Sábado. 18.08.2018

EL BUEN HACER DE UN ANTIGUO OFICIO

La artesanía en piel de Ubrique llega al Festival de Cannes

La artesanía en piel de Ubrique llega al Festival de Cannes

En la pasada edición del Festival de Cannes algunas celebridades cinematográficas pasearon por su alfombra roja con productos de piel diseñados y fabricados en un pueblo de la serranía de Cádiz. Es una muestra más de lo lejos que ha llegado el buen hacer de los artesanos que se dedican a un antiguo oficio, la marroquinería, y que han colocado el nombre de Ubrique en las grandes agendas de moda. Este pueblo gaditano acoge a más de un centenar de negocios dedicados al trabajo de la piel, casi todos micropymes llevadas por autónomos y de carácter familiar. En 2014 crearon la Escuela de Artesanos de la Piel que ya ha graduado a más de 200 jóvenes.

La artesanía en piel de Ubrique llega al Festival de Cannes

En una localidad de apenas 18.000 habitantes se diseñan y fabrican todo tipo de objetos y de accesorios de piel que, en la actualidad, se exportan a los principales países europeos o a Japón, incluida la todopoderosa Italia. Hasta 45 millones de euros han llegado a Ubrique procedentes del exterior. Un exterior en ocasiones rodeado de glamour, como lo demuestra la reciente pasarela de Cannes. Muchos no saben que las grandes marcas del mundo de lujo (Loewe, Luis Vuitton, Carolina Herrera y tantas otras) han elegido para sus artículos la piel y el cuero trabajados en la sierra de Cádiz.

Bolsos de todos los tamaños, botas, cinturones, carteras, joyeros, cajas, álbumes y en general cualquier artículo que lleve piel con el sello de Ubrique se pasean en la actualidad por todo el mundo. Sin embargo, una de las características más buscadas por los clientes, sobre todo si son grandes marcas de lujo, es que en Ubrique se sigue a rajatabla el concepto de confidencialidad. Nunca presumen de sus glamurosos clientes, ni de figurar en los escaparates de la Rue Vêndome de París o de la Quinta Avenida de Nueva York. El consumidor, ya sea particular o un gran empresa de lujo, sabe que el diseño es sagrado y el destino final un secreto. Pero eso no evita que las estrellas de cine, al pasearse por el Boulevard de La Croisette de Cannes, luzcan la reconocible marca de estos artesanos gaditanos. 

Las razones del éxito, tanto internacional como nacional, son que “parte de esta cultura inmaterial consiste en el respeto por la política de confidencialidad, la seriedad en las relaciones comerciales, que pasa por la puntualidad en los plazos de entrega o la ausencia de copias por ejemplo, y en el valor añadido que aportamos y que no tiene el resto de los competidores; sin duda, todo ello contribuye mucho para hacer frente a una competencia, asiática en este caso, pero que podría ubicarse en otros puntos de nuestro planeta, la cual saca provecho sobre todo del escaso coste de su mano de obra, que en nuestro sector puede copar, en algunos casos, hasta el 60% del valor final del producto”. Quien así se expresa es Juan Enrique Gutiérrez, secretario general de la Asociación “La Piel de Ubrique” Bypiel para el que “el trabajo duro, la pasión por nuestra profesión y la perseverancia” explican que una actividad, el curtido de piel animal, que ya se realizaba en Ubrique en los siglos XVII y XVIII y cuyos fundamentos han ido pasando de generación en generación, sea en el siglo XXI la gran fuente económica de la población y una de las principales exportaciones de Andalucía. Gutiérrez declara a Autónomos y Emprendedores que “cuando alguien adquiere un producto fabricado en Ubrique lleva un trocito de nosotros, confeccionado con el primor y la delicadeza de toda una vida haciendo lo que nos gusta. Nuestra pasión es lo bien hecho. Y eso no tiene precio”. 

Escuela de Artesanos

La expansión de un oficio como el de la marroquinería -manufactura de artículos de piel o tafilete-, al que se dedican más de un centenar de negocios en la localidad, copados por autónomos y micropymes, ha traído como consecuencia la apertura de la Escuela de Artesanos de la Piel, de la que Juan Enrique Gutiérrez es también director.

La Escuela se crea por el empresariado del sector en la localidad en el año 2014 para salvaguardar y enseñar la marroquinería ubriqueña. No existía ningún centro de estas características y “era urgente poder contar con este puntal básico para el futuro del sector”.  escuela alumnas ubrique

El director explica que la misión de la Escuela de Artesanos es preparar profesionales de alto nivel y que, además, aspira a convertirse en el centro de referencia del sector de la marroquinería en Andalucía. En el centro se han graduado más de 200 alumnos integrantes de más de 10 promociones. Un orgullo, muy bien entendido, para la Escuela es que aquí, no sólo acuden estudiantes andaluces y de otras partes de España, sino también procedentes de Dinamarca, Italia, Rumanía, Colombia, Bolivia o Cuba.

La importancia de esta industria artesana ubicada en una paraje tan bello como la serranía de Cádiz queda demostrada en que “La Piel de Ubrique” es un ejemplo de indicación de origen protegida, gracias a dos estudios de la Unión Europea, que la equiparan con productos tan reconocidos como el cristal de Murano (Italia), el acero de Solingen (Alemania), la piedra de Borgoña (Francia), el tejido tweed (Gran Bretaña), el granate (República Checa), el bordado de Madeira (Portugal) y, fuera de la Unión Europea, los relojes de Suiza o la porcelana de China. 

La artesanía en piel de Ubrique llega al Festival de Cannes