Jueves. 21.03.2019
Autónomos y Emprendedores

SUS VENTAS HAN CRECIDO UN 1.200%

Pequeños negocios que innovan en el mercado de la higiene femenina

Pequeños negocios que innovan en el mercado de la higiene femenina

Copas menstruales o compresas de tela se han hecho un hueco en el gran mercado de los productos de higiene femenina. Estos artículos son comercializados en su mayoría por pequeños negocios que compiten en un nicho tradicionalmente copado por las grandes multinacionales. Sus ventas han crecido hasta un 1.200% en dos años y medio ¿Su secreto?: vender artículos innovadores, que se adaptan a la realidad femenina y apuestan por la sostenibilidad del producto.

Pequeños negocios que innovan en el mercado de la higiene femenina

El mercado de la higiene femenina en España ha estado reservado a unos pocas multinacionales que lo controlan. La entrada al sector de pequeños negocios con alternativas sostenibles ha revolucionado esta industria. Copas menstruales, compresas de tela o bragas absorbentes son la nueva apuesta sostenible de algunas emprendedoras españolas que han conseguido normalizar esta alternativa entre las mujeres.

Estas micropymes dirigidas por mujeres pretenden ofrecer algo más que compresas o tampones. Han complementado su venta -de forma rentable- con educación a cerca del periodo y valores como el respeto al medioambiente o al cuerpo de la mujer. “Nosotras empezamos en este mercado cuando en España aún había un gran desconocimiento sobre el ciclo femenino. Muchas mujeres tienen alergia a los componentes que se añaden a los artículos tradicionales de higiene femenina. Quería romper el tabú que sigue habiendo entorno a la menstruación, educar y ofrecer artículos ecológicos y respetuosos para la salud de la mujer” explicó Paloma Alma Sánchez, fundadora de Cyclo Menstruación Sostenible, una de las  micropymes dedicadas a la ´menstruación sostenible´ con más éxito en España. 

Esta pequeña marca dirigida por dos socias ha aumentado sus ventas en un 1200% desde que abrió sus puertas hace poco más de dos años. Para estas emprendedoras que actualmente están al frente de Cyclo, el secreto de su éxito es la educación a cerca del periodo: “En este mercado encontrarás empresas y encontrarás educadoras. Cyclo es una empresa-educadora, sobre la salud, el cuerpo y el medioambiente”.

 A pesar de los recursos, experiencia y poder con los que cuentan las grandes corporaciones que, hasta hace poco, acaparaban el mercado, estos pequeños negocios han logrado visibilizar su actividad con educación, calidad de la materia prima y sostenibilidad del producto. “Nosotras no contamos con grandes campañas de comunicación y marketing, ni con una plantilla tan especializada. No tenemos tanta visibilidad como estas grandes empresas pero ofrecemos productos más cercanos a la realidad de cualquier mujer” explicó la fundadora de Cyclo.

Pese a no tener siempre los recursos suficientes, ambas socias se muestran esperanzadas. Para estos pequeños negocios que se autodefinen de responsabilidad social, la concienciación es siempre una buena noticia. “Las grandes corporaciones terminarán optando por productos más saludables cuando vean un descenso en las ventas de sus artículos de higiene femenina”. 

Esta batalla no es nueva. Algunos pequeños negocios llevan más de quince años abriéndose un hueco en un mercado desinformado. Shalom González, la fundadora del primer negocio español en ofrecer estos artículos conoce bien las dificultades de insertarlos en el sector. Este negocio con un equipo de cuatro personas introdujo la copa menstrual en España en el año 2003 y, a día de hoy, asegura que a pesar de haber incrementado la competencia, sus ventas siguen creciendo. “La clave del éxito de Naturcup es ofrecer siempre la mejor materia a un coste asequible. Nuestra copa de silicona médica cuesta 25 euros pero dura hasta diez años. En cinco o seis meses resulta más rentable que comprar tampones” explicó González.

Contando que una mujer pasa una media de cinco años a lo largo de su vida con el periodo y puede llegar a utilizar en torno a 12.000 tampones o compresas, estas alternativas resultan cada vez más atractivas por razones de economía, salud y medio ambiente. Según González estos artículos deberían usarse “por la misma razón que se consumen productos ecológicos, por consciencia y respeto al propio cuerpo y al planeta. Habiendo alternativas que son respetuosas con ambos deberíamos dejar de usar productos desechables”.

Artículos hechos por mujeres y para mujeres

Tanto Cyclo como Naturcup coinciden en la última de las razones por las que deberían consumirse estos artículos sostenibles: Están hechos por mujeres para mujeres. La fundadora de Cyclo explicó que puso en marcha su negocio hace dos años porque detectó una necesidad.

Además de por cuestiones de salud y medioambiente, Sánchez no veía que los artículos para la menstruación se adaptaran a todas las mujeres. “Ni si quiera me sentía identificada con el diseño de los productos para el periodo. No creo que las compresas rosas, con florecitas identifiquen a la gran mayoría de las consumidoras. Lo que nos gusta de Cyclo es que cada una puede encontrar su kit perfecto, adaptado a sus necesidades”.

Estos negocios de productos para la higiene femenina insistieron en la importancia de valorar el trabajo del pequeño comercio con responsabilidad social. “Ante el monopolio de las grandes corporaciones de artículos para la menstruación, potenciamos la educación y concienciación de la mujer. Queremos que conozca la oferta y tome sus propias decisiones” concluyeron las socias de Cyclo.

Pequeños negocios que innovan en el mercado de la higiene femenina