jueves. 22.08.2019

UNA PLATAFORMA QUE QUIERE INCLUIR A TODOS LOS PROFESIONALES

Dos emprendedores idean la fórmula para conectar a autónomos con clientes

Los emprendedores Eduard Justicia y Víctor Ortega .
Los emprendedores Eduard Justicia y Víctor Ortega .

Desde entrenadores profesionales, hasta abogados, pasando por fontaneros. Pocos serán los servicios que un usuario no pueda contratar a través de la plataforma que dos emprendedores acaban de poner en marcha. Su aplicación es una "guía amarilla digital" que ayuda a los usuarios a encontrar el autónomo que necesita.  

Dos emprendedores idean la fórmula para conectar a autónomos con clientes

En el futuro que Víctor Ortega y Eduard Justicia tienen en la cabeza desparecerán de las farolas los típicos carteles de ‘clases de guitarra’, se terminará con el problema de encontrar un fontanero de confianza en una nueva ciudad e incluso se cambiará la forma en la que se contraten los servicios de un abogado. La plataforma que estos dos emprendedores acaban de poner en marcha, Boomva, está pensada para que todo tipo de profesionales anuncien sus servicios y que los usuarios puedan encontrarlos fácilmente. El coste para el autónomo que quiera pertenecer a Boomva es cero.

“Estamos llevando al terreno digital los cartelitos que se ven en las farolas y en los muros de Gran Vía. Todas esas conversaciones analógicas para encontrar un servicio y todos esos acuerdos que se sellan con las manos” explicó Eduard Justicia, uno de los fundadores de la plataforma. A lo que su compañero, Víctor Ortega, añadió que su “propuesta es un marketplace de servicios, lo que se traduce en una plataforma para profesionales. Seas el profesional que seas, si ofreces un servicio de forma cercana en una zona -como un fontanero, un fisio, un entrenador personal, etc- Boomva es el canal para anunciar tus servicios”.

El hecho de que Boomva ofrezca servicios de todo tipo es uno de sus elementos diferenciadores. “Nuestra propuesta es global, no se centra en los servicios del hogar, sino que va más allá del fontanero, el electricista… También va dirigida a un entrenador personal, a un abogado, a un fisio o un consultor,” apuntó Justicia.

Ofrecen su plataforma a los trabajadores por cuenta propia. “Nuestro foco son los autónomos” dijo Ortega. Sin embargo, no tienen manera de excluir a aquellos que realizan servicios de forma esporádica porque no tienen ninguna manera de detectarlos. Lo que sí harán desde Boomva, advierten sus fundadores, es avisar a los profesionales que utilicen su plataforma de que han llegado a cierto nivel de ingresos y que, de no estar dados de alta en la Seguridad Social, deberían regularizar su situación.  

Estos emprendedores estiman que, utilizando Boomva, un trabajador autónomo puede incrementar hasta en 3.000 euros sus ingresos mensuales. La aplicación está disponible desde el pasado 10 de mayo y en tan sólo un mes de vida, más de 150 usuarios y más de 30 profesionales se han registrado.

Un Airbnb de servicios

Para explicar cómo funciona Boomva sus creadores la comparan con la plataforma de alquiler de vivienda vacacionales, Airbnb. “La descripción que nos gusta es la de Airbnb de servicios, porque yo como cliente busco, encuentro lo que quiero, elijo entre los perfiles y reservo. Para hacer esa reserva hay que chatear con el profesional para acordar un precio y a ese precio cerrado se le atribuye una pequeña comisión que soporta el cliente”.

La comisión que paga el cliente varía en función del tipo y el tiempo del servicio, suele rondar entre los 2 y 6 euros, y se cobra al final una vez que el trabajo se ha realizado. “Vemos Boomva como una plataforma diaria de gestión para los autónomos completamente gratuita porque la comisión la paga el cliente” dijo Ortega. El precio medio de los servicios que se anuncian en su plataforma es algo que “todavía les queda por aprender” y es que llevan menos de un mes en el aire. “Pero pueden variar entre 10 y 15 euros por servicios de enfermería, hasta los 300 y 500 euros por pintura".

