viernes. 17.09.2021

POR LA INCERTIDUMBRE ECONÓMICA

El ahorro de las familias crece hasta tasas históricas recortando el consumo que necesitan los autónomos

coronavirus-consumo-negocio

Pese al final del confinamiento, los niveles de ahorro de las familias siguen creciendo. Los depósitos que tienen en los bancos superan los 942.800 millones de euros. Un dato que preocupa a los autónomos que viven del consumo.

El ahorro de las familias crece hasta tasas históricas recortando el consumo que necesitan los autónomos

A pesar del fin de las restricciones, los niveles de ahorro de las familias españolas se mantienen en niveles históricos. Un comportamiento de crisis que se adoptó durante el confinamiento y que, según los expertos consultados, no es un buen síntoma para todos aquellos negocios que viven del consumo diario. La “eclosión” del gasto que se avecina será desigual entre los sectores.

Los últimos datos del Banco de España sobre el depósito de dinero acumulado por las familias en los bancos muestran un ahorro de 942.800 millones de euros. Se trata de la cifra más alta desde el comienzo de la serie histórica desde 1.989. Y supone un incremento de 50.000 millones de euros más, con respecto al ahorro que había acumulado del año pasado. El presidente de Consejo General de Economistas (CGE), Valentín Pich, explicó que “el confinamiento por la crisis sanitaria ha provocado una contención del gasto en toda la población. La falta de movilidad, por las restricciones, produjo una gran reducción del consumo, del gasto en viajes o en compras”, Valentín Pich. Lo que explica la elevada tasa de ahorro que se ha mantenido lo largo de todo el año.

Si bien, los niveles alcanzados en el mes de julio son un tanto inusuales, ya que normalmente suele ser la época estival en la que más gastos se suelen producir. Para el director general de la Asociación de Fabricantes y Distribuidores (AECOC), José María Bonmatí, “el elevado nivel de ahorro por parte de las familias españolas no hace más que confirmar que vivimos un período de máxima incertidumbre en el que, como suele suceder en estos casos, el consumidor prefiere aplazar todos aquellos gastos que no sean realmente necesarios”.

Los autónomos pueden vivir cuando hay gasto

Que el nivel de ahorro de las familias sea en estos momentos tan alto no es un buen síntoma para los autónomos. Hay que tener en cuenta que el ahorro incide directamente en el consumo diario y, por lo tanto, afecta al volumen de actividad que tienen los pequeños negocios y autónomos.

Precisamente por ello, el director general de AECOC señaló la importancia de observar la tendencia del Índice de Confianza del consumidor, para determinar cómo será la evolución del consumo en los próximos meses. “Hay que destacar que este indicador es actualmente mejor que el de hace un año. Pero también que, el pasado mes de julio cayó en más de cinco puntos con respecto al mes anterior y casi nueve puntos con respecto a las expectativas que los españoles tienen con respecto a su futuro” dijo Bonmatí. Que apuntó a que es necesario que se “recupere” la confianza del consumidor “para poder liberar este ahorro embolsado durante la crisis.

Para ello, recomendó evitar medidas que resten confianza al ciudadano como subidas impositivas, regulaciones que puedan afectar a la evolución del empleo o restricciones que -sin justificación sanitaria- puedan retraer el consumo y, por tanto, la recuperación económica.

En este sentido, el presidente del Consejo General de Economistas (CGE), Valentín Pich, añadió que lo idea en economía es "el equilibrio. Esto es, que los ciudadanos tengan un nivel importante de ahorro a largo plazo, junto con que se mantengan unos altos niveles de consumo. Lo que provocaría, a su vez, que las empresas deban menos dinero y pudieran poner en marcha nuevos proyectos”.

Se han acentuado los dos tipos de consumidores

Uno de los aspectos sobre los que Pich advirtió es que mientras que hay una buena parte de la población que sigue manteniendo una elevada tasa de ahorro, hay otra que está tirando del sector del turismo. “El final de la pandemia ha acentuado los dos tipos de consumidores que hay en el mercado en estos momentos” aseguró. Se trata de dos perfiles ya se advertían desde el inicio de la emergencia sanitaria. Por un lado, están todas aquellas personas que han estado tetrabajando y han podido ahorrar. Y por otro lado, están los que han estado con el empleo suspendido y que han tenido que utilizar sus ahorro para subsistir.

“Los primeros, cuentan en estos momentos con una gran capacidad económica. Son los que están tirando del turismo y moviendo el consumo. Y los segundos, se encuentran en una situación económica de penuria y por tanto siguen reduciendo los gastos, los viajes y las compras” subrayó Pich. Que apuntó que son éstos últimos, son los que mantienen esos altos niveles de ahorro característicos de las épocas de crisis.

El gasto volverá a su cauce

Independiente del actual nivel de ahorro, los expertos consultados prevén que eventualmente se empiece a liberar ese ahorro acumulado y se incrementen los niveles de gasto. “Esos niveles de ahorro van a eclosionar en algún momento. Es muy previsible que después de tantos meses con restricciones, la gente quiera volver a hacer vida normal y se produzcan un detrimento en el volumen de ahorro” dijo Pich.

No obstante, también advirtió que su efecto no será el mismo para todas las actividades, ni si quiera para aquellas se encuentren dentro de un mismo sector. “La reactivación no será lo mismo para una actividad que tuviera unas cuentas sanas antes de la emergencia sanitaria, que para otra que ya estuviera dañada financieramente. Lo mismo que para una establecimiento del comercio textil, que ha sido de los más perjudicados durante el confinamiento, que para una tienda de electrodomésticos, que son los que más se han visto beneficios. Y ambos pertenecen al mismo sector"

De la misma forma, se posicionó el director general de AECOC, José María Bonmat, que dio que “la crisis sanitaria nos ha enseñado que las predicciones pueden cambiar […] No obstante, los avances en los porcentajes de vacunación y el hecho de que ya casi el 70% de la población cuente con la pauta completa invita a pensar en que sectores que han sufrido muchísimo en esta crisis como la hostelería, el textil, el ocio o el turismo puedan continuar con su proceso de recuperación”.

Y se mostró confiado en que, tal y como sucedió en 2020, “el segundo semestre permita mantener esa tónica de recuperación, si bien las previsiones apuntan a que la economía no alcanzará los niveles anteriores de la crisis hasta 2023”.

El ahorro de las familias crece hasta tasas históricas recortando el consumo que necesitan los autónomos