domingo. 28.11.2021

EMPRENDIMIENTO

Una veinteañera gallega crea el 'Uber' del transporte de mercancías

Yaiza Canosa 1

Enviar y recibir el día y a la hora que se desee y en el menor tiempo posible unos kilos de alimentos frescos, un sofá o unas zapatillas. Ese es el servicio que ofrece Goi, un operador especializado en el transporte de mercancías voluminosas creado por una joven de 24 años, pensado para que los transportistas ganen eficiencia gracias a la tecnología.

Una veinteañera gallega crea el 'Uber' del transporte de mercancías

En un mercado donde el comercio electrónico avanza a pasos de gigante, el envío y la distribución de paquetes se han convertido en parte sustancial de la economía actual. Y los consumidores demandan cada vez mayor calidad, eficacia y, sobre todo, rapidez en el servicio. "Por eso nosotros queremos darle la vuelta, convertirlo en algo mucho más digital, tecnológico y dinámico, en el que cliente sea el centro de todo”.

Quien así se expresa es Yaiza Canosa Ferrio, fundadora de Goi, el primer operador logístico de base tecnológica especializado en el transporte de mercancías voluminosas. La empresa nació a finales de 2015, cuando su creadora vivía en Barcelona y echaba de menos las patatas, los tomates y las verduras de su huerto de La Coruña: “Me quedé totalmente desamparada, porque todo lo que lo que fuese transporte de mercancías que fuesen pesadas o que tuviesen un trato más delicado o que simplemente no pudiesen ser apilables, era caótico”.

Los encargados de hacer el servicio que necesitaba eran transportistas, profesionales autónomos que hacen rutas largas o que se coordinan entre ellos, pero “su contratación era larga y la recepción media era de cinco días, desde que pones el anuncio, te contactan, te mandan la propuesta y te pones de acuerdo”, explica. Así fue como esta emprendedora encontró un nicho de mercado. Ya sólo faltaba darle forma al negocio.

“Cuando te encuentras con un problema de manera personal, empiezas a buscar la solución de forma individual y defines el servicio tal y como te gustaría a ti y luego ves si eso funciona para otras personas”. Así fue como Canosa estudio el mercado, a los profesionales que operaban en él y a partir de ahí definió un modelo de negocio.

La tecnología, la base

Yaiza Canosa tenía claro que uno de los principales problemas de los transportistas tradicionales era la tecnología, pues no estaban aprovechando todas las ventajas que ofrecía: “Somos la única empresa que utiliza la tecnología para optimizar las rutas, tenemos un algoritmo desarrollando con inteligencia artificial que es capaz de predecir la ruta exacta del transportista, para que sea más eficiente”.

Esa optimización de las rutas, sumado a que los transportistas no tienen que negociar el servicio con los clientes, les permite duplicar el número de repartos, explica: "Antes los transportistas profesionales, como máximo, podían hacer entre cinco o seis entregas diarias, mientras que ahora gracias a la tecnología y a que no se tienen que dedicar a negociar presupuestos y sólo se dedican a transportar, hacen entre 10 y 12”.

Esto supone que los clientes puedan tener en su casa el artículo que han comprado el mismo día que lo han adquirido: “Al tener tecnología, tenemos todos los datos centralizados y puedes ver en cada momento dónde está el pedido". También hacen entregas a las 11 de la noche y los domingos, “porque es cuando el cliente está en casa o no está trabajando” explica la fundadora de Goi.

El formato de Uber o Cabify

“Nuestro modelo de negocio lo cambia todo, porque pones en el centro al centro del negocio al consumidor, no a ti como empresa. Eso es lo que somos, es nuestro ADN y es la economía digital” afirma Canosa.

Se trata del mismo formato en el que se mueven empresas como Uber, Cabify o Airbnb y que tanta polémica han generado en último año. Sin embargo, la fundadora de Goi asegura que por el momento no están recibiendo críticas de los profesionales del sector: “Nosotros tenemos mucha suerte en eso, porque en nuestro sector no hay ningún grande que esté ofreciendo el mismo servicio. La gente que lo está haciendo son los transportistas autónomos de toda la vida y que en vez de estar en contra nuestra, como le pasa a Uber, están a nuestro favor porque los contratamos, les pagamos más, se aseguran trabajo y les dotamos de una tecnología que les hace más eficientes. Y con esa eficiencia pueden hacer más trabajos y ganar más”.

Yaiza Canosa señala que el hecho de que sean transportistas autónomos los que trabajan en Goi es algo habitual en el sector del transporte de mercancías, “como por ejemplo en Seur”. Y añade que “ellos están contentísimos, hay algunos que son trade (los que trabajan el 70 % de su jornada con nosotros) y otros que solo trabajan con un horario muy particular… En cualquiera de las formas, la retribución es mucho más alta de la que ellos tenían, por una cuestión meramente tecnológica”.

Los autónomos que quieran trabajar con ellos deben pasar una entrevista y una serie de filtros. Una vez superados, recibirán una formación para aprender a utilizar toda la tecnología y las prácticas correctas de atención al cliente.

El “bicho” de emprender

Goi no es la única empresa que esta joven emprendedora ha montado. Yaiza Canosa Ferrio es parte activa en cinco empresas y está en 2 consejos de administración de otros proyectos, aunque “Goi es mi proyecto principal”. Empezó con 16 años en el mundo del emprendimiento y “es una de las mejoras cosas que me han pasado y que me pasarán”, dice.

Asegura que su secreto reside en saber organizarse y en tener el gen emprendedor: “Esto es como ser médico, abogado o panadero, va en tu identidad y en tu genética y no depende del éxito o el fracaso. Esto te gusta…es un bicho, una vez que empiezas no puedes parar. Es un virus”.

La fundadora de Goi reconoce haber fracasado en alguno de sus proyectos, pero rechaza la palabra fracaso porque "tiene un punto victimista que no me gusta, yo he aprendido mucho y me he equivocado infinitas veces y lo sigo haciendo, pero ahora intento que equivocarme me cueste menos dinero”.

Una veinteañera gallega crea el 'Uber' del transporte de mercancías