Sábado. 17.11.2018

APROVECHAR INTERESES MUTUOS

Las alianzas estratégicas pueden resucitar tu negocio

Las alianzas estratégicas pueden resucitar tu negocio

Las alianzas estratégicas son relaciones entre varias entidades que acuerdan compartir sus recursos para obtener un beneficio mutuo. Estas alianzas pueden ser el factor clave para devolver a la vida a los pequeños negocios que no pueden asumir altos costes y que necesitan mejorar su producción. 

Las alianzas estratégicas pueden resucitar tu negocio

Los autónomos tienen que valerse de todos los recursos que tienen a su alcance. Sin embargo, en determinadas ocasiones no disponen de estos recursos para poder alcanzar sus fines estratégicos. Por ello, los negocios tienen la posibilidad de encontrar la solución en acuerdos con otros negocios para caminar juntos hacia un lugar común, esto es lo que definen como Alianzas Estratégicas.

Una alianza estratégica es una relación entre dos o más entidades que acuerdan compartir los recursos para lograr un objetivo de beneficio mutuo. Un buen ejemplo de como dos pequeños negocios pueden aprovecharse de una alianza es una ampliación de la gama de productos: un primer autónomo crea un producto y decide distribuirlo. Por otro lado, un segundo autónomo contempla la posibilidad de ampliar la gama de productos que vende en su comercio para atraer más clientes. En concreto, el producto con el que quiere renovar su stock es el del primer autónomo. En este caso, la alianza estratégica supondría un beneficio para ambos negocios, ya que el primero tendría la posibilidad de distribuir su producto y el segundo podría venderlo en su comercio, ampliando, así, su muestrario.

Ventajas de las Alianzas Estratégicas

Las alianzas estratégicas suponen una serie de ventajas para ambas partes. Entre ellas, destacan producto, precio, calidad, servicio, crédito a clientes, diseño, imagen, información y estrategia competitiva -que aporta tres estrategias genéricas: liderazgo en costes, diferenciación y enfoque-.

Luis Pérez, experto de la Universidad Unitec, explica que una alianza se compone mejor por su propósito que por sus componentes o estructura. En todas las alianzas existen tres aspectos básicos: mercados, productos y tecnología. “Nadie es una isla. Las alianzas estratégicas entre negocios pueden llevar al máximo su potencial, por ello son básicas en el plan de desarrollo a corto y largo plazo”, señala Pérez.

Estas alianzas permiten aprovechar los recursos, las sinergias, y el conocimiento de la otra parte. Se necesitan menos recursos, menos costes, que si un autónomo persigue una oportunidad por sí solo, ya que esta proporciona un acceso más sencillo a los fines que se quieren alcanzar.

Sin embargo, también existen peros. Carolyn Gray, del Houston Chronicle de Texas, recuerda que la gestión de una alianza estratégica puede ser difícil, ya que cada parte tiene una forma diferente de operar. “La desconfianza puede ocurrir, sobre todo cuando se involucra información competitiva o privada. Los socios de la alianza podrían ser más dependientes entre sí, lo que hace difícil volver a funcionar como entidades separadas si es necesario”.

¿Cómo beneficiarse de una Alianza Estratégica?

Existen tres tipos básicos de alianzas: Alianzas de mercadotecnia, sobre productos y para el desarrollo de tecnología y producto.

El fin básico de las alianzas de mercadotecnia es aumentar las ventas sin recurrir a nuevas inversiones o incurriendo en costes indirectos. Para ello, se utiliza el sistema de distribución de otro negocio.

Las alianzas sobre productos, por su parte, vinculan a los compradores con sus proveedores, para mejorar la calidad de los productos y las entregas, a la vez que se reducen los costes. Del mismo modo, pueden ser acuerdos de manufactura conjunta para poder asumir una demanda tan amplia que una sola compañía no podría asumir.

Aquellos autónomos que trabajan en el sector de la tecnología son conscientes de la fuerte inversión que supone el desarrollo de nuevas tecnologías. Estas alianzas reducen el riesgo de desarrollarla y aplicarla a la producción de productos. En este caso, es habitual asociarse con dos o tres compañías que, en un futuro, compartirán los derechos de vender el producto.

Las alianzas estratégicas son una forma interesante de mejorar el valor del negocio, ya sea ofreciendo productos o servicios de otro autónomo que se dirige a un público similar, o reforzando el posicionamiento asociándose con otros negocios que ya están bien posicionados en el mismo mercado.

Las alianzas estratégicas pueden resucitar tu negocio