Ya han firmado acuerdos con más de 300 negocios

Tres emprendedores lanzan una plataforma que permite a las empresas alquilar todo lo que necesitan

La plataforma Yakk fue creada por tres jóvenes emprendedores con el objetivo de ofrecer a las empresas la posibilidad de alquilar todo lo que necesita un negocio para el desarrollo de su actividad.
María Azofra, Julián Azofra y Lucía Clifford
María Azofra, Julián Azofra y Lucía Clifford, cofundadores de Yakk
Tres emprendedores lanzan una plataforma que permite a las empresas alquilar todo lo que necesitan

Yakk es una plataforma de renting flexible fundada en abril de 2021 con el objetivo de facilitar a las empresas el alquiler de cualquier bien que necesiten para su actividad. La posibilidad de evitar la compra permite tanto a las grandes empresas como a los pequeños negocios no desembolsar de golpe grandes cantidades de dinero en la compra del utillaje, explicó a este medio María Azofra, cofundadora de la startup. 

Para entender el funcionamiento de Yakk, hay que hacer una diferenciación entre las empresas colaboradoras y las empresas o negocios que actúan como clientes. Por una parte, Yakk firma acuerdos de colaboración con distintas empresas proveedoras, como Media Markt o Asus, para, posteriormente, subir a la plataforma de manera gratuita las distintas ofertas de alquiler. Por otra parte, a través dicha plataforma, toda empresa que busque alquilar cualquier clase de objeto necesario para el desarrollo de su actividad, podrá hacerlo de forma fácil realizando la transacción en ese momento y recibiendo los correspondientes objetos 24 horas después

Aquellos artículos que hayan sido alquilados estarán asegurados durante todo el tiempo que dure el renting y, una vez expire el periodo acordado, la empresa que alquila podrá decidir si quiere extenderlo, si prefiere devolver los objetos o si quiere cambiarlos por unos nuevos. Este modelo de negocio permite realizar un renting flexible, ya que se facilita el alquiler desde uno hasta 72 meses, algo que no suele ocurrir con un renting tradicional. En caso de devolver los objetos, la plataforma cuenta con otras empresas colaboradoras que se dedican al reacondicionamiento de dicho artículos, por lo que después pueden volver a ser alquilados a otras empresas o pueden venderse como productos reacondicionados de segunda mano.

“Nuestro objetivo es convertirnos en el marketplace de alquiler más grande del mundo”

Aunque ya tienen competidores, la ventaja de Yakk se basa en la flexibilidad, ya que se ofrecen periodos de tiempo mucho más cortos que los de la competencia o el renting tradicional. “Nuestros principales competidores se centran en tecnología, pero nosotros en un mismo sitio ofrecemos objetos de todo tipo. Es cierto que ahora estamos poniendo el foco en tres categorías principales -tecnología, mobiliario y movilidad-, porque hemos visto que es lo que más están alquilando las empresas, que son las que hoy en día nos dan volumen y nos permiten crecer a un ritmo acelerado”, explicó Azofra.

El equipo de Yakk se encuentra también desarrollando una plataforma que permite gestionar cualquier activo de las empresas, para evitar que se pierdan dispositivos. Es decir, han desarrollado un software que facilita toda la información necesaria para saber quién tiene qué en cada momento, algo que resulta especialmente práctico en los objetos tecnológicos o los de movilidad, como un patinete eléctrico o una bicicleta. Asimismo, tal y como explica la cofundadora, la misión de Yakk es convertirse en el marketplace de alquiler más grande del mundo. “Estamos centrados en las empresas, pero no queremos perder el foco de particulares. Sabemos que España es un país que no está todavía muy desarrollado en cuanto al alquiler, pero poco a poco estamos intentando cambiar la mentalidad de la gente y esperamos que en un futuro podamos ofrecer un buen servicio para particulares”, señaló la cofundadora.

Mientras la startup trabaja y prepara el camino para la internacionalización, que esperan llegue a finales de este verano, ya han firmado acuerdos de colaboración con 312 empresas de toda España y tienen alrededor de 150 empresas como clientes. “Ya no somos nosotros los que tenemos que salir a buscar esas empresas, ahora son ellas las que quieren introducirse”, destacó.

De trabajar en una multinacional, a emprender con 25 años

María Azofra es una joven madrileña de 26 años que, tras graduarse en Marketing y Gestión Comercial y vivir una época de su vida en Alemania, trabajó durante casi cuatro años en una de las multinacionales más importantes del país. Durante su época como trabajadora por cuenta ajena, fue creando nuevos proyectos de emprendimiento sin abandonar su puesto de trabajo. Tuvo que llegar el confinamiento impuesto por la crisis del Covid 19 para que, junto con su amiga Lucía Clifford y su hermano Julián, empezase a desarrollar una idea de negocio que terminaría por convertirse en lo que es Yakk ahora.

Fue en ese momento cuando los tres emprendedores presentaron su proyecto a Lanzadera, la aceleradora de startups de Juan Roig, ubicada en Valencia. Para sorpresa de los tres, fueron seleccionados y se trasladaron a la ciudad, desde la cual trabajan para convertirlo en "el mejor marketplace de alquiler del mundo", así como en su internacionalización. “Cuando llegamos a Lanzadera teníamos una plataforma que funcionaba lo justo, ya que nos habíamos gastado el menor dinero posible. Demostramos que había una necesidad clara y que podíamos llegar a monetizarlo. Gracias a todos los conocimientos que nos han compartido hemos podido llevar Yakk a lo que es ahora”, explicó la emprendedora.

La idea de negocio nació de una necesidad real con la que se encontraron María Azofra y Lucía Clifford durante un viaje, cuando se les rompió una cámara y no encontraron la manera de poder alquilar una. “Fue misión imposible. En ese momento nos preguntamos por qué resultaba tan difícil poder alquilar un objeto como ese, la respuesta es que la sociedad nos empuja a comprar cuando necesitamos algo”, señaló. Quizás el hecho de haberlo vivido en primera persona fue lo que les empujó a crear su proyecto y a dejar los miedos atrás. “Obviamente todo el mundo tiene miedo a fracasar, pero lo que marca la diferencia entre un emprendedor y otro es saber que ese miedo a fracasar es lo que te va a llevar al éxito. Yo creo que el miedo siempre está, pero se trata de querer superarse día a día”, dijo Azofra.

Esperan conseguir una ronda de financiación de 1,5 millones de euros

Una de las grandes dificultades con las que tuvieron que enfrentarse al principio fue la búsqueda de inversores. “Es complicado vender la idea de negocio a inversores, sobre todo sin casi facturar. Al final estás vendiendo una idea y los inversores tienen que creer en ti. El poder de negociación es una cosa que no se imparte mucho en el colegio, el emprendimiento no se enseña en ningún sitio”, explicó la cofundadora de Yakk.

Para arrancar con el proyecto, los emprendedores invirtieron 40.000 euros. Poco después, levantaron una ronda de financiación externa con inversores de unos 250.000 euros. Actualmente están buscando una nueva ronda de financiación, esta vez de 1,5 millones de euros. En cuanto a la facturación, desde Yakk esperan sobrepasar este año el medio millón de euros. “Creemos que es ambicioso para llevar tan poco tiempo en el mercado, pero estamos bien y estamos creciendo todos los meses casi un 50%, lo que nos permite tener ese foco bastante vivo”, destacó.

“Es importante escuchar a los demás y al mercado”

Tal y como explicó María Azofra, ser emprendedor nunca ha sido tarea fácil. “La parte más complicada de ser emprendedor es la montaña rusa que eso supone. Hay días muy buenos en los que te crees el rey del mundo porque has hecho un buen contrato o has firmado con un cliente muy fuerte, pero también hay días difíciles en los que falta dinero, se va alguien importante y hay enfados porque no salen las cosas. Emocionalmente, llegar a trabajar eso bien es lo más complicado y lo que te hace ser un emprendedor bueno o no”.

Por ello, el mejor consejo que Azofra daría a alguien que está pensando en emprender es que “piense mucho si de verdad quiere hacerlo. Conocemos muchos emprendedores que acaban con bastantes problemas porque se creen que esto va de hacerse millonario en dos días, y no es así. Si quieren hacerlo y tienen un idea, que lo intenten, porque de hecho se arrepentirán de no haberlo hecho. Otro consejo importante es que escuchen a los demás y escuchen al mercado, porque un emprendedor tiene que crear empresas que los consumidores quieran. Hay que tener capacidad de pilotar y no enamorarse de la idea, porque de lo que quieres hacer a lo que va a llegar a ser, la película cambiará mucho”, concluyó.

Tres emprendedores lanzan una plataforma que permite a las empresas alquilar todo lo que necesitan
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad