jueves. 17.10.2019

CÓMO ELEGIR LA MÁS ADECUADA

Ahorrar en el consumo eléctrico a veces sólo depende de cambiar de compañía

Ahorrar en el consumo eléctrico a veces sólo depende de cambiar de compañía

Realizar un traspaso a otra comercializadora energética o escoger una tarifa de luz diferente es una gestión fácil, rápida y gratuita. Y puede afectar a la factura de la luz.

Ahorrar en el consumo eléctrico a veces sólo depende de cambiar de compañía

Es cierto que la cuesta de enero es la famosa en el mundo de los negocios, sin embargo, la de septiembre no se queda atrás y menos en el caso de los trabajadores por cuenta propia. Tras el parón del verano, a los gastos habituales hay que sumar los propios del regreso a la rutina, entre los que destacan la vuelta al cole y la reparación de desperfectos en el hogar. Además, en el caso concreto de los autónomos y emprendedores, no podemos olvidarnos que septiembre es fundamental porque empieza el último cuatrimestre y por lo tanto el cierre del año está cada vez más cerca.

Según los expertos, ante esta situación hay que reajustar gastos. Algunos son fijos, pero hay otros que es posible reducir como, por ejemplo, cambiar a una compañía eléctrica con tarifas más bajas: una gestión que puede implicar un importante ahorro económico en la factura de la luz. Por ello, es clave valorar diferentes opciones y elegir una tarifa adaptada a las necesidades del negocio.

Gracias a la reforma eléctrica llevada a cabo en 2009, los consumidores pueden escoger libremente la compañía eléctrica con la que contratar y pueden cambiar a otra en el momento que lo deseen. Al tratarse de un sector muy competitivo, el consumidor cuenta con gran variedad de ofertas. Eso sí, tal y como dice Gana Energía es recomendable comparar siempre las tarifas del mercado antes de elegir una. “No es cuestión de precipitarse, ya que existe una amplia variedad y el ahorro puede ser muy significativo de una tarifa a otra. Existen comparadores de luz que facilitan esta tarea, como nuestra calculadora del ahorro. Con ella analizamos tus hábitos de consumo para saber cuál de nuestras tarifas se adapta mejor a ti. Necesitaremos tu última factura para realizar la comparativa y que puedas ver tú mismo el dinero que estás pagando de más”, cuentan desde la comercializadora. Por ello, lo primero que hay que hacer es analizar las necesidades del negocio para así saber qué oferta le conviene más al tipo de consumo que realiza y con quién debe contratar. 

Una buena alternativa es apostar por las energías renovables, ya que son limpias y el coste es mucho menor, lo cual se nota en su factura. Por ejemplo, Gana Energía, ofrece energía procede de fuentes 100% renovables y también, según certifica la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), es la compañía más barata del mercado. Además, se ha volcado de lleno con los autónomos ofreciendo servicios complementarios y una tarifa especial para este colectivo, por la que podrán obtener una reducción del 20% en su factura eléctrica, que puede llegar a suponer unos 200€ al año. En este sentido, es importante recordar que contratar el suministro con una comercializadora que trabaja 100% con energías renovables se convierten en negocios ecofriendly y pueden acceder a las ayudas y subvenciones de la Unión Europea.

Una vez que se ha decido a qué compañía cambiarse, el traspaso de una a otra es totalmente gratuito y muy fácil de hacer. Desde Gana Energía aseguran que “La complejidad es cero, se tarda apenas tres minutos en cambiar de compañía. Consiste en acceder a la web -que funciona las 24 horas del día, los siete días de la semana y los 365 días del año- y rellenar un formulario con los datos de la factura de la luz, entre ellos el número CUPS (que es como el DNI del punto de suministro). A partir de ahí, enviamos el contrato por correo para que el cliente la pueda leer y firmarlo con cualquier dispositivo móvil, con lo que damos total transparencia al proceso. Una vez recibido el alta se produce entre uno y 15 días. También se puede realizar por teléfono”.

Ahora bien, ¿qué ocurre si el usuario está contento con la comercializadora pero no con la tarifa? En ese caso, del mismo modo en que el cliente puede decidir libremente con qué compañía eléctrica contratar, puede escoger la tarifa que más le convenga. Y es que, igual que los negocios evolucionan, los hábitos de consumo también. Por ello, es necesario ajustar el contrato de luz, cambiar la tarifa o subir o bajar la potencia para que se adapte mejor a las necesidades concretas de cada uno. El objetivo de un cambio de tarifa suele ser el ahorro, por eso es aconsejable que antes de solicitar cualquier modificación se tenga claro cuál conviene a cada negocio. Para ello, hay que identificar qué tipo de tarifa se tiene en la actualidad y a cuál es la más conveniente, ya que quizás solo se necesite un cambio de potencia o ahorrar considerablemente con discriminación horaria. Por otro lado, es importante revisar “las buenas prácticas” de consumo, una parte que depende del consumidor, como no dejar los aparatos eléctricos en standby, cambiar las luces tradicionales por las de led o mejorar el aislamiento de ventanas y puertas.

En cualquier caso, ya se trate de un cambio de compañía o de tarifa lo mejor es informarse de todas las opciones que hay para poder elegir con perspectiva.

Ahorrar en el consumo eléctrico a veces sólo depende de cambiar de compañía