domingo. 08.12.2019

UNA NUEVA FORMA PARA QUE LOS NEGOCIOS HAGAN PUBLICIDAD

Una tecnología que permite mandar vídeos individualizados a cada cliente

Snippet en uno de sus días de grabación.
Snippet en uno de sus días de grabación.

Snippet es una startup española que permite a los negocios dirigirse personalmente a cada uno de sus clientes. Una tecnología publicitaria que, próximamente, estará también al alcance de pymes y autónomos a bajo coste. 

Una tecnología que permite mandar vídeos individualizados a cada cliente

De la personalización a la individualización de los mensajes publicitarios o informativos. Ésta es la innovación que ha desarrollado una startup española, que, en menos de tres años de vida, ha conseguido trabajar con las grandes marcas del país. Su tecnología es un paso más allá dentro del mundo de la publicidad, pues utiliza los datos para crear un mensaje en vídeo único y dirigido a cada persona, con nombre y apellidos. 

“Somos una tecnología única en el mundo, que ha revolucionado la forma que tenían las empresas de comunicarse, ya que somos capaces de crear un mensaje completamente personalizado” explicó Laura de la Fuente, CEO de Snippet, la startup que crea vídeos personalizados en tiempo real. “Hemos revolucionado la comunicación. Generamos un efecto 'wow' en las personas, utilizando los datos de una forma responsable, para mandar mensajes individualizados a cada cliente, en función de sus intereses y características” añadió la CEO.

Al final, lo que hace esta startup es conseguir que al cliente de la marca que les contrata, le llegue un mensaje único, adaptado a su imagen y semejanza. Para ello, utilizan una serie de informaciones como su nombre, edad, gustos o intereses.

Los cuatro desarrollos que han permitido crear la individualización 

Para que Snippet haga posible que los mensajes publicitarios pasen de la personalización a la individualización, han tenido que crear y desarrollar cuatro 'herramientas'. Una de ellas, que es la que consigue generar una respuesta en el público, es la dicción del nombre. En el vídeo, una persona -normalmente alguien conocido o prescriptor- dice el nombre del cliente. “Somos la única compañía en el mundo capaz de conseguir esa personalización del contenido” aseguró la CEO.

El presidente y fundador de Snippet, Carlos Sánchez, añadió que ese avance se conseguía "en las cuatro horas de grabación con prescriptor (persona encargada de lanzar el mensaje y que genera un impacto en el cliente final. Como podría ser un futbolista o un actor), que nos permite generar millones de contenidos”. Por ejemplo, a nivel de conseguir la dicción, explicaba que tenían unas listas con los nombres más comunes de cada país, que se introducen en el software y mediante las cuales son capaces de recrear el nombre de cada uno de los sujetos de la bases de datos. “A través de una serie de nombres y posiciones, podemos conjugar hasta el 95% de los nombres de una base de datos combinando los fonemas. El resultado es natural y nada robótico” apuntó Sánchez.

De esta forma, hacen que la persona encargada de lanzar el mensaje no tenga que decir los 38.000 nombres de la base de datos, y no se tengan que grabar las 38.000 tomas de cada nombre. La grabación y construcción de los planos que aparecerán en el vídeo final es otra de las partes fundamentales de la personalización que llevan a cabo.

La CEO afirmó que, una vez desarrollada y perfeccionada la tecnología de la dicción, pusieron en marcha otra -la segunda- que permitía la concatenación del contenido. Esto es, “nosotros generamos fragmentos de vídeo que. en función de las características de cada cliente, se concatenan. Entonces, la herramienta une el nombre la persona, con los fragmentos de vídeos asociados a sus intereses y necesidades”. Pero, además -y éste sería tercer aspecto-, hacen que el resultado final parezca un vídeo. “El producto es un mensaje único, en el que no se percibe la concatenación de los fragmentos de vídeos, ni los saltos” explicó Laura de la Fuente.

El último y cuarto desarrollo está relacionado con el almacenaje de los mensajes. Cada uno tiene una URL única, que permite hacer un análisis y tratamiento individual que hace el usuario del mensaje. De la distribución se encarga la marca que les contrata, pues ellos -por protección de datos- no pueden hacer el envío. Así, el mensaje le llega a una persona a través del canal que la marca elija: un WhatsApp, un correo, un sms, etc.

Una tecnología disponible también para los pequeños negocios

Los usos que una marca puede dar a esta tecnología “responden a un montón de estrategias” aclaró la CEO de Snippet. De la Fuente explicó que ellos hacían propuestas “hechas a medida”. Así, la tecnología puede utilizarse para la captación de nuevos clientes, para los programas de fidelización, up selling y cross seliing (estrategias de marketing online para vender productos relacionados a otro), la retención de clientes, entre otras.

Las grandes marcas españolas ya están trabajando con ellos -el Banco Santander, Real Madrid, Orange o Mahou-  y los pequeños y medianos negocios van a poder pronto. El presidente de la startup, Carlos Sánchez, reveló a este periódico que habían llevado primero su producto a las grandes empresas y, una vez  confirmado que el producto funciona, quieren ponerlo a disposición de los más pequeños. “Amigos nuestros -dueños de pymes que conocían su producto-, nos decían que les gustaría utilizarla con sus clientes. Y nos dimos cuenta entonces, de que había un nicho mucho más grande al que podíamos ofrecer la creación de estos mensajes” afirmó.

Sánchez anunció que para los pequeños negocios habían creado 'Myme', una opción que aún no es conocida y que tienen previsto presentar ante los medios de comunicación en México la semana que viene. Por su parte, De la Fuente destacó que, con esta nueva versión, quieren “democratizar” su tecnología, para que pueda ser utilizada por los pequeños negocios que tienen las mismas -o incluso más- necesidades que las grandes.

En estos casos, “el producto será diferente al de las grandes empresas, pues tampoco tienen una persona capaz de lanzar el mensaje que tenga impacto -prescriptor-. Por eso, hemos buscado los días o mensajes que normalmente suelen lanzar las empresas -como los de bienvenida, 'gracias por su compra', el día de la madre, Black Friday, etc- y hemos generado plantillas, que estos negocios puedan adaptar en función de los datos de sus clientes”. El coste de éstas variará en función del número de vídeos que se quieran enviar, sin tener en cuenta sus objetivo comerciales. Son tres los modelos de suscripción con los que cuentan: 50 vídeos al mes por 19,99 euros; 100 vídeos al mes por 29,99 euros y 500 vídeos al mes 49,99 euros (sin IVA incluido).

Según explicaron,  al ser costes “asequibles”,  esperan que cualquier pequeño negocio pueda desarrollar y mejorar sus estrategias de comunicación con este tipo de ofertas. 

Un crecimiento exponencial en apenas tres años

Snippet lleva alrededor de tres años en el mercado. Ésta es la evolución y mejora de un antiguo proyecto de Carlos Sánchez. Fue a él a quien se le ocurrió la idea de un negocio B2C -dirigido al consumidor-,con el que los usuarios pudieran elegir uno de los 35 personajes públicos que colaboraban con ellos -como Sergio Ramos, Álvaro Arbeloa, Xavi Alonso, David Bisbal, David Bustamente, etc-, para que le mandase un mensaje de cumpleaños o de Navidad.

Sánchez reconoció que, aunque el producto y la idea eran buenos, el problema fue “que nos adelantamos mucho a la época, y la gente no sabía exactamente lo que estábamos haciendo. Se pensaban que éramos un programa de televisión” explicó. Aunque esto no supuso un freno. Finalmente, a base de prueba y error consiguieron “dar con la tecla” y crear Snippet.

En cuanto a sus primeros clientes, Florentino Pérez fue uno de ellos. El día que se sentaron con el presidente del grupo ACS y del Real Madrid Club de Fútbol, “al enseñarle nuestra tecnología, nuestro vídeo, nos dijo: ‘lo quiero y quiero ser el primero en utilizarla a nivel mundial” En realidad, fue el segundo cliente que tuvo la startup, y " la presión fue muy alta. Aún así, conseguimos  su vídeo individualizado y  ellos triplicaron los resultados de  la mejor campaña publicitaria que había hecho el equipo hasta la fecha”.

Desde ese momento hasta ahora, han pasado tres años. Treintaiseis meses de crecimiento, a todos los niveles: de espacio, de personal (al principio eran cuatro y ahora son más de 30), de facturación y de internacionalización. Y, aunque todavía no saben lo que puede ocurrir en el futuro, lo que sí tienen claro es que estarán allí dónde haya un negocio que quiera dar un paso más allá de la publicidad convencional.

Una tecnología que permite mandar vídeos individualizados a cada cliente