Sábado. 15.12.2018

ROTURA DE CRISTALES, GRIFOS, INCENDIOS O ROBOS

La afluencia de turistas también trae problemas a la hostelería

La afluencia de turistas en verano también trae problemas a la hostelería

Desde junio hasta septiembre los negocios, principalmente los hosteleros, hacen su caja. Los meses de verano son por excelencia cuando tienen más clientes Una afluencia que, si bien aumenta los ingresos, también afecta a sus instalaciones, que sufren más daños. Los problemas con el agua, la luz, la rotura de cristales y hasta los incendios o los robos son frecuentes.

La afluencia de turistas también trae problemas a la hostelería

Los meses de verano son cruciales para todos los negocios del sector servicios, pero especialmente para los de la hostelería. Los hosteleros se aprovechan en esta época de la afluencia de turistas atraídos por la variada gastronomía española y el reconocido "tapeo". Según la Estadística de Movimientos Turísticos en Fronteras (Frontur) que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE), España ha recibido 8,5 millones de turistas internacionales en junio, un 1,3% más que en el mismo mes en 2017.

Con la llegada de turistas extranjeros, a los que también hay que sumar los viajeros de procedencia nacional, no es de extrañar que los autónomos que regentan bares, restaurantes y cafeterías también padezcan un aumento de averías, principalmente en el suministro de agua. Los problemas relacionados con el líquido elemento, como desajustes en el cierre de los grifos, llaves de paso o tuberías en mal estado, son las principales razones por las que el dueño de un negocio llama al seguro, según señala Mapfre en un estudio llevado a cabo por la compañía entre su propia cartera de clientes. Una de cada cuatro llamadas se debe estos problemas.

Otra de las razones por la que más llaman los autónomos hosteleros a sus seguros es por la rotura de cristales, que representa el 17% de los problemas de los negocios en verano. Los daños eléctricos también son un motivo de denuncia, como apunta la aseguradora el 16% de las llamas se debe a fallos en la electricidad, producidos a causa del incremento del consumo para activar congeladores, ventiladores, y demás aparatos.

Los autónomos también sufren robos es esta época del año, según Mapfre el 10% de las llamadas que se produce en verano se debe a un robo. También existen otra serie de causas externas por las que los dueños de un negocio también llaman a su seguro en verano como, por ejemplo, los incendios. El 35% de los que se producen en los comercios se dan entre los meses de julio y septiembre.

En total fueron 80.000 las llamadas  de este tipo que registró la compañía durante 2017. Se trata de problemas que pueden ocurrir durante todo el año, pero que son “especialmente molestos” cuando el local está lleno. Razón por la que la entidad anima a los dueños de un negocio a contratar seguros para hacer frente a esta clase de siniestro para reducir los costes por el daño.  

La afluencia de turistas también trae problemas a la hostelería