lunes. 26.08.2019

PADRE E HIJO CREAN RITHMI

Una familia emprende unida en la detección arritmias cardiacas

Imagen del equipo de Rithmi.
Imagen del equipo de Rithmi.
El emprendedor Óscar lozano y su padre el doctor José Vicente Lozano crean un nuevo dispositivo wereable y se convierten en la nueva promesa de la tecnología médica española
Una familia emprende unida en la detección arritmias cardiacas

El doctor José Vicente Lozano y su hijo Óscar Lozano son los fundadores de Rithmi, una empresa que se dedica a la creación de pulseras que detectan arritmias cardiacas. Esta patología es la causa del 20% de los ictus, según sus creadores. En España, el ictus es la primera causa de muerte en hombres y la segunda en mujeres, según Óscar Lozano. Para ello, estos dispositivos de muñeca miden la refracción de la luz en la piel y el número de glóbulos rojos que hay bajo ella, para determinar cada latido del corazón. Junto a esto, también están desarrollando una aplicación que te conecta con un grupo de médicos, en caso de detectar una arritmia. Aunque todavía es un proyecto, planean salir a mercado el año que viene y ya tienen a más de 600 personas interesadas en comprar una.

Fundada inicialmente con un capital aportado por padre e hijo, más 20.000 euros prestados por amigos y familiares, Rithmi ha iniciado  una campaña de crowdfunding ayudados por la plataforma Capital Cell, con la que esperan conseguir 360.000 euros adicionales. Por ahora, llevan captados cerca de 140.000 euros. Esta es una campaña por participaciones en la sociedad y esperan que el capital invertido se multiplique por 12 en cinco años, ya que el sector de la salud es el que tiene una mayor inversión, en especial la rama cardiovascular. Esta campaña comenzó en junio de 2019 y cerrará sus puertas en septiembre, devolviendo el capital a todos aquellos que hayan decidido invertir si no consiguen sus objetivos. Sus expectativas son optimistas, según su CEO, ya que planean generar durante 2021 cerca de un millón de euros.

¿Cómo surgió la idea?

Era el año 2011 y el hijo de los Lozano estaba buscando algo en lo que trabajar. Su padre le propuso crear un blog sobre la prevención del ictus. Así que se pusieron manos a la obra y diseñaron StrokeStrike, blog que ganó el premio del concurso One Mission One Million de la farmacéutica Boehringer Ingelheim. Su siguiente paso fue desarrollar una aplicación sobre el mismo tema, que fue comprada, en palabras textuales de Oscar Lozano: "por una conocida marca de leche española antes de salir al mercado”.

Reloj-electrocardiograma

Ahí es cuando decidieron iniciar su propio proyecto junto con otras 3 personas y fundaron Rithmi. Para poder sustentarse, pidieron las subvenciones contempladas en el programa NEOTEC-CDTI. También participaron en Horizonte 2020, que es el programa que financia proyectos de investigación e innovación de diversas áreas temáticas en el contexto europeo. Se quedaron en la fase uno. Por último, tuvieron que pedir una ronda privada de ayudas a amigos y familiares, de la que lograron obtener 90.000 euros. Ahora mismo, son finalistas en los premios de Innovación Social de Fundación Mapfre que, en caso de ganar, se les otorgaría una ayuda de 30.000 euros.

Sin embargo, aún no han podido salir a mercado. Con la campaña de crowdfunding pretenden, según Óscar Lozano, “ampliar el equipo, lograr la certificación médica necesaria y empezar a producir”. Planean salir al mercado el año que viene y llegar al punto de equilibrio en 2021. Por ahora tampoco tienen un punto de venta específico más allá de su página web, aunque están estudiando la posibilidad de su venta en farmacias españolas, europeas y latinoamericanas. También quieren que sean los propios médicos los que recomienden su producto, por lo que han tomado contacto con diferentes cardiólogos y están realizando un estudio en el Vall d´Hebron de Barcelona y otro sobre la monitorización a domicilio en el hospital Germans Trias de Badalona. Junto a esto, también están hablando con diferentes mutuas y aseguradoras privadas. A su vez, gracias a los premios Mapfre, han logrado introducirse en la Red Innova, de la que pasarán a ser parte en septiembre.

Aunque aún no tiene un precio fijo, calculan que las pulseras saldrán al mercado con un precio estimado de unos 200 euros. También habrá una opción premium, que constará de una aplicación móvil en la que, en caso de detectar una arritmia, pondrá en contacto inmediato al portador con un grupo de médicos especializados para informarle sobre los pasos a seguir. Tras preguntar a Óscar Lozano quien es el target del producto, respondió: “personas mayores de cincuenta años, con fibrilación auricular y personas en riesgo, es decir, diabéticas e hipertensas”.

Una familia emprende unida en la detección arritmias cardiacas