miércoles. 21.08.2019

PUEDEN CONLLEVAR GASTOS INNECESARIOS

Algunos errores comunes al darse de alta como autónomo

Algunos errores comunes al darse de alta como autónomo

A la hora de poner en marcha un negocio es conveniente consultar con expertos para no cometer equivocaciones durante el proceso de su constitución. Los emprendedores suelen cometer al inicio algunos errores típicos que suelen conllevar gastos innecesarios, o incluso sanciones por parte de la Administración.

Algunos errores comunes al darse de alta como autónomo

Son muchas las dudas que asaltan a los emprendedores a la hora de poner en marcha su negocio. Estas dudas suelen llevar a algunos errores que ya se consideran comunes, ya sea por falta de experiencia o conocimiento. Estos errores conllevan en algunos casos gastos innecesarios, aunque en el peor de los casos puede incurrir en una sanción. Por este motivo es conveniente conocerlos para darse de alta como autónomo correctamente.

No capitalizar el paro antes de darse de alta

Si el futuro autónomo ha perdido su trabajo por cuenta ajena y su nueva idea es emprender un negocio, puede dirigirse al Servicio Público de empleo Estatal (SEPE) y solicitar un adelanto de lo que le quede por cobrar de la prestación por desempleo. Esto significa "capitalizarlo" y emplearlo para financiar la inversión necesaria para poner en marcha un nuevo negocio como autónomo.

Tramitar primero el alta en Hacienda

Lo correcto es darse de alta primero en la Seguridad Social. La Administración obliga a darse de alta en un plazo de 60 días antes del inicio de actividad en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA). Para ello, se debe presentar el modelo TA0521 en alguna de las administraciones de la Seguridad Social junto con fotocopia del DNI o equivalente y fotocopia del alta en Hacienda.

Una vez realizado este trámite, será el momento de darse de alta en Hacienda. Para hacerlo, es necesario presentar la declaración censal (modelos 036 y 037), en la que se notificarán los datos personales, la actividad a la que se va a dedicar el emprendedor, la ubicación del negocio y los impuestos que tendrá que pagar.

Cada vez que haya una variación en estos datos se deberá presentar de nuevo el modelo 036 o 037 con la correspondiente modificación.

No elegir el epígrafe adecuado en el IAE

Cada actividad tiene su propio epígrafe dentro del Impuesto de Actividades Económica (IAE). Elegir una u otra determinará la forma en la que el autónomo tributará una vez ponga en marcha el negocio.

Es importante contar con asesoría profesional, ya que una actividad puede estar contenida en varios epígrafes. Por lo que un asesor elegirá tantos epígrafes como sean necesarios.

Elegir mal la base de cotización

Optar por la base de cotización mínima como sistema para reducir costes no es siempre una buena idea. Todo depende de los ingresos que se esperan obtener, de la edad que tiene el autónomo, de lo que ha cotizado hasta ahora, y de algunas variables más. Es muy importante consultar con un verdadero experto sobre este tema y no dejarse llevar por lo que se cuenta por las redes sociales o por consejos del autónomo de la lado. Un ejemplo es si se tiene más de 47 años ya que, a partir de esta edad, el profesional por cuenta propia puede ver limitada su base de cotizaciónO si se convierte en autónomo societario cuyas bases mínimas son más altas. Incluso no está de más comenzar a pensar que en un plazo no muy largo la Seguridad Social puede calcular la pensión en base a todos todos los años cotizados. O que un cotización pequeña conlleva prestaciones pequeñas, tanto por baja laboral, como por enfermedad profesional, cese de actividad, viudedad y orfandad. No sólo afecta a la futura pensión. 

No aplicar bonificaciones en el momento de tramitar el alta

Las bonificaciones o descuentos en la cuota de autónomos se solicitan al tramitar el alta, no después. Por ello, es posible que el emprendedor tenga derecho a ciertas bonificaciones, como la tarifa plana de 60 euros.

Además, los jóvenes menores de 30 años (menores de 35 años, en el caso de las mujeres), tienen una bonificación adicional del 30% en la cuota común durante los 12 meses siguientes a la tarifa plana. Asimismo, gozan de ciertas bonificaciones los autónomos con grado de discapacidad de más del 33%, violencia de género y terrorismo; o bonificaciones por cese de actividad por maternidad, paternidad o situaciones similares.

No reflejar tu vivienda si trabajas desde casa

Si se trata de un freelance que desarrolla su actividad desde casa, a la hora de rellenar los modelos 036 o 037 debe reflejar los metros cuadrados de la vivienda en la que ejerce su profesión. De esta forma, podrá deducirse el porcentaje de IVA correspondiente de los gastos totales en su hogar. Las facturas y el alquiler deben estar a su nombre para que los gastos de suministros sean deducibles.

Comprar material deducible antes del alta en Hacienda

Antes de introducirse en cualquier tipo de inversión relacionada con el desarrollo del trabajo como autónomo, es vital haber tramitado el alta en Hacienda para que no se tenga ningún problema a la hora de deducir el IVA. Además, así Hacienda no podrá sancionar al trabajador por saltarse un requisito administrativo formal.

Algunos errores comunes al darse de alta como autónomo