Han creado una aplicación para instaladores autónomos

CargaTuCoche intenta agilizar la alta demanda de puntos de recarga para vehículos eléctricos

Dos jóvenes emprendedores han lanzado una plataforma con el objetivo de facilitar la instalación de puntos de recarga de vehículos eléctricos en cualquier parte de España. En los próximos años quieren dar el salto internacional. 

Enrique Alía, cofundador de CargaTuCoche
Enrique Alía, cofundador de CargaTuCoche.
CargaTuCoche intenta agilizar la alta demanda de puntos de recarga para vehículos eléctricos

“El futuro de la movilidad será eléctrico y sostenible, o no será”. Con estas palabras resume su objetivo el equipo de CargaTuCoche, una plataforma de servicios enfocada en la instalación de puntos de recarga para los usuarios de vehículos eléctricos. La startup fue fundada en 2018 por Enrique Alía y Javier Maldonado, dos jóvenes que vieron una oportunidad en el mercado de la movilidad sostenible y se lanzaron a emprender.

Se trata de una plataforma de servicios que se basa en la alta demanda de vehículos eléctricos y que pretende facilitar el proceso de instalación de los puntos de recarga. Así, convierten la experiencia del usuario en un proceso digital, fácil y rápido, ya que en solo cinco días los clientes pueden tener un punto de recarga donde quieran.

En concreto, el usuario únicamente tiene que rellenar un formulario a través de la página web y señalar qué día y a qué hora quiere recibir una llamada por parte del equipo de ventas. En esa llamada, se realiza un presupuesto personalizado que se genera a través de un formulario telefónico. Dicho presupuesto es enviado por correo electrónico y el cliente puede aceptarlo firmando de forma digital. En ese momento, la startup gestiona la instalación y lanza la información a la aplicación a la que tiene acceso la red de instaladores autónomos: el primero que acepta el encargo, lo ejecuta.

El instalador visita la ubicación y toma nota de todos los datos necesarios, para que posteriormente la plataforma envíe por correo postal los materiales requeridos para instalar el punto de recarga. Una vez finalizado el proceso, la plataforma solicita cualquier tipo de subvención, como por ejemplo el Plan Moves III, y tramita la legalización con el instalador. 

"Si nos llamas el lunes y nos confirmas, el viernes tienes tu punto de recarga instalado"

"Una de las cosas que nos diferencia de la competencia es la experiencia de usuario, que es quien decide cuándo quiere que le llamen, cuándo quiere recibir la visita del instalador, cuándo quiere que se lleve a cabo la instalación, y además recibe trazabilidad, como cuando pides un libro por Amazon. Ellos van recibiendo información sobre cada paso que damos, saben en todo momento cómo está su pedido. Otra de las cosas que más nos hace destacar es la velocidad, ya que somos una de las empresas más rápidas del mercado, con mucha diferencia. Normalmente puede llevar unas tres semanas, pero nosotros lo gestionamos y ejecutamos en unos cinco días. Si nos llamas el lunes y nos confirmas, el viernes tienes tu punto de recarga instalado", explicó Alía. 

Tanto Alía como Maldonado dejaron sus trabajos para emprender y, actualmente, ya han instalado cerca de 3.000 puntos de recarga en toda España. Su fórmula es tener una amplia red de instaladores que cuentan con la ventaja de tener automatizado todo el trabajo. Además de dar trabajo a otros autónomos, logran que la red de puntos de recarga para vehículos eléctricos crezca en el país y cada vez merezca más la pena pasarse a la movilidad eléctrica. 

“El objetivo que teníamos desde el principio era proporcionar una solución para que tener un vehículo eléctrico sea algo fácil y sencillo para todo el mundo. Preguntes a quien preguntes, aunque no sean usuarios de vehículo eléctrico, te dirá que la primera barrera es el tema de la recarga. Estamos acostumbrados a ir a la gasolinera cada semana y repostar y esta es la parte que más cambia, ya que recargar un vehículo eléctrico implica un cambio de mentalidad, se parece más a cargar un móvil o un ordenador portátil”, explicó el emprendedor, Enrique Alía. Y fue precisamente aportando una solución a este problema, lo que sentó las bases de CargaTuCoche. 

Dos emprendedores que trabajan con un centenar de autónomos

El modelo de negocio de CargaTuCoche es similar al de un delivery, ya que cuenta con una amplia red de instaladores autónomos repartidos por todo el país. “Por un lado, hemos desarrollado una plataforma tecnológica que se encarga de automatizar todo el proceso. Y por otro lado, tenemos una red de instaladores autónomos que a través de la aplicación móvil reciben las instalaciones que nosotros generamos", señaló Alía.

Según contó este emprendedor, para los profesionales por cuenta propia es "súper cómodo" porque pueden coger las peticiones de instalación que quieran, según sus horarios, y pueden seguir todo el proceso a través de la aplicación. "Nosotros les formamos y les cualificamos. Tenemos, seguramente, la red más grande y mejor cualificada de perfiles expertos en instalación de puntos de recarga, lo que nos permite tener cobertura nacional. Ya contamos con unos 100 instaladores en toda España”, destacó.

Del concesionario al emprendimiento

Enrique Alía, madrileño de 28 años, se graduó en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Autónoma de Madrid, para después entrar a trabajar en un grupo de concesionarios, donde, sin esperarlo, se enamoró de los vehículos eléctricos y del futuro que estos podían llegar a conseguir. “En una de las concesiones que tenía el grupo para el que trabajaba había un vehículo eléctrico. En ese momento, en 2016, era un tema súper raro. La gente decía que era una moda y que no servían para nada. Yo vivo en una zona muy céntrica de Madrid y a diario veo una contaminación horrible, un ruido constante causado por los miles de coches que pasan y que ensucian hasta las ventanas de casa. Cuando vi ese coche eléctrico y lo pude probar, la cabeza me hizo click, me empecé a obsesionar con el tema sostenible, con los vehículos no contaminantes”, explicó a este diario Enrique Alía, CEO y cofundador de CargaTuCoche.