El perfil ‘profesional’ es la clave’

Independientemente de la descripción que utilicen estos emprendedores para explicar Boomva, la definición legal de esta startup es una plataforma de intermediación entre profesionales y usuarios. Y para cumplir con ello “no podemos intermediar en el servicio. Lo que implica que no podemos ser responsables del servicio, solo de la puesta en contacto entre el usuario y el profesional”, explicó Ortega.

Esto significa que el profesional, un médico por ejemplo, tendrá que certificar que lo es, para ello "dotamos a la plataforma de todo lo necesario para que una autónomo pueda acreditar que esta titulado en su materia” aseguró Justicia. Por ese motivo, aconsejan completar correctamente su perfil como profesional. En él un autónomo tendrá que escoger entre una y dos categorías, añadir hasta 15 especialidades, rellenar una descripción, subir fotos (de diplomas o trabajos realizados), poner la tarifa (precio/hora), la disponibilidad, el ratio, si tiene local o a domicilio y las reseñas que han dejado otros usuarios. A su vez el autónomo podrá ver los clientes que han entrado a su perfil, los chats que tiene abiertos y los servicios que ha realizado.

Sus tres puntos fuertes

Cuando Víctor Ortega y Eduard Justicia se reunieron para poner en marcha Boomva  pensaban que lo que estaban ideando tenía que existir en el mercado. “Y existía, pero no de la forma que nosotros pensábamos” dijo uno de sus fundadores.

Boomva_iphone

Este modelo de negocio se ha intentado poner varias veces en marcha en España, pero ninguno de los intentos ha terminado de funcionar. Fuera de nuestras fronteras, en EEUU, sí que hay plataformas y, según cuentan los emprendedores, son muy exitosas. Según Ortega los tres puntos fuertes de Boomva son:

  1. La plataforma es gratuita: los autónomos/profesionales pueden probar y si no les gusta irse.
  2. Prima la calidad: hay un perfil profesional creado para mostrar la calidad del profesional.  
  3. Palia la morosidad: el modo de pago en Boomva (que estará funcionando a partir del próximo mes) está configurado para que el cliente realice una reserva pagando el importe del servicio en una tercera cuenta, que no es del profesional. Una vez terminado el trabajo, ese importe se le abona al autónomo.

Cuatro pasos para asegurar el éxito de su startup

Estos emprendedores se conocieron trabajando codo con codo para poner en marcha una conocida app de finanzas. Pasado un tiempo se contaron la idea de emprendimiento que ambos tenían en mente y resultó que estaban pensando en el mismo proyecto: una plataforma para contratar servicios. Y se lanzaron a ponerla en marcha.

Desde aquella conversación ha pasado un año y su idea se ha transformado en una plataforma que, de momento, está funcionando y “por la que recibimos un feedback muy positivo”. Para asegurar el éxito de esta startups, Justicia explicó que han tenido que pasar por cuatro pasos:

  1. Estudiar la normativa del sector: tenían que validar legalmente la idea y ver si podían convertirse en una verdadera plataforma de intermediación, “en el que el profesional pusiese el precio y el cliente lo asegurase” contó Justicia. Fue un paso que tardaron más de lo que verdaderamente les hubiese gustado.
  2. Plan de negocio: ver si entre ambos podían conseguir la inversión necesaria para poner en marcha su idea. La cifra solo se la dan la inversores, pero señalan que todo es capital propio “porque una vez que te metes en esto es porque estás convencido” apuntó.
  3. Desarrollo: saber si eran capaces de llevarlo a cabo. Sobre el papel todas las ideas valen. Es la en puesta en marcha dónde muchas de esas ideas se quedan en el camino. Finalmente, Ortega, graduado en Ade y con experiencia en Data Science, junto con Justicia,  ingeniero de Telecomunicaciones -y con la ayuda de un par de amigos informáticos- consiguieron pasar de los bocetos a la app.
  4. Operativa: conforme la plataforma empieza a funcionar estos emprendedores van mejorándola, añadiéndole funciones y corrigiendo fallos.

Dos emprendedores idean la fórmula para conectar a autónomos con clientes