Domingo. 26.05.2019

FUE PRESENTADO A S.M. EL REY FELIPE VI

La startup española que ha convertido en negocio el simple hecho de cargar el teléfono

Imagen de un móvil a punto de ser cargado por Chargy.
Imagen de un móvil a punto de ser cargado por Chargy.

Cargar el móvil mediante inducción es posible ya en muchos establecimientos de España. Para ello, sólo hay que tener un aparato al que poder conectar el terminal. Esta 'tabla de salvación', para todos aquellos que necesitan más batería en un restaurante o en un bar, ha sido convertida por una startup española en un negocio, ligando este servicio que ofrecen algunos establecimientos a sus clientes con la realización de encuestas de mercado. Así de sencillo y de inteligente pues, en menos de dos años, ya están presentes en 45 países y han ganado numerosos premios.Ésta idea de negocio y su puesta en marcha será una de las protagonistas de la jornada la 'Aventura de Emprender’ organizada por Cámara de España.

La startup española que ha convertido en negocio el simple hecho de cargar el teléfono

Las grandes ideas, siempre o casi siempre, surgen en un bar.  Y si no, que se lo digan a Laura Lozano, co-fundadora de la startup Chargy, quien será una de las invitadas a la Jornada ‘La Aventura de Emprender’ organizada por Cámara de España que se celebra el próximo 20 de diciembre.  Una pequeña empresa de seis empleados que ha hecho del acto de cargar el teléfono un negocio que, en menos de dos años, tiene presencia en 45 países -en muchos como prueba piloto-, que ha facturado cerca de 200.000 euros los primeros seis meses de su fase comercial y que ha sido utilizado incluso por el Rey Felipe VI.  

Esta emprendedora se estaba tomando una caña cuando un amigo comenzó a buscar urgentemente la forma de cargar su teléfono, diciéndole al camarero si tenía un cargador y si podía utilizarlo. “Con lo fácil que sería poder cagarlo encima de la mesa” pensó Lozano. Fue justo en ese preciso momento cuando la idea de Chargy surgió. Pero Lozano no quería crear simplemente una empresa que se encargase de fabricar y distribuir el producto... “Ahí salió mi vena de ADE y de marketing, porque una vez vendido, el producto se deja de monetizar. Entonces se me ocurrió la idea de que las personas no pudieran cargar el teléfono hasta que interactuasen a través de una aplicación, respondiendo a una encuesta o viendo una promoción”.

De esta forma, se creó un nuevo concepto, una nueva forma de hacer marketing a través de lo que ellos denominan social chargy, similar al social wifi, "pero con mejoras. Cuando una persona va al aeropuerto, a un bar o algún otro establecimiento, ya casi no suele utilizar el wifi porque las tarifas de datos cada vez son más grandes y de mejor precio.  Pero sin embargo, si se queda sin batería, no tiene ni datos, ni wifi, ni cámara, ni email… No tiene nada" explica Lozano. Quien detalla que “nosotros lo que proponemos es una forma para que ellos puedan cargar su dispositivo de forma gratuita, pero a cambio tienen que registrarte y contestar a una encuesta de tres preguntas”.

La información es lo más importante

Las cuestiones que se pueden encontrar los usuarios de la startup son muy sencillas y variadas. Por ejemplo, si una empresa de cerveza quiere sacar un sabor nuevo pregunta a los clientes de un bar si prefieren que sea de fresa, limón o melocotón. De esta forma, la entidad sabe lo que “su público objetivo, al que se está dirigiendo en su espacio, quiere” detalla Lozano. Así, Chargy se convierte en un valor añadido para las tres partes: la marca, quien podrá utilizar las información recogida de las encuestas para conocer mejor a sus clientes; los establecimientos, quienes dispondrán de una mejora y novedad tecnológica diferenciadora a los locales del resto de compañías; y los clientes, quienes podrán utilizar el dispositivo para cagar el móvil y para expresar su opinión sobre lo que quieren o buscan de un determinado producto; a veces también se encontrarán promociones.

Toda esa información es controlada por la marca mediante un panel de control, que ha creado la pequeña compañía desde cero, en el que se pueden ver los datos en tiempo real. "La información se ofrece de forma segmentada, por zonas, por edades, por sexo, etc”. Además, se trata, según apunta la emprendedora, de que la información que le piden al usuario es muy poco intrusiva. “Lo que pide cualquier otra app”.