Es en ese momento cuando Alía se da cuenta de que no encajaba bien en el modelo de trabajo tradicional. Tenía muchas ideas, pero no cuadraban en un modelo como ese. “Decidí dejar el trabajo, tenía muy claro que quería crear algo que dejase un lugar mejor para las futuras generaciones y sabía que era clave que el transporte fuera sostenible. Decidí empezar por mi cuenta a formarme y aprender sobre los vehículos eléctricos, estudié un Máster en Dirección de Marketing y Gestión Comercial y es entonces cuando, a raíz de las prácticas obligatorias, conocí a Javier, mi cofundador. Le conté la idea que tenía y cómo podíamos revolucionar el sector eléctrico e impulsar esa transición, para que todo el mundo pudiera comprarse este tipo de vehículos y que al final yo pudiera ver como en el Paseo de la Castellana todos los vehículos eran eléctricos”, señaló Alía.

En 2021 la startup facturó 1,5 millones de euros

“El hecho de que puedas sacar la idea que tienes dentro y hacerla real es una motivación increíble. Los primeros meses nos levantábamos a las seis de la mañana, íbamos a polígonos, hacíamos visitas, recorríamos 300km diarios dando vueltas por Madrid, tirábamos cables con los instaladores para ayudar. Llegábamos a casa a las doce de la noche con las manos sucias y la ropa destrozada, pero con muchísima ilusión. Cada día era una nueva aventura. Ahora somos un equipo de unas 30 personas y seguimos creciendo”, añadió el emprendedor.

Cuando Enrique Alía y Javier Maldonado emprendieron el proyecto no tenían dinero, por lo que empezaron con la idea de probar sin inversión y ver qué tal funcionaba su idea de negocio. “Los dos o tres primeros meses estuvimos sin inversión, hablábamos con los clientes, preparábamos presupuestos e íbamos aprendiendo. De golpe, empezamos a ver que generábamos cada vez más clientes y que aumentaba la demanda, y llegamos a un punto en el que no podíamos crecer más porque no teníamos dinero para invertir”, explicó Alía.

Es entonces cuando los dos jóvenes hablaron con sus familias, como si de un inversor se tratase, y les explicaron su proyecto y consiguieron que invirtieran 30.000 euros en su idea. Con este dinero lograron funcionar el primer año, generaron sus primeros 100 clientes y facturaron más de 100.000 euros. “En ese momento vimos que habíamos encontrado un modelo de negocio que funcionaba y que al usuario le gustaba nuestro servicio, así que decidimos llevar a cabo la primera ronda de inversión privada, que hicimos a través de un crowdfounding enfocado en proyectos sostenibles”, añadió.

A finales de 2019, CargaTuCoche levantó los primeros 100.000 euros, que permitieron la supervivencia de la empresa e impulsaron su crecimiento, llegando a facturar aproximadamente medio millón de euros en 2020. “Quedaban dos días para cerrar la inversión y todavía faltaban 40.000 euros, si no lo conseguíamos nos íbamos a la quiebra, porque ya no teníamos caja. Conseguí una reunión con unos inversores y decidieron invertir el dinero que faltaba. Cerramos la ronda a falta de 12 horas, y gracias a ella conseguimos despegar”, señaló el emprendedor.

Luego, la startup levantó otra ronda de financiación a través del mismo crowdfunding, esta vez de 430.000 euros. Seguidamente, accedieron a dos préstamos con condiciones muy favorables enmarcados dentro de las ayudas europeas, con el primero consiguieron 67.000 euros y con el segundo 233.000 euros. La suma de las inversiones y ayudas, junto con el esfuerzo de cada uno de los trabajadores, ha llevado a CargaTuCoche a conseguir una facturación en 2021 de un 1,5 millones de euros. Su CEO y cofundador estima que podrían cerrar 2022 con una facturación de entre 4 y 5 millones.

"Puede dar un poco de vértigo, pero lo importante es dar el paso"

Una de las mayores dificultades con la que se encontró este joven emprendedor madrileño fue la falta de educación y formación en materia de emprendimiento. “Venía de estudiar Administración y Dirección de Empresas, pero me encontré con cosas que no se enseñan: constituir una empresa, darse de alta como autónomo, pago de impuestos, contratación de personal, hacer un plan de negocio, cómo ejecutar tu idea… No se enseñan y es una pena, porque además la gente que no emprende nunca las va a conocer y deberían ser cosas de cultura general. Te encuentras con algo muy grande y no sabes cómo hacerle frente. No sabes hacer nada, no estás preparado para eso. Fue algo muy complicado, una de las mayores dificultades de ser emprendedor, pero siempre he dicho que soy como una esponja, siempre que alguien me explica algo sobre lo que puedo aprender, me callo y escucho”, explicó Alías.

En este contexto, Enrique ofrece tres recomendaciones a todas aquellas personas que quieren emprender. “Lo primero que aconsejo es que escuchen, que busquen información por su cuenta, que hablen con otros emprendedores. En segundo lugar, recomiendo que sean autocríticos y honestos con los demás y con ellos mismos. Por último, que se lancen. Puede dar un poco de vértigo, pero lo más importante es dar el paso y lanzarse de verdad. Hay que dar el salto de golpe, como cuanto te tiras a una piscina que está fría”, concluyó.

CargaTuCoche intenta agilizar la alta demanda de puntos de recarga para vehículos eléctricos
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad