La decimosexta aventura emprendedora

Carlos Martín, con 49 años, es un emprendedor nato, Komefy es la decimosexta idea que pone en marcha. Apostó por la creación de esta aplicación tras haber pasado una larga estancia en Latinoamérica y concienciarse, aún más, de las dificultades que tenían en otras zonas del mundo para alimentarse. “Hay gente que lo está pasando muy mal, que tiene muchas necesidades” dijo. Por eso con Komefy “a parte de buscar ese componente de rentabilidad y de que le guste a los inversores, etc, buscamos tener también ese componente social y ayudar a que no se desperdicie tanta comida”. Aseguró que con un tercio de la comida que se tira se podría acabar con el hambre en el mundo.

En la misma sintonía se encontraba su socio Eliseo Haro. Ambos decidieron poner a principios de este años en marcha Komefy y han estado todo este tiempo desarrollando la aplicación. Para ello han tenido que invertir 300.000 euros y contratar a 10 trabajadores. "De momento somos un equipo pequeño", dice es emprendedor..

En cuanto a las trabas que se ha encontrado, Martín resalta el acceso a financiación venture, es decir, específica para startups. Explica que, “a pesar de que cada año es mejor, conseguir financiación venture para un emprendedor es difícil, si lo comparamos con las facilidades que hay en Estados Unidos”.

Una app permite a los restaurantes vender la comida que iban a tirar