miércoles. 21.08.2019

UN FRUTO DEL BOSQUE DE GHANA AL SERVICIO DE LA INDUSTRIA

Dos emprendedores quieren comercializar una baya que convierte el sabor agrio en dulce

Los fundadores de la startup: Loan Bensadon y Guillermo Milans.
Los fundadores de la startup: Loan Bensadon y Guillermo Milans.

La startup Baïa Food espera conseguir el próximo año las autorizaciones necesarias para comercializar en España el fruto del bosque conocido como “baya milagrosa”, cuyo consumo logra que los alimentos agrios ingeridos posteriormente tengan un sabor dulce.

Dos emprendedores quieren comercializar una baya que convierte el sabor agrio en dulce

De lo agrio a lo dulce ingiriendo una baya. Ésta es la propuesta la pequeña empresa empergente Baïa Food, que espera poder comercializar dentro de muy poco tiempo -un año- el fruto del bosque conocido como"baya milagrosa”, cuyo consumo logra que los alimentos agrios ingeridos posteriormente tengan un sabor dulce. 

Las propiedades de este tipo de baya, que ya está presente en los mercados estadounidense y asiático, “tapizan la lengua” y una vez consumida ofrece, durante aproximadamente una hora, la posibilidad de percibir un sabor dulce en alimentos agrios o amargos sin necesidad de añadirles azúcares o edulcorantes ha explicado en una entrevista con EFEemprende el cofundador y responsable del área de I+D+i de Baïa Food, Loan Bensadon.

Bensadon ha aclarado que no buscan sustituir o eliminar la sacarosa de la alimentación, más bien ofrecer una herramienta que brinde la posibilidad, sobre todo personas diabéticas o con problemas de salud, de consumir alimentos sin azúcar. “La calidad de los alimentos tradicionales ha ido disminuyendo a lo largo del tiempo porque en los supermercados han buscado más una belleza hedónica del producto que una composición nutricional”, ha añadido.

En este sentido, la startup del sector agroalimentario nació en 2013 con la misión clara de “mejorar los hábitos alimentarios” de la sociedad actual, ha apuntado el cofundador y responsable del área de desarrollo de negocio de la compañía, Guillermo Milans del Bosch. Para ello, los fundadores se embarcaron en una investigación que les llevó hasta Ghana (África), donde identificaron este fruto “milagroso” y, posteriormente, a los productores del resto de alimentos que distribuye Baïa Food.

Una planta de liofilización en Ghana

En su catálogo se pueden encontrar desde productos en forma de polvos para mezclar en batidos, zumos o smoothies; semillas de Chía; pasas como las bayas de Goji, un fruto rojo que contiene vitaminas, minerales, fibra, y ayuda a regular el azúcar en la sangre; o copos de coco. Estos son alimentos que, por sus características, no pueden adaptarse al cultivo español ha explicado Milans del Bosch. De modo que para alargar su “vida útil” necesitan pasar por un proceso de deshidratación, llamado liofilización y que permita su exportación.

La compañía realiza este tratamiento en Europa, pero entre sus planes de expansión está la construcción de una “gran” planta de liofilización en Ghana, con el fin de “aportar mucho valor” a la zona y formar a la población local “en tecnología que es desconocida allí”, ha señalado Bensadon. Asimismo, los jóvenes emprendedores están trabajando en posibles colaboraciones con diferentes compañías que empiezan a interesarse por su producto estrella: la baya “milagrosa.

De hecho, a lo largo de este año y con el fin de duplicar la facturación del 2018, pretenden comercializar fuera de Europa productos derivados de esta baya, como caramelos enfocados a personas diabéticas que quieran disfrutar de un sabor dulce. “En 2020 nos dan el pistoletazo de salida y tenemos que estar listos“, ha reconocido Milans.

El 70% de ingresos y financiación se destina a innovación

La innovación es la principal ventaja competitiva de esta marca de alimentos saludables, que ha dedicado hasta el 70% de todos sus ingresos y financiación al área de desarrollo de I+D+i de Baïa Food. “Somos una empresa sólida en investigación y desarrollo, con el objetivo claro de comercializar una serie de productos derivados de la fruta ghanesa, por lo que hemos desarrollado una línea comercial que fuese en consonancia con esa base de la compañía”, ha destacado Milans del Bosch.

Por otro lado, también contribuyen a reforzar la sostenibilidad del medio ambiente con el empaquetado de sus productos, mediante bolsas biodegradables que conservan los alimentos de forma “efectiva” y protegen, a su vez, el planeta de más residuos.

Dos emprendedores quieren comercializar una baya que convierte el sabor agrio en dulce