De momento, sólo es para las empresas

Actualmente, Chargy sólo está disponible para ser adquirido por empresas. Normalmente sus clientes habituales son las grandes marcas, que se encargan de comprar los dispositivos, que regala e instala en bares y restaurantes por ejemplo, para obtener la información. Una de las empresas con las que trabajan y que destaca Laura Lozano es Estrella Galicia.

En este sentido, Lozano destaca las ventajas que tiene especialmente la startup para el sector de bebidas, pues a éste tipo de empresas “les cuesta mucho tener un contacto directo con su público. Y lo que hacen es gastarse una gran cantidad de dinero en merchandising, que no les aporta nada: sillas, servilleteros, lonas… Nuestro dispositivo consigue que sus establecimientos den un servicio que agradece el usuario y por el que la marca consigue una información valiosa”.  Chargy no sólo está pensado para estar instalado en una mesa. Sino que estos emprendedores también han apostado por la creación de un servicio de Chargy portátil -ambos formatos patentados-, que va colgado al cuello, que permitirá el mismo servicio en tiendas, gimnasios o incluso festivales.

Vender el dispositivo de carga directamente al consumidor es algo que Laura Lozano confiesa que se han planteado, pero  que “de momento queremos ir paso a paso, sin saltarnos nada. Somos una startup muy joven, tenemos sólo dos años de vida”.

¿Cómo han hecho crecer su idea de negocio?

Desde que Laura Lozano tuviese la idea de Chargy en un bar de Madrid, hasta los 200.000 mil euros de facturación en los seis primeros meses de su fase comercial -en el primer año de vida ,al estar desarrollando el i+D, sólo facturaron 4.000 euros-, pasando por su presencia en 45 países con sus pruebas pilotos; han pasado dos años marcados por la asistencia a concursos (han ganado más de nueve) y el rodearse de gente muy buena, afirma la emprendedora.

emprendedores-chargy

Laura Lozando y Héctor M. Morell, co-fundadores de Chargy.

Lozano, quien había trabajado ya con startups, confiesa que -como sabía que normalmente el primer proyecto de un emprendedor suele fracasar y ella no quería que su idea fracasase- pidió ayuda a su amigo Héctor M. Morell, que ya había puesto en marcha algunos proyectos y había fracasado con otros. Le dijo “Héctor, tengo una idea que si me ayudas, nos forramos”. M. Morell es actualmente también co-fundador de Chargy.   

Otro de los hitos que esta emprendedora explica sobre la evolución de proyecto fue cuando se presentaron al Programa YUZZ del banco Santander. Su propuesta quedó entre las finalistas, quiénes tenían la posibilidad de acudir Ciudad Financiera de la entidad para reunirse los cinco finalistas con el vicepresidente del Santander. Lozano aprovechó ese momento, “con toda mi cara”, para venderle Chargy. Mi sorpresa fue cuando al día siguiente Salvador Medina, vicepresidente del Santander, me llama, me dice que le gusta la idea y que, por primera vez, va a ser tanto mentor personal como profesional de una idea.

Éste contacto les ayudó al principio cuando antes que financiación necesitaban validar su modelo de negocio. Se reunieron entonces con tres expertos en transformación digital, nuevas tecnologías y movile. A los tres les gustó la idea y se ofrecieron ser inversores. “Bendito problema el de tener mucha financiación al principio, pues no puedes descapitalizarte porque tu porcentaje baja mucho” detalla Lozano. Esta emprendedora explica que al final decidieron decantarse por el experto Pepe Chamorro, de la compañía 5 Guys Ventures “porque no nos prometió el oro y el moro. Si no que nos prometió estar día a día con nosotros, para hacer que esto crezca”.

Después, llegaron más concursos, han ganado nueve premios más entre los que destaca el Premio Yuzz 2016 UCM como mejor startup de la comunidad de Madrid, el Premio Maker Faire 2017 -exponiendo su tecnología en la ciudad de Miami-, VI Premio YoDona como mejor startup liderada por una mujer en Madrid y el premio a los mejores emprendedores del año en Startup Ole 2018 Salamanca -siendo la única empresa europea que realizó una presentación en directo de nuestra tecnología a su majestad Felipe VI y al Presidente de Portugal con motivo de su visita de Estado a España en abril 2018-.

La startup española que ha convertido en negocio el simple hecho de cargar el teléfono