viernes. 19.07.2019

UN MODELO DE NEGOCIO QUE YA TRIUNFA EN EEUU

Tres emprendedores lanzan una startup de calzoncillos por suscripción

Tres emprendedores lanzan una startup de calzoncillos por suscripción

Llega a España el primer servicio que envía cada tres meses a sus clientes masculinos un modelo distinto de ropa interior.

Tres emprendedores lanzan una startup de calzoncillos por suscripción

Los modelos de suscripción están cambiando el proceso de compra tradicional y revolucionando la experiencia del cliente. La Muda Club es el primer servicio en España que ofrece un servicio de suscripción de ropa interior masculina, permitiendo a sus socios estrenar cada 3 meses un nuevo calzoncillo sin necesidad de conocer el diseño. Se trata de un modelo de venta de ropa interior que triunfa en EEUU desde 2011 a través de MeUndies.

La idea surgió hace un año. Después en una comida de amigos, empezaron a charlas sobre el dinero que eran capaces de invertir en productos como camisas, pantalones o zapatos. Así se dieron cuenta de lo poco que invertían los hombres en ropa interior en comparación con las mujeres. Por ello, se pusieron a indagar y encontraron varias estadísticas que soportaban su teoría en un estudio publicado por Zeeman, que decía que el 45% de los europeos confesaba usar regularmente ropa interior desgastada, incluso con algún que otro agujero, siendo 10 años la vida media de un calzoncillo. De esta forma, llegaron a la conclusión de que comprar calzoncillos nunca era una urgencia y pensaron en lo cómodo que sería delegarlo y que cada “X meses” llegase a casa un nuevo diseño, para poder estrenar nuevos calzoncillos de manera periódica.

equipo_muda

Hicieron un muestreo entre 20 hombres de 30 a 35 años y tan sólo 5 de ellos habían comprado calzoncillos en el último año a pesar de saber que los necesitaban. Se pusieron a trabajar en la idea y a principios de febrero Laura, Jesús y Pedro lanzaron este servicio dirigido a hombres independientes con un poder adquisitivo medio y alto, comprendidos entre los 25 y 40 años. “Es justo ese rango de edad en el que tu madre no te puede comprar ya más calzoncillos y tu pareja todavía no debería empezar a hacerlo. Esta teoría se confirma porque nuestros socios mayoritariamente son hombres que están comprendidos entre 25 y 40 años”, declaran los fundadores. Aunque aseguran que también cuentan con algunas socias en el Club que han querido regalarle a su pareja o hijo una suscripción a La Muda.

Para poder hacer el lanzamiento hicieron una inversión de 6 mil euros, de la cual el 90% ha estado destinado a encontrar proveedores que les aseguren la máxima calidad, ya que son conscientes de que su modelo de suscripción sería inviable sin ello. En cuanto a la producción, se sienten orgullosos de poder decir que su producto es 100% made in Spain. Cada uno de sus diseños es desarrollado por un artista residente en territorio nacional: la estampación digital la hace una empresa valenciana, las etiquetas una empresa de Alicante y el corte y confección una de las empresas líderes en el segmento de ropa interior masculina en Villaconejos, Madrid (Kiff-Kiff). Además, también para sus envíos confían en Correos.

LMC (1)

“Queríamos un nombre que hiciese referencia al producto (una muda de ropa limpia) y al servicio (el hecho de mudar significa renovar o estrenar) y queríamos darle ese sentimiento de pertenencia, de ahí que nos definamos como un Club”. Por ello, en el futuro quieren sus miembros estén en el centro de todo y tienen planes para hacer de su web una plataforma menos transaccional: dando más importancia a la idea de ‘club’, apostando por un portal que facilite la comunicación y colaboración con sus miembros.

Actualmente no tienen a nadie contratado y todo el trabajo lo reparten entre los tres socios pero dicen que a corto/medio plazo les gustaría contar con alguien que les ayude con el contenido y las redes sociales. En cuanto a su producto, dicen que la calidad nunca va a ser negociable y que seguirán trabajando con sus proveedores para conseguir los mejores tejidos y acabados. No sólo eso, sino que son conscientes de que aumentando su variedad de productos podrán llegar a un público más grande. Por ese motivo, trabajarán para añadir diferentes tipos de calzoncillos y otras prendas como calcetines, bañadores…

Tres emprendedores lanzan una startup de calzoncillos por suscripción