miércoles. 02.12.2020

Y LOS QUE SÍ, LO HARÁN PARA NO PERDER CLIENTES

El 60% de los pequeños comerciantes no se unirán al Black Friday porque no pueden permitirse hacer descuentos

Según la Confederación Española de Comercio (CEC), más de la mitad de los pequeños comerciantes no se unirán este año al Black Friday, porque no pueden permitirse hacer los descuentos de las grandes superficies. Los que sí lo hagan, será para no perder más clientes.

El 60% de los pequeños comerciantes no se unirán al Black Friday porque no pueden permitirse hacer descuentos

El comercio es uno de los sectores más afectados por la crisis provocada por la pandemia del Covid-19. El consumo se ha reducido hasta tal punto que el nivel de facturación de los pequeños comercios, regentados principalmente por autónomos, es un 50% inferior al del mismo periodo del año pasado.

A esto, se suman las malas previsiones para la campaña más importante del año para el sector, la de Navidad, de la que dependen miles de comercios españoles. De hecho, según indicó el presidente de la Confederación Española del Comercio (CEC), Pedro Campo, “aproximadamente un 15% de las tiendas que cerraron en marzo no han vuelto a abrir y puede que no lo hagan”.

Apenas un 40% se sumarán este año al Black Friday

Los que están abiertos aguantan ahora una presión añadida, la del Black Friday, una campaña de descuentos que, según advierten desde la CEC, hace aumentar la demanda de los grandes establecimientos pero echa por tierra los márgenes de beneficio de los comercios más pequeños.

De hecho, según estimaciones de la patronal, este año menos de la mitad de los pequeños comerciantes se unirán a esta campaña, entre un 40% y 45%. Los que lo hacen, lo harán resignados para no perder más clientes y a sabiendas de que no pueden competir en igualdad de condiciones con los grandes establecimientos.

Además, tendrán que soportar una caída de los márgenes que, de por sí, un año normal "sería casi imposible de asumir. Y se hace todavía más inviable este año, en el que se acumulan pérdidas desde el pasado mes de marzo", explicó el presidente de la CEC.

Así, los pequeños y medianos comerciantes afrontan "resignados una ‘maratón’ de descuentos impuesta por Internet y otros formatos comerciales, que comienza con el Black Friday y sigue con el CyberMonday, enlazando con una ya debilitada campaña de Navidad y Reyes y, culminando, con unas rebajas de invierno, ya lejanas a los resultados de hace unos años" denunciaron desde la Confederación.

Por tanto, alrededor del 60% de los pequeños comercios no se sumarán a la campaña del Black Friday, siguiendo la misma tendencia que el año anterior en el que miles de comercios se opusieron a estos descuentos bajo el hastag #NoBlackFriday.  Entre los motivos más frecuentes está precisamente el hecho de que, tras meses de pérdidas, lo último que pueden aguantar estos autónomos es una reducción de sus márgenes de beneficio.

Dos problemas: bajada del consumo y liberalización de las rebajas

Se ha producido durante estos meses una importante bajada del consumo que, según el presidente de CEC, es “inquietante” debido a la “incertidumbre provocada por la pandemia”.

Además, otro de los problemas que apuntó Campo es la “liberalización de las rebajas. Estos descuentos están pensados para dar salida al stock de la temporada pasada, y para favorecer este stock es necesario bajar los precios”. Sin embargo, en la actualidad aparecen productos de nueva temporada ya con descuento y “es algo que no es creíble”, apuntó el presidente de la CEC.

El Black Friday ha trasladado el gasto que los consumidores reservaban para los regalos navideños y las rebajas, adelantando en muchos casos sus compras a los descuentos del mes de noviembre. La presión en los márgenes que impone esta dinámica de descuentos permanentes es insostenible para el pequeño comercio, denunciaron desde la Confederación. E insistieron en que "este tipo de campañas, basadas exclusivamente en la reducción de precios, tienen cada vez menos sentido".

Por ello, aconsejaron, -a sabiendas de que "es imposible establecer estrategias comunes, ya que cada sector y gama de productos tiene un margen de beneficio y un entorno competitivo muy diferente-, a aquellos comerciantes que quieran unirse al Black Friday, que lo hagan con descuentos moderados, que no destrocen sus márgenes, y que se centren en poner en valor los beneficios del comercio de proximidad".

El 50% de los autónomos se juegan su futuro en el último trimestre 

La campaña de 2020 del Black Friday, Navidad e incluso las Rebajas del mes de enero serán todo un desafío para autónomos y pequeños comercios pues, según se desprende de la encuesta 'Las pymes españolas en el contexto del Covid-19' elaborado por eBay y el Instituto IO Sondea de Investigación de Mercados, el 50% de  estos comerciantes dependen totalmente de los ingresos que logren en el último trimestre del año. 

La situación provocada por la pandemia del Covid-19 ha alterado de forma significativa la manera en la que los negocios se han preparado para estas tres campañas, y, de acuerdo con el informe, sólo el 28% de los encuestados aseguró no haber cambiado sus políticas y sus sistemas de ventas y contacto con el público a causa del coronavirus.

La clave será reforzar el comercio electrónico 

Entre los que han cambiado, la tendencia habitual ha sido reforzar el comercio electrónico y apostar por la tecnología para mantener el contacto con los clientes. Así, el 26% de los comercios aseguraron que cuentan con todo su inventario de productos digitalizado para hacer frente a las dificultades de la pandemia y otro 25% aseguró que va a invertir una gran cantidad de dinero en adaptar sus servicios a la vía digital.  

Además,  más de la mitad de los pequeños negocios de España apuestan por la fórmula multicanal combinando venta física y 'online', aunque debido a la situación actual, un 25% de ellos dependen de manera exclusiva de sus ventas por Internet.

Las pymes han podido preparar con más tiempo los descuentos 

El lado positivo, a pesar de toda la situación, que señalaron un 26% de las pymes consultadas es que la situación les ha permitido planificar con más tiempo las ventas de los próximos meses y, como resultado de este tiempo extra, los pequeños comercios de España llevarán a cabo diferentes medidas destinadas a hacer crecer sus ingresos en estas tres campañas.

Así, cuatro de cada seis aplicarán descuentos y un 37% de ellos utilizará las redes sociales como primera plataforma para las ventas electrónicas por el mejor contacto con los clientes, mientras que un 34% se decanta por la publicidad tradicional y las técnicas de marketing.

El 60% de los pequeños comerciantes no se unirán al Black Friday porque no pueden permitirse hacer descuentos