Permite a los autónomos del campo proteger su renta

Agricultores y ganaderos obtendrán este año una importante subvención en el seguro agrario

El Gobierno ha incrementado la cuantía de la subvención para el seguro agrario. La ayuda se aplicará en las líneas que inicien su contratación antes del 31 de agosto de 2023.

Los agricultores y ganaderos ya pueden beneficiarse de una subvención de hasta el 65% para contratar el seguro agrario.
Los agricultores y ganaderos ya pueden beneficiarse de una subvención de hasta el 65% para contratar el seguro agrario.
Agricultores y ganaderos obtendrán este año una importante subvención en el seguro agrario

El incremento de los costes de producción y el cambio climático están provocando una importante incertidumbre entre los agricultores y ganaderos. Estos últimos meses, además de tener que luchar contra la inflación y los sobrecostes, los autónomos del sector se están viendo obligados a convivir con una situación de sequía que pone en riesgo el mantenimiento de la renta agraria y la viabilidad de las explotaciones. “España es uno de los principales productores europeos, pero el sector es uno de los más afectados por la subida de los costes energéticos y de las materias primas”, destacó el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas.

En marzo de 2022, este ministerio anunció una serie de medidas para intentar hacer frente a la situación que está experimentando el campo: una rebaja fiscal para los autónomos del sector, una línea de apoyo financiero y el incremento de la subvención al seguro agrario. El pasado 1 de septiembre, el Ministerio puso en marcha esta última medida, que busca incentivar a los agricultores y ganaderos en lo que a contratación de seguros agrarios se refiere. “Se trata de una herramienta clave de la política agraria, sobre todo en el contexto actual de cambio climático, ya que protege la renta de los productores”, explicaron desde el Ministerio. Así, los autónomos que suscriban el seguro agrario antes del 31 de agosto de 2023, se beneficiarán del incremento de la subvención estatal de la prima del seguro, que podrá alcanzar el 65% del coste total.

El Gobierno ha aumentado la subvención estatal para la contratación del seguro agrario

El pasado 1 de septiembre, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación anunció el incremento de la subvención estatal de la prima del seguro agrario. Así, y tras haber aumentando el presupuesto destinado en 60 millones de euros, los agricultores y ganaderos que suscriban este seguro podrán percibir una subvención de hasta el 40% sobre el coste total de la prima, lo que supone un aumento de 10 puntos porcentuales. Además, en el caso de los jóvenes agricultores o ganaderos, la ayuda podrá alcanzar el 65% de la cuantía.

“El seguro agrario, que incluye la cobertura de contingencias por efecto de la sequía, se constituye en una herramienta fundamental que tienen a su disposición los agricultores y ganaderos para hacer frente a situaciones de contingencia y dificultades sobrevenidas por adversidades climatológicas”, explicaron desde el Ministerio competente.

El incremento de la subvención, recogido en el Real Decreto-ley 11/2022 y que fue aprobado en el Consejo de Ministros extraordinario del pasado 25 de junio, se aplicará en todas las líneas que inicien su contratación entre el 1 de septiembre de 2022 y el 31 de agosto de 2023. Tal y como explicaron desde el Ministerio, “las primeras líneas del seguro que se beneficiarán de esta mayor subvención serán las de los frutos secos, los cultivos herbáceos extensivos, el caqui, la uva de vinificación y la fruta, entre otras”.

“Dado el elevado precio de los seguros agrarios, el Estado subvenciona una parte del precio de los mismos, dando prioridad a las economías más modestas, a las zonas de mayor riesgo y a las pólizas colectivas”, explicaron desde la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA).

El seguro agrario pretende proteger la renta de los agricultores y ganaderos

Si bien es cierto que los seguros agrarios empezaron a utilizarse hace más de 100 años y que durante este periodo se han ido alternando diversas fórmulas de cobertura, tanto públicas como privadas, fue con la Ley 87/1978 de Seguros Agrarios Combinados cuando, por primera vez, se recogió que “todos los riesgos son asegurables si son viables técnica y actuarialmente”.

Desde entonces, este sistema se ha convertido en un instrumento importante para la supervivencia del sector agrario español, ya que “contribuye de forma decisiva a estabilizar los ingresos en un sector expuesto a unas adversidades climáticas que resultan cada vez más reiteradas”, tal y como explicaron desde el propio Ministerio. Y es que lo cierto es que el cambio climático está provocando una mayor frecuencia e incidencia en dichas adversidades, algo que supone para los autónomos la necesidad de implantar medidas de adaptación y la utilización de herramientas que ayuden a mitigar sus efectos.

La estructura de seguros agrarios española está conformada por cuatro instituciones principales: el Estado (a través de la Entidad Estatal de Seguros Agrarios (ENESA), la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP) y el Consorcio de Compensación de Seguros (CCS)); las Comunidades Autónomas (que suplementan las subvenciones); las Organizaciones Profesionales Agrarias (representantes de los agricultores y ganaderos); y las Entidades Aseguradoras (agrupadas en Agroseguro). “El Estado tiene una fuerte intervención, ya que apoya, controla, fomenta este seguro y fija anualmente en un Plan de Seguros las producciones y los riesgos a cubrir”, explicaron desde la UPA.

Por su parte, la cobertura de los riesgos es realizada por las Entidades Aseguradoras, que se agrupan en un “pool” llamado Agroseguro (que es la sociedad encargada de la gestión del sistema). “El alto nivel del riesgo que se asume hace necesaria la protección del conjunto del sistema por un reaseguro público que garantice el buen funcionamiento y la continuidad del seguro, del cual se encarga el Consorcio de Compensación de Seguros”, añadieron desde UPA.

Motivos principales por los que se recomienda contratar el seguro agrario

“Todo agricultor o ganadero que desee acogerse a los beneficios del seguro deberá asegurar el total de las producciones de igual clase que posea en el territorio nacional y que se encuentren incluidos en el Plan de Seguros del ejercicio”, explicaron desde la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA). “El capital asegurado se fija atendiendo a la cosecha esperada”, añadieron.

Salvo para los propietarios de montes, la contratación de un seguro agrario combinado es voluntaria. Aun así, recordaron desde UPA, “el Gobierno puede acordar la obligatoriedad del seguro cuando lo considere necesario, aunque hasta la fecha nunca se ha hecho”. Según explicaron desde la patronal, los motivos principales por los que contratar un seguro agrario son:

  • Ante un siniestro o catástrofe, parte de la pérdida de la cosecha o el ganado está garantizado.

  • Sirve para garantizar la estabilidad económica de las exportaciones.

  • Es la única herramienta disponible que por sus características ofrece tanto en líneas como en coberturas la mayoría de los siniestros que pueden ocurrir en las explotaciones agrícolas y ganaderas.

  • Es la única herramienta para mantener la actividad en caso de siniestro.

  • Es la mejor manera de estar cubiertos ante inclemencias climáticas y cualquier adversidad que ocurra en la explotación

  • Con la indemnización obtenida se puede conseguir que el daño económico sea el menor posible.

  • Puesto que los agricultores y ganaderos dependen de las condiciones climáticas (que además no pueden controlar con sus propios medios), el seguro agrario es la única herramienta para paliar las pérdidas económicas producidas por dichas adversidades.

  • Los seguros están destinados a asegurar el negocio, por lo que aportan seguridad.

Agricultores y ganaderos obtendrán este año una importante subvención en el seguro agrario
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad